Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 05 diciembre |
San Sabas
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

Esta joven perdió una pierna para salvar a su amiga

GIULIA MUSCARIELLO

Giulia Muscariello | Instagram

Annalisa Teggi - publicado el 10/04/21

Giulia Muscariello se encuentra entre los 28 jóvenes premiados en Italia como "héroes del Covid". En julio pasado, cuando un automóvil estaba a punto de embestirles, supo salvar a su mejor amiga a costa de su propia integridad

Son 28 los «héroes del Covid» que el presidente de la República Italiana, Sergio Mattarella, quiso premiar «por su compromiso y acciones valientes y solidarias» en tiempos de pandemia. Les otorgó el título de Alfieri della Repubblica, esperando que su testimonio de vida los inspire a sembrar esperanza en medio de la emergencia sanitaria que vivimos.

Giulia salvó a su mejor amiga

Entre ellos se encuentra una joven de 18 años de Cava de ‘Tirreni (Salerno), Giulia Muscariello.

Su historia habla de presencia, en estos meses en los que el aislamiento y la trasferencia de la comunicación a lo virtual afecta a los más jóvenes.

Fue el 3 de julio de 2020 cuando ocurrió el accidente que cambió para siempre la vida de esta hermosa joven. Durante esos meses de verano, el Covid pareció aflojarse, y Giulia y Chiara habían ido a una fiesta. Esperaban sentadas en una pared a que llegaran sus padres para volver a casa.

Su charla despreocupada se convirtió en pesadilla cuando Giulia se da cuenta de que un Mini Cooper se dirige demasiado rápido hacia ellas, y se da cuenta de que serán aplastados. Y en ese momento crucial, el instinto la lleva a salvar a su amiga:

Tenía miedo y empujé a mi amiga por la pared, la empujé hacia atrás.

View this post on Instagram

A post shared by Giulia Muscariello (@_julie.w)

Podría haberse refugiado ella misma, probablemente sintió que su amiga estaba en mayor peligro. Probablemente. Es difícil entender qué hay detrás de lo que llamamos «instinto».

Es cierto que el homo homini lupus de Hobbes no lo explica todo. El hombre no es una criatura inmaculada y generosa, por supuesto. Pero tampoco está marcado exclusivamente por el cinismo y el egoísmo.

Ante un hecho como este, nos encontramos contemplando la evidencia de que – en lo íntimo de nuestra alma, como una bombilla – también está el instinto (el empuje, la intuición) del sacrificio … un sí repentino y decisivo al bien de otra persona.

«Ahora me despierto y todo ha pasado»

Gracias a la prontitud de su gesto, su amiga más cercana logró salvarse – Sergio Mattarella

Con estas palabras el Presidente de la República otorgó a Giulia Muscariello el título de Abanderada de la República. Esa prontitud, que fue decisiva para salvar a Chiara, pronto se convirtió en una dolorosa claridad: el auto que corría a gran velocidad embistió a Giulia, aplastándole la pierna. Permaneció consciente hasta que los equipos de rescate la trasladaron al hospital. Vio la sangre y su miembro gravemente herido.

En el hospital, la decisión de la amputación era inevitable. Y es, quizás, a partir de este momento cuando la historia de Giulia se vuelve verdaderamente ejemplar.

Porque, ante una lesión tan grave, ese bendito instinto de sacrificio también podría ser negado, podría convertirse en una fuente de ira.

«Al principio fue devastador, no quería creerlo. Pensé: es una pesadilla, ahora me despierto y todo ha pasado. Mi familia estaba conmocionada, no podía aceptar que realmente sucediera. Cuando salí del quirófano, la primera palabra que le dije a mi padre fue: lo siento. Yo también me sentí mal por ellos, por haberlos arrastrado a ese dolor».

Giulia Muscariello, Corrieredella Sera

Para Giulia, un momento decisivo de conciencia fue conocer a otros niños y jóvenes en sus mismas condiciones. Ponerse una prótesis no es un camino rápido, y es un tiempo largo y lento en el que no solo ha ganado una nueva extremidad, sino también un aspecto renovado:

La primera vez que fui al Centro de Prótesis de Budrio, cerca de Bolonia, conocí un mundo en el que incluso me sentí afortunada. Hubo quienes estaban mucho peor que yo, hubo niños que luchaban por sobrevivir. ¿Por qué no yo? Me di cuenta de que llorar sobre mí misma no me ayudaría, así que comencé a renacer y ahora aquí estoy. Tengo mi primera prótesis temporal, me paro, camino, subo y bajo escaleras… solo tengo que mejorar en seguridad.

Corriere

Giulia me recordó lo que a menudo nos decimos como padres cristianos: nuestros hijos no son realmente nuestros. Los traemos al mundo, dándolos a un espacio de vida abierto, dramático, impredecible, emocionante y sombrío. Pero es solo afuera de la puerta de entrada, de todo tipo de posesión, cierre, miedo, que pueden decir su sí a la llamada que hay dentro de cada vida.

«A la vida quiero decir que lo lograré, que quiero seguir siendo la persona que soy y que en el futuro me gustaría ayudar a quienes se encuentren en mi condición y se sientan perdidos, tal vez con una asociación. Y en cambio quisiera pedirle a Chiara que nunca más se sienta culpable por mí, ese gesto lo hice por instinto, la considero una hermana, nuestra amistad me paga por todo todos los días».

Giulia Muscariello
Tags:
accidentediscapacidaditaliajovenessacrificio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.