Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 03 diciembre |
San Francisco Javier
Aleteia logo
Actualidad
separateurCreated with Sketch.

Perú y otro drama del COVID: Entierros “secretos” en fosa común clandestina

CESAR VON BANCELS | AFP

Pablo Cesio - Aleteia Perú - publicado el 09/04/21

Sucedió en 2020 en un descampado de Iquitos, región de la Amazonía, y desde la Iglesia hubo acompañamiento a las familias de las víctimas, además de la exigencia a las autoridades a la entrega de cadáveres

La agencia AP acaba de publicar un informe realmente abrumador. Puso al descubierto que en 2020, durante el momento más difícil de la pandemia, las autoridades de la región amazónica peruana de Loreto aprobaron entierros masivos de“víctimas de la pandemia”.  Además, con un añadido: la acción no había sido comunicada a los familiares, quienes creían que sus seres queridos estaban enterrados en el cementerio local.

Sin embargo, tal cual confirmó a Aleteia el administrador diocesano del Vicariato Apostólico de Iquitos, el padre Miguel Fuertes Prieto, el “secreto” duró poco tiempo y de manera paulatina se fue develando lo sucedido.

Enterrados en un descampado clandestino

“¿Estás segura de que mi papá está ahí?”, preguntó una niña de nueve años al ingresar a un campo de tierra roja y árboles cortados con varias cruces plantadas en la Amazonía de Perú. Así comienza el informe de AP al hacer referencia a lo que es considerado el primer caso conocido en Latinoamérica de ocultamiento de parte de las autoridades del destino de víctimas del coronavirus. Según la propia agencia, el gobierno regional no respondió a las solicitudes para ofrecer declaraciones.

La pregunta de la niña va en línea con el padecimiento de centenares de familias que se fueron enterando que sus familiares fallecidos a causa del coronavirus habían sido enterrados en un descampado clandestino sin aviso.

Del informe se desprende que al menos 403 personas fueron enterradas en el lugar. Si bien la situación actual ha cambiado, la región de Loreto supo lidiar con la peor cara de la pandemia. Lo hizo a través de imágenes catastróficas con el aumento de fallecidos y carencias a nivel hospitalario.

Un claro ejemplo de ello es lo sucedido con el oxígeno medicinal. Aquí, entre otros, el trabajo que ha impulsado el propio Fuertes para logar adquirir una planta de oxígeno. En Perú, hasta el momento, el coronavirus ha dejado más de 53.000 fallecidos.

“Muertos sin nombre y sin tumba propia”

Un titular citado por la AP, portada del diario La Región el 1 de junio de 2020, lo decía todo. A través de esas escuetas palabras se ofrecía al lector la noticia de la afirmación de un anónimo sobre entierros de cadáveres con COVID en una fosa común cerca del cementerio local. Esto motivó a miles de familiares a que llegaran hasta el lugar para comprobar si aquello era cierto.

 “Nos dimos cuenta de que nos habían mentido”, dijo un familiar de unas de las tantas víctimas. El terror se confirmaba y la indignación crecía.  De ahí en más, el inicio de un largo proceso de demandas y hasta “peregrinación” al lugar en procura de ofrecer un mejor adiós a los familiares. En tanto, si bien finamente hubo un compromiso de parte de las autoridades para exhumar los cuerpos, todo parece como detenido.

Acompañamiento a familiares

La situación, por demás dolorosa, no estuvo exenta del amor y acompañamiento de la propia Iglesia en Iquitos. “Hemos estado acompañando a los familiares, incluso con una abogada del Vicariato, en vigilias, en diferentes espacios exigiendo que les entreguen los cadáveres”, dijo Fuertes a Aleteia.

Fuertes también indicó que hubo avances y hasta se llegaron a sacar algunos cadáveres del descampado, pero otros casos están siguiendo un juicio que continúa su curso.

De esta manera, la cara más dura de la pandemia en América Latina se sigue manifestando. Pero también, cuando eso pasa, la mano y la cercanía para con el que sufre, algo que se traduce en ayuda concreta y sin vueltas.

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.