Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 08 diciembre |
La Inmaculada Concepción
Aleteia logo
Viajes
separateurCreated with Sketch.

La promesa a san José que salvó a un hombre de la horca en Colombia

COLOMBIA

Cortesía

Lucía Chamat - Aleteia Colombia - publicado el 09/04/21

A principios del siglo XIX, una mujer española prometió a san José que si libraba a su esposo de la horca, construiría un templo en su honor. Hoy, el santuario de san José recibe miles de peregrinos cada semana

Como homenaje a san José por librar a su esposo de la horca y permitirle una muerte digna, Felipa de Rivas construyó hace 189 años un templo que hoy es un santuario visitado por miles de devotos. Al lugarllegan a pedirle favores y agradecer los milagros recibidos.

Se trata del santuario de San José, ubicado en el Valle del Cauca, en el occidente de Colombia. Una tierra de verdes paisajes y agradable clima, en donde se asentaron ricas familias españolas como la del hacendado Fernando Rivas y Felipa. Estas personas fueron muy respetados en la región.

COLOMBIA

Condenado a la horca

La historia no cuenta por qué salieron de su país o si él había cometido algún delito grave que mereciera la pena de muerte. Lo que sí se sabe es que un buen día llegó un pregonero anunciando que había sido condenado a la horca por la Corona española. Al enterarse, la señora salió de prisa a la capilla de su hacienda. Entonces se arrodilló a pedirle durante horas a san José que librara a su esposo de ir a la horca y de la vergüenza que esto representaba. A cambio de la indignante condena, imploró al santo que le permitiera una muerte por causas naturales.

El milagro le llegó el día antes de que se ejecutara la condena. Fernando falleció después de varios días con una fiebre muy alta, un profundo malestar físico que en ese tiempo era conocido como “calentura”. En agradecimiento, ella destinó parte de su riqueza para levantar un templo en honor al padre de adoptivo de Jesús. Lo hizo en uno de los mejores lugares de su extensa hacienda. Fueron los esclavos negros que trabajaban para la familia en cultivos de caña de azúcar y otras labores agrícolas quienes transportaron los materiales y participaron en la construcción durante largos meses.

COLOMBIA

Arquitectura y arte colonial

Felipa encargó a Barcelona la imagen especial de san José y pidió recomendaciones de expertos en arte colonial español, tanto en arquitectura como en ornamentación. El santuario, construido con las especificaciones de la época de la colonia que finalizó hacia 1810, fue inaugurado el 19 de marzo de 1832. Y seis años después, el obispo de Popayán concedió indulgencias por la intercesión de san José, las cuales en su publicación original aún se conservan.

COLOMBIA

Objetos de oro, pinturas antiguas y otros ornamentos originales sobrevivieron a las guerras civiles que padeció Colombia, pero no a la maldad de ladrones que se hicieron pasar por monjes cartujos y los robaron. Pero no es lo único que se ha perdido del antiguo templo. También se perdieron elementos arquitectónicos que fueron tapados, destruidos o reemplazados por sacerdotes que desconocían su valor histórico y artístico.

COLOMBIA

Así lo relata el padre Gildardo Vélez, quien fue designado en 1992 como párroco de Nuestra Señora del Carmen del corregimiento de Holguín. Aquí la parroquia a la cual pertenece el santuario de San José. El encargo incluía la recomendación de que no dejara caer el santuario.

“Yo tenía experiencia porque habíamos recuperado la capilla de Santa Ana, con motivo de los 500 años de Evangelización en América y por eso seguramente me enviaron allí”, explicó el padre en entrevista con Aleteia.

Añadió que al llegar encontró muchos problemas, como las goteras y la humedad que estaban dañando el techo. También las modificaciones que le habían hecho al templo.

COLOMBIA

“Pídale algo y se lo concede”

El sacerdote empezó a investigar con la gente del pueblo y por su propia cuenta sobre los orígenes de la construcción. Descubrió que el piso original, de ladrillo, había sido tapado con baldosas. Además, el cielo raso original estaba cubierto con caña brava, las puertas laterales habían sido clausuradas y los nichos tapados de manera burda.

Él mismo fue quitando las baldosas y el cemento con el que habían ocultado los umbrales y el altar. Lo mismo el púlpito y la pintura que cubrían la madera. Todo eso lo hizo con la ayuda de un arquitecto y un equipo de trabajo de la región.

COLOMBIA

“En el santuario conocí bien a san José y aprendí a amarlo, especialmente, a través de los testimonios de los nativos. Por eso, a ojos cerrados recomiendo su devoción, y digo: pídale algo y prométale que va a peregrinar al santuario y verá que se lo concede”, comentó el padre Vélez.

Una parroquia nueva

Hoy este sacerdote está a cargo de una parroquia en el municipio de Cartago, también en el Valle del Cauca, y le tiene encomendado a san José el proyecto de creación de una parroquia nueva, ante lo cual –dice– el santo ya le ha hecho varios favores. El párroco actual, Ainer Osorio, asegura que con el ‘Año de san José’ la devoción ha aumentado y que ahora llegan peregrinaciones de varias ciudades de Colombia y de otros países como Estados Unidos.

«Después de que estuvimos cerrados casi siete meses, ahora estamos celebrando misas los sábados, domingos y miércoles, días josefinos por excelencia», señala.

COLOMBIA

Por su parte, Lyda Giraldo, la encargada de cuidar el santuario, asegura que llegan peregrinos de muchos lugares para rogar a san José por sus necesidades y dar gracias por las gracias concedidas. Una de ellas es Luisa Fernanda Maya, una gran devota.

“Mi hijo estuvo muerto 12 minutos y está vivo por la intercesión de san José. Durante muchos años había empezado la devoción a él y en la gravedad de mi hijo, por la rotura de una arteria en un brazo, a los 25 años, rogué a san José por su sanación definitiva y por su vida, y él me lo trajo de nuevo”, dijo Luisa Fernanda a Aleteia.

Por la renovación del templo, los milagros conocidos y el año en su honor los sacerdotes, devotos y la comunidad, confían que esta será una gran oportunidad para conocer una bella historia de fe y uno de los pocos santuarios que hay en Colombia en honor a san José.

Tags:
colombiasan josesantuarioviajes
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.