Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 04 agosto |
San Juan-Bautista María Vianney
home iconEspiritualidad
line break icon

Vida después de la muerte, ¿es creer en un absurdo?

Lightspring | Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 08/04/21

No se trata de ver ni de entender, sino de confiar en quien has conocido y no te ha fallado

Para creer no es necesario ver nada. No hace falta tocar lo que quisiera fuera realidad.

La fe es un don que me hace creer en lo imposible aun sin verlo, o precisamente entonces, cuando no veo absolutamente nada.

Volver a la vida después de la muerte parece imposible. No hay fe que pueda creer en lo que no puede ser.

¿Jesús resucitó?

Jesús murió en la cruz y con Él murieron todas las esperanzas de los hombres. ¿Basta con ver un sepulcro vacío para creer?

Para Juan y Pedro es suficiente. Los lienzos caídos en el suelo. Y ni resto de aquel a quien tanto aman. Sólo eso basta.

En Jerusalén hay un sepulcro vacío que los cristianos veneran. Entran en esa cueva estrecha y besan una losa. La misma piedra de aquel sepulcro que vieron vacío los discípulos.

Cristo vive

Mi fe está basada en la ausencia de la muerte.

Puede que no haya escuchado la voz de Jesús pronunciando mi nombre, como María.

O puede incluso que no haya sentido su presencia a mi lado como los discípulos camino a Emaús.

Puede que no haya podido meter mi mano en su costado abierto. Y aun así mi fe será firme, como el tronco de un roble, con hondas raíces.

Aunque no he visto nada, ni he tocado la carne resucitada y no he escuchado la voz de mi amado.

Creo pese al aparente fracaso humano de todas mis pretensiones. Creo en un absurdo.

Más allá de la muerte

¿Cómo será posible volver a la vida después de haber muerto?

Lázaro volvió a una vida para la muerte. Pero Cristo abre una puerta en el cielo rompiendo todos mis límites y frustraciones.

Quisiera tener más fe para creer que en la ausencia está oculta la abundancia, y en el silencio anida un grito de esperanza.

Y en la victoria aparente del odio se está amasando la victoria del amor más grande.

Esa fe es la que necesito. El papa francisco me habla de la fe de san José:

«José nos enseña que tener fe en Dios incluye además creer que Él puede actuar incluso a través de nuestros miedos, de nuestras fragilidades, de nuestra debilidad. Y nos enseña que, en medio de las tormentas de la vida, no debemos tener miedo de ceder a Dios el timón de nuestra barca. A veces, nosotros quisiéramos tener todo bajo control, pero Él tiene siempre una mirada más amplia«.

La victoria final en mi mano

open door

Me gusta esa fe que va contra toda lógica humana. La pandemia arrecia con más fuerza y yo sigo creyendo que pasará.

Pierdo a un ser querido, sufro la enfermedad y creo que en medio de ese dolor brota la luz más cálida.

Fracaso en mis pretensiones, toco la desilusión y la pena y sigo pensando que la victoria final está en mi mano, contra todo pronóstico.

Esa fe es la de José, la de los santos, las de los mártires entregando sus sueños en manos de los verdugos.

Todo parece que va a salir mal y una fe inconmovible les hace pensar que la vida va a vencer la muerte.

Un sepulcro vacío, abierto, solitario, me transmite una esperanza que no tenía justo antes de encontrarlo vacío.

Dios está

home cross

Cuando ya nada tengo que perder sólo me queda poder ganarlo todo. Esa forma de ver la vida me llena de esperanza y alegría.

Nada temo. En medio de la dificultad del camino sonrío y duermo con paz.

Porque Dios ha venido a habitar en medio de mis tristezas. Ha venido a calmar todos mis vientos indómitos.

Me postro humillado ante un sepulcro vacío. Nada temo. No me inquieta que hayan podido robar un cadáver. No lo creo.

Sigo pensando que la vida es más fuerte que la muerte y el amor más grande que el odio.

Parece ser que realmente Dios tiene la última palabra. Aunque no sea de la forma que yo esperaba, ni con mis medios humanos. Ni tampoco en esos plazos que le pongo a Dios para ver si cumple la promesa que me hizo.

Una fe que calma

Acepto que en la Pascua pasa Dios por mi vida para aumentar mi fe. Sólo quiere que corra con fuerza, como Juan, como Pedro.

Tal vez me falta fe, pero no fuerzas para correr. Lo mínimo que espero encontrar es una losa corrida y un sepulcro vacío.

Eso bastará para calmar todos mis miedos e inquietudes. La vida es mucho más honda que la muerte de esta tierra tan caduca. Me falta fe.

Pero hoy se la pido a ese Jesús que está vivo y desaparecido. Le pido que aumente mi fe infantil y me dé una fe honda y firme. La fe en ese hombre que vive después de haber sido traicionado y odiado.

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.