Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 09 diciembre |
San Juan Diego
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Cómo liberarse del miedo

Jorm S | Shutterstock

Luisa Restrepo - publicado el 05/04/21

La curación es posible solo mirando el objeto de nuestro miedo a la cara, mira al resucitado en la cruz en tus situaciones de muerte

Hay muchos pasos en nuestra vida, unas veces naturales, otros buscados, otros incluso impuestos por otros.

De hecho, existen las transiciones de una época de la vida a otra, o las transiciones de roles y tareas; por ejemplo, cuando «crecemos» o «nos convertimos en padres».

No siempre es fácil e inmediato aceptar estos cambios. Pero es aún más difícil aceptar estas transiciones cuando son impuestos por otros o por situaciones que no controlamos.

En algunos casos, de hecho, estos cambios parecen un verdadero exilio: nos vemos obligados a dejar lo que estábamos construyendo, nos vemos obligados a renunciar a nosotros mismos, a los proyectos, a los deseos, incluso a las relaciones.

El exilio

WALK

Quizás por eso la memoria del exilio no solo ha quedado fuertemente grabada en la historia del pueblo de Israel, sino que esta experiencia se ha convertido en símbolo de lo que puede suceder en la vida de cada persona.

Para Israel, el exilio significa dejar de ser dueño de la propia vida: otro decide en su lugar, lo lleva a una tierra extranjera.

Israel, de forma brusca y radical, tiene que dejar todo lo que estaba trabajando y, cuando finalmente regrese a su tierra, no encontrará más que escombros.

El tiempo del exilio, es un tiempo de destierro, de desarraigo e incertidumbre. Sin embargo, es también un tiempo privilegiado, porque en él, Israel, experimentará el cuidado de Dios.

En los años del exilio, cada persona revisará su relación con Dios, aprenderá a crecer en la fidelidad y se dará cuenta de que Dios nunca ha dejado de acompañarlo.

De regreso

RUNNING, CHILDREN, HOME

Los cambios de la vida, por tanto, aunque sin duda dolorosos, nos permiten reconstruir de una forma nueva.

Empezar de nuevo siempre es difícil, sobre todo cuando te encuentras frente a los escombros de una ciudad abandonada durante mucho tiempo.

Pero toda ocasión de empezar de nuevo es siempre motivo de agradecimiento y de gracia, porque nos hemos liberado de la muerte y del exilio, porque ya nos somos más extranjeros, porque reconocemos que le pertenecemos a alguien y que ese alguien nos da una nueva vida.

Liberación

Cristo viene para devolvernos la vida. Siempre que experimentemos situaciones de muerte, es importante que volvamos a esta certeza: a pesar de lo muertos que estemos, ¡Cristo nos devuelve a la vida!

En el viaje por el desierto, Israel se deja llevar por sus miedos. Miedos comprensibles, pero que poco a poco van ocupando más espacio en el corazón.

Israel se deja obsesionar tanto con esos miedos que estos se materializan: el miedo toma forma de serpientes venenosas. Igual que nuestros miedos, a los que damos espacio y que dejamos que nos envenenen el corazón.

Quien está en tinieblas está exiliado de sí mismo, no puede vivir en su propia vida. Quien está en tinieblas es esclavo de miedos y prejuicios, por eso está en el exilio.

Todos necesitamos recorrer este camino que nos devuelve a la luz, es decir, a la verdad de nosotros mismos.

Para curar ese miedo, Dios da una indicación: es necesario mirar la serpiente de cobre levantada por Moisés en un asta. La curación es posible solo mirando el objeto de nuestro miedo a la cara.

Nuestra liberación tiene que pasar siempre por el hijo del hombre resucitado en la cruz. Es a Él a quien debemos mirar para resucitar de nuestras situaciones de muerte.

Cristo es quien nos pide hacer el mayor pasaje, ese pasaje que, desde la muerte, y desde toda situación de muerte, nos hace entrar en la vida para siempre.

Tags:
cambioliberacionmiedosemana santa
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.