Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 30 julio |
Santa Marta
home iconEstilo de vida
line break icon

4 formas de ayudar a los niños con ansiedad

ANXIETY

NadyaEugene | Shutterstock

Michael Rennier - publicado el 31/03/21

Los niños experimentan niveles cada vez más altos de ansiedad. Así es como los padres pueden ayudar

Cuando estaba en mis últimos años de adolescencia, experimenté un ataque de depresión que no le desearía ni a mi peor enemigo. Fue, en su mayor parte, un problema médico causado por desequilibrios químicos en mi cerebro.

No me había sucedido nada particularmente malo o traumático, lo que hizo que la experiencia fuera aún más frustrante. No tenía ninguna causa que pudiera identificar.

Sin embargo, diré que siempre he sido melancólico, y que siempre me ha inquietado la idea de la muerte. Pienso en la idea de la muerte y me preocupo por la naturaleza de la existencia. A la edad de 35 años, ya había tenido una crisis de la mediana edad. Incluso cuando era adolescente, ya estaba dominado por la angustia y presa de la ansiedad.

Por ansiedad, no me refiero a que me inquietara algo en particular. Era más un estado de insatisfacción, un malestar general que me llevó a cuestionarme el sentido de mi vida y hacia dónde se dirigía.

Mientras tanto, la mayoría de mis amigos estaban felizmente de fiesta, practicando deportes y persiguiendo chicas. Parecía que yo era el único que estaba lidiando con la ansiedad.

Niños cada vez más ansiosos

Pues, si eso era cierto entonces, ciertamente no lo es ahora. Los niños de hoy que luchan contra la ansiedad tienen mucha compañía.

El Centers of Diseases Control (CDC) informa que la ansiedad en los niños, una sensación general de insatisfacción y presión, ha aumentado constantemente a lo largo de los años.

Incluso los niños que parecen tener mucho éxito (logros académicos, atletas estrella, niños populares) están experimentando ansiedad. Por mucho éxito que tengan, todavía no creen que sean lo suficientemente buenos y tienen la vaga sensación de que la vida no es como debería ser.

La infancia solía ser un período de la vida en el que todo era emocionante y nuevo. A los niños no les importaba nada en el mundo. Pasaban tiempo saltando los charcos y jugando béisbol en el parque. En la escuela secundaria, se trataba de salir con amigos y tomar de la mano a una chica.

Ese tipo de infancia sin preocupaciones está desapareciendo rápidamente, ya que los niños ahora experimentan ansiedad casi igual que los adultos.

Causas de la ansiedad infantil

¿Por qué nuestros hijos están tan ansiosos? Las causas son variadas, desde la depresión y los sentimientos de aislamiento, hasta el estrés causado por las redes sociales, pasando por la presión de la familia para triunfar a nivel académico.

Los niños de hoy están creciendo con smartphones en sus manos. Están expuestos desde una edad temprana a la televisión, el contenido sexualizado, los videojuegos violentos y la competencia de parecer felices sin esfuerzo en las redes sociales.

No están preparados para ello y están emocionalmente abrumados, rodeados de estímulos constantes de los que no pueden escapar. Es como si estuvieran siempre en el escenario y no pudieran bajarse. No saben cómo.

Me pregunto si los padres, sin darse cuenta, estamos contribuyendo a esta ansiedad a través de expectativas poco razonables. ¿Cómo podemos cambiar la forma en que nos relacionamos con ellos para que tengan una mejor oportunidad de convertirse en adultos felices?

También me pregunto si hay otras formas en que podemos ayudar a prepararlos para lidiar con las presiones de crecer en el mundo de hoy, y si hay verdades fundamentales que deberíamos estar enseñándoles.

Así es como creo que los padres podemos ayudar …

1ESTABLECER LÍMITES

Los padres podemos estar tan motivados para que nuestros hijos tengan éxito que, sin darnos cuenta, destruímos su felicidad. Deseamos que tengan éxito donde nosotros fallamos y que eviten nuestros errores; pero al comunicar ese deseo, hacemos que parezca que el valor de nuestros hijos está ligado a su éxito. El mensaje que reciben es que, si cumplen con nuestras expectativas, los amaremos.

Los padres debemos establecer límites saludables y no presionar a los niños más allá de lo razonable. También podemos enfatizar que las evaluaciones comparativas de autoestima, digamos entre ellos y sus compañeros de clase, están fuera de una autoestima saludable. Como parte de este esfuerzo, es útil limitar las redes sociales.

2CAMBIAR DE LOGRO A CARÁCTER

Las personas deben ser valoradas por la calidad de su carácter. Todos podemos enorgullecernos de poder vivir una vida recta, modesta y buena rodeados de las personas que amamos.

Para muchos, sin embargo, parece que el logro es mucho más importante que el carácter, ya sea en lo académico, la popularidad en la escuela, muchas actividades extracurriculares y ser bueno en los deportes.

Como padres, podemos mostrar a nuestros hijos que esos éxitos son irrelevantes si el exterior no coincide con el interior. Una persona exitosa es un hombre o una mujer de carácter.

3NO MÁS EXPECTATIVAS POCO RAZONABLES

Los niños necesitan que se les diga, de forma clara y sencilla, que no tienen que ser los mejores en todo. De hecho, deberían acostumbrarse a la idea de que no es posible que sean la mejor estudiante, la atleta estrella, la protagonista de la obra de la escuela y la reina del baile de graduación, todo al mismo tiempo. Solo necesitan ser ellos mismos, buenos en algunas cosas y no tan buenos en otras.

A esto ayudaría que los padres pasemos tiempo de calidad con los hijos, simplemente jugando. No siempre es necesario practicar deportes juntos o ensayando para la obra de la escuela. De esta manera, los niños comprenden intuitivamente que sus padres no los ven como un proyecto a perfeccionar, sino como una persona a la que amar.

4PROPORCIONAR UN FUNDAMENTO ESPIRITUAL

Al crecer, mis padres me aseguraron repetidamente que hay un Dios que me creó y me ama sin importar nada. Al inculcarme esto, fui liberado para ser yo mismo. Sabía que me valoraban, por lo que no sentía ansiedad por la dirección que podría tomar mi vida. Pude tomarme con calma tanto el éxito como el fracaso.

De hecho, fue esta verdad básica y fundamental la que me salvó durante los difíciles años de la depresión. Siempre supe que, sin importar lo mal que me sintiera, no duraría para siempre. Me pregunto cómo habría sido mi vida si no hubiera tenido esa perspectiva espiritual que me sacara de mi ansiedad.

Los niños necesitan saber cómo vivir y por qué vivir, qué es ser feliz. O, si es católico, podría expresarlo como que el objetivo en la vida es convertirse en santo. Los padres ayudan inmensamente a sus hijos simplemente llevándolos a la iglesia y orando con ellos.

La ansiedad aparece cuando la esperanza disminuye. Una persona que tiene una relación con Dios siempre tiene esperanza.

Con todo, lidiar con la ansiedad es un asunto complicado. No existe una solución rápida. Pero sabemos que establecer límites y expectativas razonables ayuda. También ayuda a tener una fuerte vida interior y espiritualidad.

La ansiedad ocurre cuando perdemos de vista quiénes somos y hacia dónde vamos, así que siempre vuelvo a la verdad básica que me ayudó cuando luché con ella: somos valorados exactamente por quiénes somos y estamos rodeados de amor.

Tags:
ansiedadenfermedadinfancia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.