Aleteia logoAleteia logoAleteia
lunes 23 mayo |
San Desiderio de Langres
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

Esta es la verdadera belleza de Jono

WEB3-Jono-Lancaster.jpg

@jonolanc | Instagram

Redacción de Aleteia - publicado el 30/03/21

Este británico de 35 años padece el síndrome de Treacher Collins, una enfermedad genética extremadamente rara. Le hicieron falta años para estar cómodo con su imagen y cambiar la perspectiva sobre el mundo que le rodeaba.

Por primera vez en su vida, la gente no se ríe de él, sino con él. Con 35 años, el británico Jono Lancaster está en la flor de la vida. Y podría decirse que es un hombre feliz. Sin embargo, ha necesitado años para alcanzar este estado.

Jono nació con el síndrome de Treacher Collins, una enfermedad genética muy rara que produce malformaciones al nivel de la cara, a menudo acompañadas de una mala audición. Le hicieron falta años para sentirse cómodo con su físico.

Jono fue abandonado al nacer por sus padres, asustados por su aspecto, y fue acogido y luego adoptado por Jean, una madre de familia con hijos ya adultos. Aunque escribió en varias ocasiones a sus padres biológicos, sus cartas siempre regresaban sin abrir.

View this post on Instagram

A post shared by Jono Lancaster (@jonolanc)

Rechazo

En clase, le señalaban con el dedo, apartaban la mirada al cruzarse con él, se reían de su aspecto… Su ira iba en aumento y, como adolescente, en la época de los primeros amores y de la búsqueda de popularidad, su diferencia se le hizo más evidente. Como no podía compartir los sueños de los jóvenes de su edad, Jono se aisló.

Cuando tenía 20 años, Ben, un amigo íntimo, le convenció para ir a trabajar a un bar. A medida que el lugar se llenaba y avanzaba la noche, Jono se sentía cada vez peor. Escuchaba las risas de los consumidores, que él interpretaba como burlas, y terminó por subirse a un taxi para marcharse a casa. Humillado y herido, juró que no volvería más.

Pero no contaba con la insistencia de Ben, que logró convencerle para que volviera. Cuando regresó al bar a la semana siguiente, vio llegar a un hombre enorme con la cabeza rapada e imponentes tatuajes. Jono rezó en su interior para que no se fijara en su presencia, pero el hombre se dirigió a él y le preguntó qué le había pasado.

Ayudando a otros

Al percatarse de sus prótesis auditivas, le preguntó: “¿Escuchas algo si te quitas esos aparatos?”. “No, no escucharía nada”, le respondió Jono. “¡Qué suerte tienes!”, exclamó la montaña de músculos. “En casa, mi mujer no para de hablar. ¡Haría lo que fuera por un momento de tranquilidad!”, comentó, riéndose ya no de Jono, sino con él.

Estas palabras fueron como un nuevo despertar para Jono, que desde entonces decidió no sufrir su existencia sino mirar lo bueno que hubiera en su vida. Hoy, comparte su vida con una mujer que lo ama tal y como es y se siente “tan guapo como Johnny Depp”.

Tiene confianza en sí mismo y se sirve de su experiencia para ayudar a niños afectados por esta enfermedad. Jono descubrió que la vida es bella y que si las personas a su alrededor no cambiaban, sí podía cambiarlo todo su propia perspectiva sobre los acontecimientos. 

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.