Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 25 septiembre |
San Cleofás
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Cómo ser tu mejor versión? Imagínate como una planta

Turnlock | Shutterstock

Luisa Restrepo - publicado el 27/03/21

Hay momentos que son para permanecer como en el frío de la tierra, son como la siembra...

La vida de la tierra, como la nuestra, está marcada por la sucesión de tiempos oportunos. El tiempo de la siembra, el tiempo de la espera, el tiempo de la cosecha.

La Cuaresma se puede comparar con el tiempo de la siembra, el tiempo en el que la semilla se siembra en la tierra.

MAN, HAND, SEED

En el frío de la tierra, en el silencio y en la soledad. En ella, la semilla comienza su camino hacia una nueva vida.

Así también en nuestra vida hay momentos en los que estamos llamados a permanecer solos, momentos en los que la tierra se cierra sobre nosotros y nos deja en la oscuridad.

Son tiempos en los que podemos sucumbir a la desesperación o abrirnos a la espera, alimentando las pocas esperanzas que nos quedan.

Siempre está la opción de quedarnos toda la vida bajo tierra sin dar fruto.

Por la impaciencia o la desesperanza hay semillas que se pierden, semillas que nunca cobrarán vida. Son semillas que no germinan porque no quieren ser transformadas por el tiempo.

Transformación

PLANT

El tiempo, la espera, la preparación; son momentos imperceptibles de transformación.

Quienes no se dejan transformar por la vida, como la semilla, son quienes viven en el caparazón de su egoísmo.

El amor es como la semilla que se siembra, el que se deja arrojar a la tierra, el que sabe aceptar el peso del terrón.

El amor auténtico se deja ir, se pierde, se deja transformar. Sabe que para dar vida debe dejarse transformar. En la flor, la semilla ya no se ve, pero está dentro de ella.

El verdadero amor sabe desaparecer, no reclama continuamente su visibilidad.

El verdadero amor conoce la irreversibilidad: la semilla que se ha dejado transformar ya no puede volver atrás. El amor de la semilla es para siempre o no lo es. La semilla da vida y ya no puede recuperarla.

Cristo es esa semilla que está completamente enterrada bajo tierra y, que sin guardarse nada, se entrega irreversiblemente.

Es la semilla que saber esperar, que se deja transformar para convertirse en semilla de salvación y de vida.

Decisiones

©Wikimedia

Así como la semilla sabe esperar. Hay momentos en la vida en que estamos llamados a brotar.

Jesús tuvo horas que constituyeron su elección de dar la vida. La suya no fue una elección repentina.

Es una elección preparada por su continua adhesión a la vida, por su constante morir para hacer germinar la vida.

Cuando nosotros decidamos brotar, que sea con la conciencia de que estamos listos, que desde las pequeñas muertes nos hayamos preparado para dar vida.

Mirando la meta hacia la que deseamos caminar, colaborando con Dios para elegir la vida en cada cosa que hacemos. Esa vida que un día se elevará por encima de esta tierra.

“Dios nos da la semilla, pero somos nosotros los que tenemos que sembrarla. Él se encargará de hacerla crecer, con nuestra ayuda, claro está. No hay crecimiento sin Dios; pero tampoco hay fruto si la persona no colabora con Dios. Todo o casi todo lo hace el Señor; pero es el ser humano el que tiene que colaborar con Él, o por lo menos, dejarle que él haga su obra. «No estorbarle», diría san Juan de la Cruz”.

Martín Descalzo
Tags:
cambiocrecimientodesarrollo personalplantas
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
2
Claudio de Castro
El purgatorio y la misteriosa alarma de las 3 a.m.
3
Ary Waldir Ramos Díaz
Papa Francisco: Puede que yo merezca insultos, pero la Iglesia no
4
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa Francisco afirma que la ideología de género es «diabólica...
5
Maria Paola Daud
Cuando la Virgen María detuvo la lava del volcán Etna
6
crisis man
Marzena Wilkanowicz-Devoud
Los poderosos consejos de 3 monjes para vencer la desgana
7
ANMOL RODRIGUEZ
Domitille Farret d'Astiès
Atacada con ácido cuando era bebé, Anmol Rodriguez supera e inspi...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.