Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 01 diciembre |
Beato Carlos de Foucauld
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

¿Eres joven y la pandemia ha derrumbado todos tus planes?

WOMAN

Shutterstock | ArkHawt

Dolors Massot - publicado el 24/03/21

Si te entristece pensar que el coronavirus te hace perder el tiempo y rompe tu futuro, aquí tienes ideas para cambiar el chip

La pandemia del coronavirus ha cambiado la vida, a quien más y a quien menos. Transcurrido un año desde que se hizo oficial y provocó el confinamiento en diversos grados, los jóvenes han sido un grupo perjudicado no solo en lo que se refiere a la salud física sino también en el cambio de expectativas. 

No es fácil conseguir un trabajo ahora y los datos del paro en cada país confirman que el acceso al mercado laboral de los jóvenes ha disminuido de forma alarmante.

Un joven puede pensar ahora que se le han derrumbado los sueños: trabajar para pagar los estudios, estudiar en la Universidad, ir a otra ciudad del país o vivir en el extranjero ya no son metas asequibles. El mundo parece congelado.

¿Qué hacer si uno es joven y sin perspectivas de futuro? ¿Cómo darle la vuelta a la tortilla?

Para comenzar, digamos que una cosa es «el futuro» y otra «el futuro próximo». Por los datos de la Historia de la Medicina, las pandemias -desde que se conocen las vacunas- tienen un alcance de en torno a los 5 años desde que se originan y se expanden hasta que aprendemos a gestionarlas con la vacuna pertinente. En nuestro caso, la ciencia ya dispone de vacunas por lo que ahora se trata de que en cada área del planeta se pongan los medios para proteger sanitariamente a la población.

MALE
Shutterstock | DavideAngelini
A pesar de la pandemia, tu futuro no se ha derrumbado sino que está por escribir.

No será un tiempo perdido

Mientras tanto, no tiene por qué ser un tiempo perdido para los jóvenes. En la Historia de la Humanidad, muchos genios hicieron de esas situaciones de «frenazo» exterior un momento de crecimiento interior que luego vería sus frutos. 

Una novela de la literatura universal escrita en «confinamiento»

La escritora británica Mary Shelley, por ejemplo, escribió «Frankenstein» a los 19 años a raíz de una situación casi de confinamiento.

Era el verano de 1816 y estaba entre los amigos de Lord Byron que se habían reunido de vacaciones en Villa Diodati, en Suiza. No podían salir mucho a pasear, como esperaban, porque fue un verano atípico: se le llama «el año sin verano». Y es que había entrado en erupción el monte Tambora en Sumbawa, en las Indias Orientales Neerlandesas. Las cenizas suspendidas en el aire provocaron un eclipse solar que se hizo notar en los otros continentes porque hizo bajar la temperatura. Fue un verano frío y con lluvia de ceniza, por lo que aquel grupo de escritores tenía que «matar el tiempo» de alguna forma en el interior del alojamiento.


MARY SHELLEY

Te puede interesar:
Mary Shelley: Una ocasión perdida para hacer justicia a Frankenstein

Una noche, Lord Byron propuso a sus invitados que cada uno escribiera una historia de terror. Y así fue como Mary Shelley creó «Frankenstein». Dos siglos después, la novela sigue en la lista de imprescindibles de la literatura universal.

Frenados por la enfermedad

En la vida, también puede haber confinamientos producidos por una enfermedad que obliga a estar en cama un largo tiempo o que nos frena la acción porque exige rehabilitación lenta. La covid-19 y sus secuelas han afectado a personas de todas las edades, incluidos los jóvenes, en situaciones de problemas respiratorios o de salud mental, por ejemplo.

En este caso, el ejemplo de lo que le ocurrió al arquitecto Antoni Gaudí, el genio de la Sagrada Familia, nos da una gran lección. Gaudí sufrió de pequeño reumatismo. Esto le obligó a permanecer en cama largo tiempo y le impidió incluso ir a la escuela. Pero su convalescencia lo hizo madurar, le enseñó a contemplar a naturaleza de otra forma a como lo habría hecho un chiquillo de su edad, y le hizo profundizar en la fe. Su obra arquitectónica es fruto de ese «parón» aparente.


BARCELONA

Te puede interesar:
¿Cómo se ve la Sagrada Familia de Gaudí sin turistas?

Ideas para cambiar el chip

No dejes que el confinamiento te haga pensar que te has quedado sin oportunidades en la vida. Si los sueños que tenías no pueden cumplirse (al menos de momento), busca sacar el mejor partido a la realidad que tienes entre manos. Aquí van algunas ideas para que hacer que tu tiempo sea fructífero:

  1. Apúntate a un voluntariado. Darse a los demás es la mejor manera de emplear el tiempo y te brindará la oportunidad de hacer algo por la sociedad en un momento en que se necesita especialmente. Te ayudará a olvidar tus problemas y poner el foco en lo importante.
  2. Aprovecha para estudiar. Más allá de los estudios que te corresponden por el año académico, lánzate a buscar cursos online sobre alguna especialidad, tu afición o un ámbito que no has explorado aún.
  3. Aprende un idioma. Aunque por el momento no puedas viajar o ampliar estudios en otro país, aprovecha para formarte en idiomas: inglés, alemán, chino… ¿Por qué no? Te permitirá conocer otras culturas y abrirte posibilidades en el propio trabajo en el futuro.
  4. Date tiempos para «crecer para adentro». La acción exterior se para, pero nunca la interior. Es un buen momento para enriquecerte con lectura espiritual, frecuentar los sacramentos y hacer oración. Eso dará solidez a tus raíces como persona y te hará más fuerte.
  5. No pierdas de vista la última frase del Evangelio de san Mateo, porque ese mensaje de Jesús vale para cada día de nuestra vida: «Y yo estaré siempre con ustedes hasta el fin del mundo» (Mt 28, 20). Pase lo que pase, ahí está Dios con nosotros. Él nunca nos abandonará.

CHARITY

Te puede interesar:
Hazte estas preguntas antes de comprometerte en un voluntariado




Te puede interesar:
El campesino que habla cien idiomas




Te puede interesar:
¿Eres lector de Aleteia? Ya no tienes excusas para no aprender un idioma

Tags:
confirmacioncoronavirusjovenesliteraturaocio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.