Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 04 diciembre |
San Juan Damasceno
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Rezar con los salmos: ¡Señor, me liberaste de la muerte!

Claudia Soberón - publicado el 23/03/21

Saber que Dios está es liberador y anima al alma a vencer con valentía cualquier obstáculo

Rezar con los salmos es una guía semanal que te ofrecemos para meditar sobre la Palabra de Dios. Hoy te presentamos el Salmo 102 (101).

Este salmo es considerado como uno de los siete salmos penitenciales y pinta a una nación en ruinas. Por lo tanto, se vuelve un clamor desde la aflicción y una súplica a la presencia del Señor en el momento de la muerte y la destrucción.

El canto muestra a un hombre desesperado ante la pavorosa sensación de la ausencia de Dios. Sin embargo, en cuanto se da cuenta de que la Presencia no lo ha abandonado y, a pesar de las desavenencias, Dios muestra su rostro, su carga se vuelve soportable.

Canto en el peligro

La oración de invocación del salmista va más allá de los problemas personales; son cantos que se invocan en el peligro a la nación, al pueblo, a la salud, a todos los campos de la vida. Porque el Señor es dueño de todo y todo lo mira y puede.

Cuando los enemigos triunfan sobre el pueblo desvalido, la aclamación se vuelve más evidente, al sentirse abandonado. Dios, por su parte, jamás ha dejado de estar y de Ser en medio de su pueblo. Y tampoco en medio de cada historia humana.

Dios salva al hombre de la muerte, esa interior. De la oscuridad de la soledad y el desconsuelo. No importa lo que se atraviese; la confianza de saber que la Vida está presente, hace que las crisis, dolores, persecuciones, sean soportables. No las cargamos solos.

Saber que Dios está y que libera de la muerte es bálsamo para el alma para vencer con coraje y valentía cualquier obstáculo sin temor.

Es quizá una ocasión para hablarle al Dios de la vida y agradecerle que, a pesar de las desdichas, de la muerte física, siempre vence la vida, siempre vence su amor. Junto a Él sobreabunda la gracia en momentos de pecado y desacierto.

Salmo 102(101),2-3.16-18.19-21

Señor, escucha mi oración

y llegue a ti mi clamor;

no me ocultes tu rostro

en el momento del peligro;

inclina hacia mí tu oído,

respóndeme pronto, cuando te invoco.


Las naciones temerán tu Nombre, Señor,

y los reyes de la tierra se rendirán ante tu gloria:

cuando el Señor reedifique a Sión

y aparezca glorioso en medio de ella;

cuando acepte la oración del desvalido

y no desprecie su plegaria.


Quede esto escrito para el tiempo futuro

y un pueblo renovado alabe al Señor:

porque él se inclinó desde su alto Santuario

y miró a la tierra desde el cielo,

para escuchar el lamento de los cautivos

y librar a los condenados a muerte.

Texto bíblico: Libreria Editrice Vaticana




Te puede interesar:
Rezar con los salmos: ¡Dios es tu refugio y fortaleza!

Tags:
bibliafeoraciónSalmos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.