Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 17 abril |
San Roberto de Molesmes
home iconEstilo de vida
line break icon

Cómo cuidar a la familia tanto como cuido el trabajo

KAL VISUALS | Unsplash

Dolors Massot - publicado el 23/03/21

¿Hablamos de business? La familia es nuestro mejor negocio. Y si buscamos la conciliación, hay 10 competencias directivas que podemos aplicar en casa

Cuando se habla de conciliación, uno de los mayores expertos mundiales es Nuria Chinchilla, profesora del IESE Business School.

Chinchilla lleva más de 20 años elaborando análisis y propuestas para mejorar la conciliación entre trabajo y familia. Comenzó esta especialidad a raíz de que en España se promulgó la ley de conciliación de la vida laboral y familiar.

Para que la conciliación sea una realidad, Chinchilla subraya que nos estamos equivocando si vemos trabajo y familia como dos enemigos. Ella recuerda que son «dos áreas en las cuales te enriqueces y se enriquecen la una a la otra». Por eso prefiere hablar de «integración».

Familia y trabajo no son enemigos: eres una sola persona

«No se trata -explica- de poner de acuerdo contrarios, sino más bien de buscar el hilo de vida, la línea de vida, una sola, que no son tres ni cinco; la línea de vida que vas tejiendo a medida que vas tomando decisiones en tus diferentes áreas. Eres la misma persona y tú te vas haciendo y deshaciendo con cada una de esas decisiones, vas cambiando esa realidad, tú cambias y cambia el área».

«Yo soy el que da oxígeno»

Conciliar (integrar) las diversas áreas tiene, según Chinchilla, mucho que ver con la ecología. Lo compara con la ecología humana: «Yo soy el que da oxígeno a las diferentes áreas de mi vida, trago CO2 y hago fotosíntesis como las plantas y expelo oxígeno.»

MILK
Prostock-studio | Shutterstock
Se trata de oxigenar las diversas áreas de nuestra vida, sin descuidar ninguna.

Cuando uno no concilia (e integra las diversas áreas de su vida), entonces no oxigena ni su vida ni la sociedad: «¿O tal vez lo que hago -se pregunta- es tragar mucho oxígeno de diferentes áreas y solo expelo CO2? Y hay más áreas todavía: la sociedad, los amigos, el descanso, el tiempo libre…»

«Al final -concluye- todo se traduce en la persona, que es quien toma las decisiones y es la persona la que va mejorando o empeorando.»

Conseguir la unidad de vida

Chinchilla explica en el post más reciente de su blog que la era covid-19 puede definirse con «el acrónimo inglés VUCA, para las palabras veloz o volátil, incierto, complejo y ambiguo». Ante esta situación, la profesora recuerda que si un directivo quiere liderar personas, primero debe ser líder de sí mismo para luego serlo en el resto de áreas de su vida: como padre de familia, como empresario… De ahí que sea importante la unidad de vida.

La encíclica Gaudium et spes (n.43) alerta contra la tentación que ataca al cristiano para que disocie su relación con Dios de su comportamiento en el trabajo, la familia y las relaciones sociales.

San Josemaría, en su libro de homilías «Amigos de Dios» apunta: “No hay –no existe– una contraposición entre el servicio a Dios y el servicio a los hombres; entre el ejercicio de nuestros deberes y derechos cívicos, y los religiosos; entre el empeño por construir y mejorar la ciudad temporal, y el convencimiento de que pasamos por este mundo como camino que nos lleva a la patria celeste.»

Entonces, ¿por dónde comienzo?

Nuria Chinchilla apunta dos claves:

  1. Conocerse muy bien a uno mismo para saber de dónde parto y quién soy. Y el “quién soy yo” es muy amplio pero, como mínimo, hay que saber cuáles son mis capacidades en el momento actual; luego saber cuál puede ser mi potencial; y después conocer mis raíces, mis valores, mis creencias, todo lo que me ha venido dado y lo que he ido desarrollando.
  2. Descubrir la misión personal, irrepetible, la vocación personal, intransferible e irrenunciable, el “para qué estoy aquí”, cuál es mi propósito en la vida, qué es lo que yo, y solo yo puedo hacer. Es el «adónde voy».
PREGNANCY
VGstockstudio | Shutterstock
Tu misión personal es irrenunciable.

«La misión genérica -dice Chinchilla» es ser feliz, que es para lo que hemos sido creados, pero de esto la persona se olvida. Y olvidarse de esto es muy grave porque cuando no entendemos que esto es el “para qué” de la vida, nos dejamos engatusar y nos dejamos despistar por demasiados temas, y por ello creo que esta circunstancia del covid-19 es una oportunidad, porque nos está centrando, nos está desnudando de nuestras caretas y de cantidad de cosas superfluas y nos está ayudando a alinear nuestra vida con nuestros verdaderos valores

Diez competencias para cuidar la familia tanto como el trabajo

Para integrar mejor familia y trabajo, Chinchilla propone una lista de 10 competencias directivas que sirven para la empresa y también para desarrollar en la familia. Están en su libro «Integrar la vida»:

Orientación al cliente.

En la familia, pensar y actuar conforme a las necesidades de los miembros de la familia.

Liderazgo.

En la familia, ser referente a seguir.

Integridad.

En la familia, ganarse la confianza a través de la coherencia entre lo que se piensa, se dice y se hace.

Iniciativa.

En la familia, proactividad, adelantarse en el servicio a las necesidades de los demás.

Trabajo en equipo.

En la familia, contribución al proyecto común, según la edad y la capacidad de cada uno.

Comunicación.

En la familia, capacidad de empatía y de escucha activa.

Visión de negocio.

En la familia, descubrir necesidades y oportunidades para el conjunto de la familia y de cada uno de sus miembros.

Mejora personal.

En la familia, autoconocimiento, autocrítica, motivación por aprender.

Toma de decisiones.

En la familia, racionalidad y prudencia, frenar el temperamento y desarrollar un carácter positivo.

Orientación interfuncional.

Anticipar consecuencias de cómo incidirán en los otros las acciones y omisiones propias.


BUSINESS WOMAN

Te puede interesar:
Las empresas con mujeres directivas obtienen mayores beneficios, según la OIT


WORK

Te puede interesar:
Las 4 As: Pautas eficaces para conciliar trabajo y familia


PREGNANT WOMAN

Te puede interesar:
3 razones por las que me alegro de que una empleada anuncie que está embarazada

Tags:
conciliaciónfamiliahombre y mujer
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
2
Miriam Díez Bosch
¿Un santo en el Titanic?
3
RIVELAZIONE
Maria Paola Daud
La Virgen que se apareció en Roma, revelándose a un adventista
4
MARIA DEL VALLE
Esteban Pittaro
Conmoción en Argentina por una joven que falleció tras un aborto ...
5
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco bendecido con un pequ...
6
SANDOKAN
Inma Álvarez
La verdadera historia de Sandokán: era español y obispo
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.