Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 28 septiembre |
San Wenceslao
home iconEspiritualidad
line break icon

Murió a los 12 años y ya es conocida como la «pequeña santa cajún»

Charlene Richard

Diocese of Lafayette | Facebook | Fair Use

Larry Peterson - publicado el 21/03/21

La gente empezó a declarar rápidamente que las oraciones de la pequeña Charlene Richard estaban generando milagros

Joseph y Mary Alice Richard formaban parte de la comunidad cajún de Richard, Luisiana (Estados Unidos). Joseph y Mary Alice llegarían a tener 10 hijos juntos.

La segunda mayor, llamada Charlene, era una chica de lo más normal. La consideraban lista, pero igual que otros niños. Era una católica devota, como otros niños, practicaba deportes y rezaba el Rosario.

Incluso se metía en problemas de vez en cuando, como los demás niños. Sin embargo, a diferencia de los demás niños en su comunidad, falleció cuando tenía solamente 12 años a causa de la leucemia.

¿Santa?

El camino para convertirse en santo canonizado en la Iglesia católica no es fácil. Muchas veces hacen falta siglos antes de que alguien sea declarado santo o santa.

No puede haber errores sobre la vida de un candidato o candidata y el camino que ha seguido. La investigación empieza en la ciudad natal del candidato propuesto y sigue la vida de esta persona.

Actualmente, el proceso empieza cuando el obispo local accede a dar comienzo a la causa para una persona designada por la comunidad local.

Los católicos locales elaboran un dosier sobre la persona en cuestión donde acreditan su personalidad y su fidelidad. El obispo designa a un postulante que realiza una investigación minuciosa.

Después de varios años o más, el obispo quizás declare a la persona Sierva de Dios y la refiera al organismo vaticano sobre Causas de los Santos. Entonces empieza la fase dos del proceso.

Así que, aunque Charlene Richard ya es reconocida por muchos como “la pequeña santa cajún”, todavía le queda un largo camino hasta su posible canonización.

Una espiritualidad extraordinaria

Charlene era una chica activa con 12 años, practicaba deportes y sacaba buenas notas, cuando empezó a enfermar. Había leído un libro sobre santa Teresita y acudía a la iglesia para rezar a la Pequeña Flor.

Un día, la jovencita volvió a casa y le preguntó a su abuela que, si rezaba como santa Teresa, si podría convertirse en santa como ella. Su abuela le aseguró que podría.

Dado que los síntomas de Charlene no remitían, sus padres la llevaron al médico. La mandaron a hacerse pruebas y descubrieron que tenía leucemia linfática aguda.

La familia acudió rápidamente al párroco y al capellán del hospital. El capellán era un sacerdote recién ordenado que había sido asignado al Hospital de Nuestra Señora de Lourdes, donde Charlene acababa de ser ingresada. Su nombre era padre Joseph Brennan.

El padre Brennan visitaba a Charlene todos los días. Cuando llegaba, Charlene le preguntaba por quién debían rezar ese día. Le había contado al padre Brennan que había aceptado su enfermedad como voluntad de Dios y que quería “ofrecer” su sufrimiento por los demás como ofrenda.

El padre Brennan quedó profundamente conmovido por la fe y el amor que mostraba la pequeña de 12 años.

Poco antes de la muerte de Charlene, el padre Brennan le contó que una hermosa señora vendría a llevársela al cielo. Ella contestó: “Oh, te refieres a la Santa Madre. Cuando venga, le diré que el padre Brennan manda saludos”. El sacerdote se quedó sin palabras. Estaba con ella cuando falleció el 11 de agosto de 1959.

Curaciones y conversiones

Otra persona que también estaba muy impresionada con Charlene era un amigo del padre Brennan. Su nombre era padre Floyd Calais y era de Lafayette, Luisiana.

El padre Calais nunca conoció a Charlene, pero escuchó cuidadosamente las historias que le contaba el padre Brennan, en especial sobre las curas que la gente experimentó cuando ella rezaba por ellos mientras agonizaba. Muchos se convirtieron al catolicismo antes de morir.

La hermana Theresita Crowley, directora de pediatría en el Hospital de Nuestra Señora de Lourdes, habló a otras personas sobre la aceptación de la niña de su enfermedad y la intensidad con que rezaba por los demás.

Los locales empezaron a rezarle para pedirle favores especiales e insistían en que sus oraciones les ayudaban.

Desde entonces, muchos han rezado a Charlene pidiendo su intercesión y consideran que Charlene ha intercedido por ellos. Sor Theresita recuerda: “No puedo olvidarla. Siento su presencia. Siento su sonrisa”.

Hay personas que han rezado a Charlene para curas médicas, por problemas maritales, para salir del desempleo y por buen clima para las cosechas. Rápidamente se desarrolló un seguimiento a Charlene que se extendió más allá del sur de Estados Unidos.

Finalmente, después de años de deliberación, el obispo J. Douglas Deshotel de la diócesis de Lafayette ha abierto recientemente la causa por la santidad de Charlene Richard.

Sierva de Dios Charlene Richard, por favor, reza por nosotros.


TERESITA

Te puede interesar:
Teresita, la niña con cáncer que murió siendo ya misionera

Tags:
cáncer infantilcomunidadenfermedadfamiliafejovenesmilagromuerteniñasantidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Aleteia Brasil
La pareja que festejó su matrimonio dando de cenar a 160 personas...
2
Claudio de Castro
El purgatorio y la misteriosa alarma de las 3 a.m.
3
lobo cordeiro fumaça
Gelsomino del Guercio
«El humo de Satanás entró en la Iglesia»: ¿qué quiso decir el Pap...
4
O Catequista
La polémica sobre el cuerpo incorrupto del Padre Pío
5
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
6
P. Paulo Ricardo
¿Por qué la Iglesia católica está en contra de los métodos antico...
7
VIRGIN
Patricia Navas
Oración a la Virgen de la Merced para romper cadenas
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.