Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 19 septiembre |
San Jenaro
home iconEspiritualidad
line break icon

Mirar lo desagradable puede ayudarte más de lo que crees

file404 | Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 16/03/21

Reconocer lo miserable que hay en ti y a tu alrededor te permite acercarte más a la verdad, no te consueles con mentiras agradables que no logran calmar la sed

¿Quién puede saber lo que mueve mi corazón? Sólo Dios sabe cómo soy en mi interior. Los hombres ven sólo mi rostro, mi oscuridad o mi luz, pero no me ven por dentro, no logran navegar en mi alma, no descubren quién soy en lo más profundo. Yo me quedo desnudo delante de Dios.

A menudo siento que vivo queriendo mostrar una imagen. Reflejar un ideal que sueño con alcanzar. Me disfrazo de sabio, de santo, de hombre grande, de persona audaz.

Pretendo tenerlo todo claro y oculto con pasión mi pecado, mi debilidad, mi herida. Es la habilidad a la que recurro muy a menudo.

Sé que soy así, débil. Sé que no puedo vivir lejos de la luz, lejos de la cruz que se eleva para darme vida. Como el sol que nace en el horizonte al amanecer.

El reto de ver lo difícil

Me gustaría tenerlo todo más claro, que todo estuviera más seguro. Pero no sé cómo me siento tan débil. No logro entender el sentido de lo que pasa.

Nicodemo tampoco entendía las palabras de Jesús, pero lo buscaba en la oscuridad de la noche porque quería conocer la verdad, quería ver la luz.

En ocasiones prefiero las mentiras dulces al paladar antes que las verdades amargas. Me consuelo con mentiras agradables que no logran calmar mi sed, dejando de lado esas verdades que pueden desgarrarme el corazón.

Alzar la mirada hacia el crucificado me lleva a mirar mi vida en su miseria, en su dolor.

No quiero ocultar de mi vista lo que me desagrada. Ni eludir las dificultades, las rocas que parecen bloquear mis pasos. No lo quiero. Comenta David McCullough J.:

«No subas a la montaña para que el mundo te vea, sino para que tú puedas ver el mundo».

La luz que salva

No me acerco a la luz para que los hombres me vean, sino para poder yo ver mejor lo que me rodea y saber lo que tengo que elegir. Sólo Dios es mi verdad, el que le da sentido a lo que vivo.

Al final lo que me salva no es lo que los demás ven en mí, sino lo que yo veo con la luz de Dios. Comenta el padre José Kentenich:

«Esa es la verdadera santidad: estar abierto a Dios y a lo divino. Hoy se tiene un concepto totalmente diferente de grandeza y de riqueza. Se extiende la mano hacia la genialidad de la ciencia, la genialidad del arte, la genialidad de la técnica y de la industria. Seguro, también el santo puede ser un genio de ese tipo. Pero esa genialidad no lo hace santo. ¿Qué lo hace santo? ¿Qué lo hace rico? La apertura a Dios, (la capacidad) de ver a Dios a través de todas las cosas y de permanecer constantemente en contacto y en unión con Dios«.

Estar en contacto continuo con la luz es lo que me salva. Dejar que su luz penetre en la cueva de mi noche y deshaga con su fuerza todos mis miedos.

No quiero vivir amargado en medio de mi noche. Quiero su luz. Sólo así brillará mi santidad. Será una luz desde mi propio madero. Así lo fue Jesús crucificado y elevado en lo alto.

No daba luz la muerte, sino su vida oculta en la muerte. No salvaba estando muerto, sino habiendo abierto con su entrega la puerta de la vida.


REACH

Te puede interesar:
Deja que la luz ilumine tu noche

Tags:
cruzrealidadsalvacionverdad

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Gelsomino del Guercio
Los asombrosos diálogos entre el diablo y un exorcista del Vatica...
2
HERALDOS
I.Media
La Santa Sede intenta cerrar las escuelas de los Heraldos del Eva...
3
PAURA FOBIA
Cecilia Pigg
La oración corta que puede cambiar un día estresante
4
VACCINE
Jaime Septién
¿Covid-19: vacunarse o no vacunarse?
5
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
6
BEATRIZ
Pablo Cesio
¿Dónde está Beatriz? El extraño caso de la mujer que desapareció ...
7
I.Media
Benedicto XVI: El hombre ya no es un «regalo» sino un «producto»
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.