Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 20 septiembre |
San Andrés Kim y compañeros mártires
home iconEstilo de vida
line break icon

¿Te cuesta dominarte? El ejemplo de este santo te ayudará a no pelear

GNIEW

BOSS BTKPHOTOGRAPHY | Shutterstock

Dolors Massot - publicado el 14/03/21

El autodominio es manifestación de fortaleza y de mansedumbre. No es de cobardes, al contrario: es prueba de nuestra madurez

¿Ves que te cuesta dominarte y querrías mejorar? El dominio de uno mismo es un valor que denota madurez. En la infancia, el niño protesta, se enfada, patalea y llega a arañar o a pegar… hasta que los mayores le enseñan cómo encauzar esa ira. Le dan argumentos, le manifiestan que es querido, le explican las cosas…

Llega la adolescencia y todo hierve, por dentro y por fuera. No me comprenden, lo que me mandan mis padres es injusto… El mundo se  confabula contra uno y se desata un torrente de pasiones. La ira es una de ellas.

Cuando uno es mayor, el hábito de la fortaleza hace que no respondamos a las cosas al primer impulso. En eso también interviene la virtud de la prudencia, que nos ayuda a juzgar bien antes de actuar bien. Valoramos lo que ocurre, ponderamos las cosas y luego decidimos.

Pero cuando uno no ha adquirido suficiente madurez, la ira es una pasión que nos lleva a la violencia. Lo vemos en una pelea entre compañeros de instituto o en la calle, en las manifestaciones, en los partidos de fútbol, en una noche de alcohol, en una bronca por un pequeño conflicto con el tráfico de la ciudad.

Arranques peligrosos

Cuando uno no se domina, se pasa del cero al cien en segundos. Y eso siempre acaba con actos de los que uno más tarde se arrepiente, porque le hemos hecho daño a alguien, de palabra o de obra. Por no hablar de cuando las riñas acaban con heridos o incluso muertos.

¿Cuántas veces hemos insultado solo por «quedarnos a gusto»? ¿Y cuántas hemos actuado violentamente con nuestros hermanos (pensando que hay confianza y no pasa nada), con nuestros amigos o tal vez con alguien al que hemos visto por primera vez en un bar o en la calle, pero «se nos hincharon las narices»?

Lo que hizo san Clemente María Hofbauer

Si tu respuesta es un «es que no me pude aguantar», puedes leer lo que hizo un sacerdote, san Clemente María Hofbauer, cuyo santo la Iglesia celebra el 15 de marzo.

CLEMENS HOFBAUER
Aleteia
San Clemente María Hofbauer.

San Clemente era ciego. Un día entró en una taberna para pedir limosna. Un hombre que estaba sentado en una de las mesas le escupió en la cara.

Clemente se quedó un momento quieto y enseguida le respondió: «Esto era para mí. Ahora, ¿me podría dar algo de dinero para los niños pobres, señor?»

Un testigo de aquel suceso comentó: «¿Quién es ese hombre? Debe de ser muy santo para reaccionar así«. Efectivamente lo era.

San Clemente María Hofbauer respondió aquel día con esa mansedumbre y esa humildad porque era algo que había ido labrando a diario en su vida.

Era muy devoto de la Virgen, rezaba intensamente y se volcaba en atender a personas de toda condición. Influyó extraordinariamente en los círculos intelectuales de Viena, y a la vez organizó un movimiento católico en Polonia.

Si quieres madurar y tener autodominio

No justifiques tu falta de dominio. Si quieres madurar y saber estar en tu sitio aun en las situaciones más tensas, comienza por pequeños actos. Por ejemplo:

  • No contestes mal a tus padres sin antes haber repetido interiormente lo que te dicen y haber intentado entenderlo.
  • No repliques a un insulto.
  • Deja de gritar cuando algo te enfada.
  • Intenta no oponerte en voz alta a lo que el profesor dice en clase solo porque lo dice el profesor. O lo que dice el jefe solo porque lo dice el jefe.
  • No pases por delante de aquel grupo de violentos si eso se ha de entender como provocación.
  • Pídele ayuda al ángel de la guarda para que te muerdas la lengua cuando vas a decir algo inconveniente.
  • Lee la Pasión de Jesucristo: métete en las escenas en que le escupen, le insultan, le golpean y él -dice el Evangelio- callaba.

La mansedumbre es la docilidad en el trato. No te hace ser menos hombre o menos mujer. Es algo que te coloca en una mejor posición para vivir en plenitud. Aunque parezca una paradoja, nos hace más señores. Y ese es el dominio auténtico.

Un buen motivo para dominarte

Lógicamente, cuando uno tiene un buen motivo para dominarse, es más fácil hacerlo. Si te cuesta dominarte, encontrar un motivo de amor te ayudará a mejorar.

Ese motivo debe ser siempre el amor: a tus padres y hermanos, a la novia, a la persona frágil… Pero también al que parece que merece un puñetazo o una paliza. Ese es el que seguramente más necesita nuestra empatía y nuestra misericordia, solo que no saca el trapo de náufrago ni pide socorro.


couple

Te puede interesar:
¿Es amoroso ver al otro con una mirada crítica?




Te puede interesar:
Hijos y pantallas: cómo plantear límites sin gritos ni enfados


TEEN

Te puede interesar:
La experiencia de acoger a un adolescente en tu casa


DRINK

Te puede interesar:
¿Aumentan las adicciones durante el confinamiento?

Tags:
fortalezapacienciasantos

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Gelsomino del Guercio
Los asombrosos diálogos entre el diablo y un exorcista del Vatica...
2
JIM CAVIEZEL
J.P. Mauro
El impactante tributo de Jim Caviezel a la Virgen María
3
HERALDOS
I.Media
La Santa Sede intenta cerrar las escuelas de los Heraldos del Eva...
4
PAURA FOBIA
Cecilia Pigg
La oración corta que puede cambiar un día estresante
5
VACCINE
Jaime Septién
¿Covid-19: vacunarse o no vacunarse?
6
I.Media
Benedicto XVI: El hombre ya no es un «regalo» sino un «producto»
7
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.