Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 18 abril |
Santa María de la Encarnación
home iconEspiritualidad
line break icon

Tu corazón convertido en espacio de oración en 3 días

Sapunkele | Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 08/03/21

Jesús lo va a cambiar todo con su muerte, ¿estás dispuesto a pasar la noche bajo el cielo raso?

Jesús entra en el templo y quiere buscar su pureza original.

«Se acercaba la Pascua de los judíos, y Jesús subió a Jerusalén. Encontró en el templo a los vendedores de bueyes, ovejas y palomas, y a los cambistas sentados. Y, haciendo un azote de cordeles, los echó a todos del templo, ovejas y bueyes. A los cambistas les esparció las monedas y les volcó las mesas; y a los que vendían palomas les dijo: – Quitad esto de aquí; no convirtáis en un mercado la casa de mi Padre. Sus discípulos se acordaron de lo que está escrito: – El celo de tu casa me devora».

Siempre me ha impresionado esta escena. Jesús entra y expulsa a los mercaderes. Venden animales para el sacrificio sagrado a Dios. Se ha instituido una costumbre y se mantiene. Y Jesús se rebela porque han convertido su casa en una casa de ladrones, y no de oración.

Su ira es una ira santa. Se rebela contra el abuso sobre los débiles, quienes tienen que pagar altos precios para hacer sus ofrendas. No es una casa de oración. Los poderosos se aprovechan de los pobres.




Te puede interesar:
¿Dios se enfada conmigo?

El templo del corazón

KieferPix | Shutterstock

Me pregunto en esta Cuaresma si mi propia alma es una casa de oración. Si mi ambiente familiar es un espacio sagrado de oración. Si mis conversaciones, lo que digo y lo que hago ayudan a elevar el espíritu de mi hogar. No es tan sencillo.

Jesús piensa cambiar el mundo en tres días:

«Destruid este templo, y en tres días lo levantaré».

Lo piensa arreglar todo con su muerte. En tres días el mundo será diferente. Me impresiona este momento. Jesús lo va a cambiar todo.

En esos días sabe que se acerca su muerte. Está cerca el momento que va a cambiar la historia del hombre. Jesús no tiene miedo, está tranquilo en su corazón.

Sabe que tiene que predicar y anunciar la esperanza. Y con este signo profético en el templo anima a los suyos a creer en la vida eterna. En tres días va a volver a la vida. No saben lo que significa:

«Esto se les quedó grabado y discutían qué quería decir aquello de resucitar de entre los muertos».

Sus discípulos creen sin entender. Los fariseos que desean su muerte se escandalizan. Ya queda poco para que se desaten las fuerzas del mal y venzan en apariencia.

Cuando la libertad cuesta la vida

Fausto Renda | Shutterstock

Jesús no puede dejar de predicar aunque su predicación pueda costarle la vida. Me impresiona la fuerza de Jesús. No se desanima, no tiene miedo, no se guarda y protege.

Hay personas que van por la vida midiendo sus palabras. Guardan las formas y apariencias. Protegen su fama.

Hay otros que van por la vida muy libres. No se protegen. No se cuidan. Dicen lo que piensan aunque todo eso pueda traerles complicaciones. No se escandalizan. No se esconden. Dicen la verdad aunque duela a menudo. Arriesgan su vida por amor a la verdad y a los hombres.

Así quiero vivir yo. Sin miedo, sin esconderme, sin guardarme. No quiero caer bien a todos. No pretendo el aplauso del mundo. Busco sólo hacer lo que Dios me pide y ser fiel a lo que ha sembrado en mi corazón.

Cuando veo claro lo que tengo que decir no puedo guardármelo por pudor, por vergüenza, por miedo. Así era Jesús. Pasa por el templo, la casa de su Padre, y recuerda las palabras de Jeremías 7,11:

«¿Acaso pensáis que este templo que me está dedicado es una cueva de ladrones?».

Jesús lo cambiará todo

Bébé garçon
© Pixabay

¡Qué fácil resulta a veces buscar la seguridad en Dios! Convierto la fe en algo útil para mantener mi poder y mi posición. Jesús me viene a decir que seguirlo a Él es estar dispuesto a pasar la noche bajo el cielo raso. Desprovisto de seguridades y bienes humanos.

Es la seguridad que me lleva a pensar que puedo vivir feliz apegado a Dios y que Él me va a proteger. No quiero convertir la casa en una cueva de ladrones. Un lugar seguro donde no respeto al débil, no cuido al indefenso y vulnerable y no estoy dispuesto a renunciar a mis bienes y derechos adquiridos.

Vivir de esa fe en Jesús crucificado me lleva a vivir de una manera más libre. ¿De qué está lleno mi corazón? ¿Está lleno de monedas y sacrificios? ¿Lleno de envidias y afanes de poder? ¿Lleno de inmundicia y pecados?

Jesús quiere venir en esta cuaresma a mi corazón enfermo. Quiere tejer en mí un nuevo nido en el que poder hacer su morada. Y cambiarme por dentro para que aprenda a dar la vida por Él.

Quiere limpiarme, purificarme y echar así a todos los que tienen poder dentro de mí. Y que mi única prioridad sea estar con Él, descansar en Él. Quiero limpiar mi alma de tantos miedos. Esa forma de actuar de Dios en mi vida me sana y me salva.

Tags:
cambiocorazónfidelidadjesusmuertetemplo
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Miriam Díez Bosch
¿Un santo en el Titanic?
2
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
3
JORDAN PETERSON
Benito Rodríguez
El encuentro con Dios de un psicólogo best-seller
4
SANTI MARATEA
Esteban Pittaro
Santi Maratea: De la tragedia del aborto al máximo orgullo por el...
5
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
6
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
7
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.