Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 23 abril |
San Jorge
home iconEstilo de vida
line break icon

Arrepentimiento: El ingrediente secreto que restaura muchas relaciones

couple forgive

Fizkes - Shutterstock

Orfa Astorga - publicado el 02/03/21 - actualizado el 02/03/21

Un caso llegado a consultorio, muestra cómo no hay verdadero amor cuando hay un corazón duro

Hoy hay flores blancas en el “jarrón del arrepentimiento “en la sala de nuestra casa.

Las he puesto yo… mea culpa.

Hubo un tiempo en que tras una acalorada discusión y sin conceder ni ceder, simplemente sugería a mi esposa fumar la pipa de la paz, en un “nos tenemos que aguantar”, retomar la comunicación para efectos prácticos. Pero algo verdaderamente se estaba rompiendo entre nosotros.

Sucedió así, porque con elaborados prejuicios comencé escalar en una espiral de apasionamiento y faltas de respeto en las que llegue a tocar deliberadamente sus heridas más profundas.

Por eso, hasta los actos en los que simplemente intentaba ser amable le parecían sospechosos. Ni que decir de la acuñada frase: “Querida, no tengo palabras para expresar mi arrepentimiento, te juro que nunca volveré a hacer o decir algo semejante”.

Fue ella quien propuso que buscáramos ayuda especializada.

Me negué en un principio, pues en mí, la soberbia había llegado a considerar ya nuestra separación con el falaz argumento: “La amo, pero tenemos una insoluble incompatibilidad de caracteres”.

Corazón duro

Tras largos titubeos acepté admitiendo mis dudas.

Amaba mal, pero amaba, así que comencé a admitir en conciencia que ninguna ayuda resultaría si yo no lograba cambiar el fondo de mi endurecido corazón, como la solución definitiva de una verdadera conversión al amor.

Si ciertamente era responsable, trabajador, comprometido y marido fiel… eran virtudes en las que me regodeaba en un enfermizo amor a mí mismo, por lo que mi esposa entre sollozos llegó a decirme que deseaba que fuera menos “virtuoso” y más amorosamente compasivo.

Lejos estaba de entenderla, y teniendo la felicidad en mi mano, era un perfecto infeliz.

Pasaba que mi orgullo bloqueaba mi capacidad de entenderlo de esa manera, pues intentaba amar solo a base de voluntad y no atraído por la fuerza de su amor, por lo que era incapaz de verlo ni tocarlo. Siendo así… ¿Como lograr amarla con ese corazón que reclamaba?

Fue por la terapia que comencé a desalojar de sus profundidades al molesto inquilino de mi yoparadarle espacio al amor y emprender así un camino que me hiciera sensible a las muchas heridas que en mi egoísmo había causado, y sanarlas.Mas seguía siendo presa de contradicciones.

Compartir su dolor

Sucedió la última vez que la descubrí llorando en silencio, y aun así, me sonrió con mucha paz.

En ese momento pude al fin reconocer la penosa diferencia entre el enojo contra mí mismo por haberla ofendido y el arrepentimiento por haberle causado dolor y tristeza.

Y que debía compartir su tristeza, y dolerme su dolor.

Era el último obstáculo para purificar mi corazón.

Han pasado los años y hemos logrado ser felices, sin dejar de discutir por esto o aquello. Sin embargo, a la más pequeña herida inmediatamente damos cabida al espontáneo abrazo… Luego, examinada la culpa, con dolor y nuevos propósitos… aparecen las flores.

Testimonio anónimo.

Consúltanos escribiendo a: consultorio@aleteia.org


COUPLE

Te puede interesar:
¿Quién debe perdonar más en la pareja?

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
2
Juan Daniel Escobar Soriano
¿Por qué un católico no puede pertenecer a la masonería?
3
SPANISH FLU
Bret Thoman, OFS
Lo que Padre Pío vio en la Gripe Española de 1918
4
Claudio de Castro
Un alma desde el Purgatorio clama: “¡Ayúdame!”
5
Salvador Aragonés
La gran preocupación del Papa (y de la que no hablan los medios)
6
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
7
couple
Anna Gebalska-Berekets
La receta «irresistible» del Padre Pío para un matrimonio feliz
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.