Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 11 abril |
San Estanislao de Cracovia
home iconEspiritualidad
line break icon

El día en que Jesús mostró el cielo

Staff/Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 01/03/21

Escogió a tres amigos y los llevó al Monte Tabor... ese día regaló la paz ante la muerte a cualquier persona que quiera creerle

Este domingo Jesús subió con los suyos al monte Tabor. El domingo anterior iba al desierto guiado por el Espíritu. Esta semana sube al monte.

Eligió sólo a tres, sus más cercanos, Pedro, Juan y Santiago. Con los tres quiso compartir este momento de gloria en lo alto del monte, en la cima.

Es duro subir un monte. Cuando uno cree llegar a la cima aparece un nuevo camino que continúa ascendiendo. Es imposible, siempre hay una cumbre más alta. Como si nunca se llegara al final.

Es dura la subida, siempre lo es. Se agota el aliento y faltan las fuerzas, el corazón se acelera.

Jesús escoge a tres para subir

Jesús hoy no quiere subir sin los suyos. No quiere vivir la experiencia de ese día sin compartirla con los que han visto su humanidad, su pobreza, su sed y su hambre.

Lo han visto vulnerable. Saben de sus dolores y pasiones, de sus luces y temores. Han dormido bajo las estrellas soñando un mañana diferente.

Y ahora les pide que vayan con Él a la cima de un monte. Algo normal, rutinario incluso, no tiene por qué ser un día especial. Y van ellos tres, los más cercanos.

¿Tendrán envidia los que permanecen en el valle? A mí me costaría renunciar a esos encuentros marcados por la intimidad con Jesús. Puede que otros discípulos lo sientan. No son los predilectos, los más cercanos.

Un día mágico

¿Es injusto que el amor no sea igual para todos? ¿Es injusto querer a una persona más que a otras y tratarla de forma diferente? El amor es un don, nunca un derecho. Y la elección de los amigos es lo mismo, una gracia que Dios me da. Un regalo que se me entrega.

No quiero tener miedo a amar más a unos que a otros. Parece injusto, pero no lo es. El amor es siempre libre. También ese amor que Jesús tuvo a los hombres. Nos amó a todos, y a algunos de forma especial los eligió para que fueran a su lado.

Y allí están ellos caminando por los caminos de la vida al lado de Jesús. ¡Qué privilegio! Y pueden compartir esa noche en el Tabor. Un día diferente, mágico.

Porque allí cambian muchas cosas, en solo una noche. Ese día suben a la montaña con sus miedos y sus problemas. Jesús les ha dicho que lo van a matar y ellos tienen miedo.

La noche es oscura y alberga horrores que el alma no puede soportar. Y con Jesús parece todo más fácil, pero pensar en perderlo para siempre es demasiado.

Ellos no pueden cargar con ese dolor, con esa tristeza honda. No sufren tanto pensando en su dolor, sino en el propio. Así es mi corazón tantas veces…

No pienso en el otro y en su dolor. Pienso en el mío, pienso en mi angustia y en mis miedos, en mi pequeñez y en mi pecado, en la herida que sangra. En la espada que atraviesa mi corazón. No pienso en el dolor de los otros hombres.

Quiero ser más empático y compasivo. Acercarme al que sufre y tomarlo de la mano.

Una muestra del cielo

Hoy Jesús quiere consolar a sus tres más íntimos. Y en ellos quiere consolar a todo el grupo y a mí mismo. ¿Qué me espera después de la muerte? Una vida plena, un nuevo comienzo. No es sólo el final.

Ese temor inconsciente a perder la vida no se justifica cuando algo más grande me espera. Jesús les abre los ojos y les muestra el cielo:

«Y se transfiguró delante de ellos. Sus vestidos se volvieron de un blanco deslumbrador, como no puede dejarlos ningún batanero del mundo».

Les ha mostrado antes su humanidad. Es hombre como ellos. Sufre el frío y el calor, el hambre y la sed, y el sueño. Pero ahora les muestra su divinidad.

Ya les ha mostrado su poder. En los milagros se ve que es hijo de Dios, pero no basta, hace falta algo más. Y ese día en el Tabor ven algo más grande.

Jesús es Dios, es el Hijo amado de Dios y les deja ver la eternidad y el cielo a través de su carne humana. Ya no hay nada que temer como repito en el salmo:

«Si Dios está con nosotros, ¿quién estará contra nosotros?».

Paz ante la muerte

Cuando Dios está conmigo todo es más fácil, nada temo. La vida me sonríe y es fácil llegar al cielo. Está más cerca de lo que pienso. Al contemplar la gloria de Dios pueden decir que ya se esfuman sus temores y exclaman:

«Caminaré en presencia del Señor en el país de la vida».

Es lo que puede decir el que ha visto el cielo. Si ya sé lo que me espera al atravesar la puerta, ¿por qué sigo teniendo miedo?

Es algo irracional que hay en mi piel que se resiste a la muerte. Me resisto a morir, a dejar esta vida llena de sinsabores. Aun cuando he visto el cielo en el corazón de Jesús y sé que mi vida está destinada a ser más grande, más plena, más libre. Una vida sin temores ni angustias.

Y yo me resisto con uñas y dientes a dejar que mueran mis días.

Los discípulos en el Tabor pierden el temor a la muerte. Ya todo parece tener un sentido interno que ellos aún desconocen. Pero intuyen que algo nuevo ha comenzado. El temor desaparece y la paz llega a sus vidas. es lo que yo quiero.




Te puede interesar:
Supera tus miedos con la Biblia

Tags:
cambiocielojesusmuerte
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
2
QUEEN ELIZABETH WEDDING
Adriana Bello
Las bodas de titanio de la reina Isabel II y el príncipe Felipe
3
MIGRANT
Jesús V. Picón
El niño perdido y hallado en pleno desierto que invita a reflexio...
4
SATAN SHOES
Adriana Bello
Las zapatillas de Satanás no son un juego
5
ALICE BATTENBERG
Adriana Bello
La monja de la realeza
6
Attentat Indonésie
Agnès Pinard Legry
Este héroe evitó una masacre en la catedral esta Semana Santa
7
Archbishop Georg Gänswein
I.Media
Gänswein: Benedicto XVI esperaba vivir solo unos meses después de...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.