Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 23 abril |
San Jorge
home iconEstilo de vida
line break icon

¿Te gusta el sabor amargo de la cerveza?

HILDEGARD

Shutterstock-Fotos593

Sandra Ferrer - publicado el 27/02/21 - actualizado el 27/02/21

Agradéceselo a Santa Hildegarda de Bingen

Mística, científica, compositora… esta brillante abadesa alemana definió las cualidades del lúpulo que se incorporó a la cerveza en la Edad Media.

A lo largo de los siglos medievales, y gracias al impulso dado en los monasterios, la cerveza se convirtió en una bebida muy popular. Un siglo antes de que naciera Hildegarda de Bingen,muchos monjes y religiosas eran ya expertos fabricantes de cerveza que se utilizaba a menudo durante los tiempos de ayuno. Sus cualidades nutritivas la convertían en un “alimento” perfecto.

Antes la cerveza no sabía igual

En aquellos años de expansión de la fabricación cervecera, ésta se solía elaborar con una mezcla especial formada por hierbas aromáticas conocida como gruit. Esta fórmula le daba a la cerveza un sabor endulzado que la hacía, a veces, excesivamente atractiva a sus admiradores. Y aquí es donde entra nuestra querida Hildegarda.

Nacida a finales del siglo XI, Hildegarda ingresó en el monasterio de Disibodenberg donde iniciaría una larga e intensa vida conventual. En este y los siguientes cenobios que ella misma fundaría, Hildegarda dedicó su existencia a la oración.

El Ora et labora de esta sabia

Además de consagrar su vida a Dios, Hildegarda hizo suyo aquello deOra et labora. A pesar de su frágil estado de salud que durante toda su vida debilitó su cuerpo, Hildegarda fue una trabajadora incansable. Escribió obras místicas que ella misma iluminó con hermosas imágenes; compuso piezas musicales para ser cantadas por sus hermanas; predicó en grandes catedrales; mantuvo relación epistolar con papas y emperadores; escribió una lengua propia…

Boris15 / Shutterstock.com

Santa Hildegarda, homenajeada en Alemania con un sello que lleva su imagen.

Además de toda esta obra excepcional, la santa de Bingen escribió una extensa obra científica dividida en varias temáticas. En su Physica, texto que describía infinidad de plantas, Hildegarda de Bingen hablaba del lúpulo en estos términos:

“La planta del lúpulo es cálida y seca, tiene una humedad moderada y no es muy útil para beneficiar al hombre, porque hace crecer la melancolía en el hombre y entristece el alma del hombre, y pesa sus órganos internos. Pero, sin embargo, por su propia amargura, evita algunas putrefacciones de las bebidas, a las que se puede agregar, para que duren mucho más ”.

Esta fue la primera vez que aparece en un texto escrito las dos principales cualidades del lúpulo. Por un lado, tenía unas cualidades específicas que eliminaba bacterias del líquido lo que permitía una mejor conservación. Por otro lado, la cerveza, cuando se mezclaba con el cruit le daba un sabor tan dulce que creaba una especie de adicción.

Respecto a sus cualidades amargas, el lúpulo hacía que la cerveza no tuviera un gusto tan dulce, lo que “animaba” a un consumo a veces demasiado excesivo. La amargura incorporada por esta planta, “frenaba” en cierta manera su consumo.

Consejos prudentes en su época

En otra de sus obras científicas, Causas y remedios, Hildegarda de Bingen habla a menudo de la utilidad de la cerveza aunque también de los peligros que conlleva el abuso en su ingesta.  “Ya esté sano o enfermo, si tiene sed después de dormir, beba vino o cerveza y no agua, porque el agua dañaría su sangre y sus humores más que favorecerlos”. Pensemos que en aquella época, el agua podía ser un líquido letal porque a menudo se recogía en condiciones insalubres y transmitía muchas enfermedades.

beer
alexkich | Shutterstock
Beber cerveza frenaba la posibilidad de infecciones por agua no potable en la Edad Media.

Por eso, las bebidas elaboradas con sustancias que eliminaban el riesgo de infecciones se consideraban más saludables, tal y como explica la propia Hildegarda. “Que nadie beba mucho en invierno porque el aire humedece los humores y porque si bebiera mucho los humores que tiene se desatarían y le producirían enfermedades. Beba vino y cerveza y evite el agua, si puede, ya que en ese momento las aguas no son saludables a causa de la humedad de la tierra”.

«Sus entendederas se confunden»

Parálisis, fiebre, epilepsia eran algunas de las enfermedades que se podían paliar, a juicio de Hildegarda, tomando un poco de cerveza. Siempre con moderación, pues como ella misma advertía: “Cuando uno bebe más de lo debido y sin moderación, sea vino u otro licor que pueda emborracharle, toda su sangre se diluye y se mueve desordenadamente y se difunde por sus venas de modo que sus entendederas y sus sentidos también se confunden igual que los ríos que se desbordan cuando hay fuertes precipitaciones de lluvia y provocan abruptamente inundaciones”.

El lúpulo ayudaba en estos casos a frenar el impulso de aquellos demasiado aficionados a la dulce cerveza elaborada hasta entonces.

En su amplia labor científica y médica, Hildegarda de Bingen dejó escritos remedios y consejos que incluso en la actualidad siguen vigentes. El lúpulo y su amargura aplicada a la cerveza fue uno de ellos.


apple

Te puede interesar:
Manzanas asadas para el ayuno de Santa Hildegarda


LOAF

Te puede interesar:
Espelta, el cereal más apreciado por Santa Hildegarda


SAD WOMAN,

Te puede interesar:
El remedio de santa Hildegarda para aliviar las migrañas




Te puede interesar:
Secretos de santa Hildegarda para retomar una alimentación sana




Te puede interesar:
Cuatro recetas de desayuno según santa Hildegarda

Tags:
educaciónpadres e hijos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
2
Juan Daniel Escobar Soriano
¿Por qué un católico no puede pertenecer a la masonería?
3
SPANISH FLU
Bret Thoman, OFS
Lo que Padre Pío vio en la Gripe Española de 1918
4
Claudio de Castro
Un alma desde el Purgatorio clama: “¡Ayúdame!”
5
Salvador Aragonés
La gran preocupación del Papa (y de la que no hablan los medios)
6
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
7
couple
Anna Gebalska-Berekets
La receta «irresistible» del Padre Pío para un matrimonio feliz
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.