Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 11 mayo |
San Francisco de Jerónimo
home iconEstilo de vida
line break icon

¿Realmente podemos introducir a los niños a la filosofía desde la primaria?

Rido I Shutterstock

Mathilde De Robien - publicado el 13/02/21 - actualizado el 13/02/21

Es posible acompañar a los niños en el desarrollo de un enfoque filosófico desde la primaria. En esta edad, los niños se sorprenden, se hacen preguntas, intentan ser críticos, y la filosofía les da unas claves valiosas para aprehender el mundo y desarrollar un pensamiento propio

“Fue el asombro lo que impulsó, como hoy día, a los primeros pensadores a las especulaciones filosóficas”, escribe Aristóteles al comienzo de su Metafísica.De ahí la hermosa expresión que afirma que “la filosofía es hija del asombro”.

Pero ¿qué tipo de asombro? El asombro filosófico, que se distingue del asombro en el sentido común producido por un fenómeno poco habitual o inesperado, se acerca al asombro que tan bien demuestran los niños.

“Tener espíritu filosófico es ser capaz de admirarse de las cosas habituales y diarias, lo cual nos induce a tratar el problema de lo que es general en los fenómenos”, explicaba Arthur Schopenhauer. ¿Por qué brilla el Sol? ¿Por qué vuelan los pájaros? ¡¿Has visto esa flor?!

El motor de la filosofía es esta capacidad de asombrarse por todo, de dedicar a las cosas una mirada lo bastante nueva como para que se revele todo el misterio de su simple presencia. Un reflejo del que disponen ampliamente los niños desde la más tierna edad. Así que, ¿por qué no acompañarles en sus cuestionamientos con las herramientas que ofrece la filosofía?

¿Cómo filosofar con un niño?

Aunque la filosofía es una materia que no se trata hasta el nivel de instituto, muchas iniciativas pedagógicas, asociativas y editoriales invitan a los niños de primaria y secundaria a descubrir la alegría de desarrollar un pensamiento propio.

En los años 1960, el filósofo estadounidense Matthew Lipman creó el concepto de talleres para niños, unos talleres filosóficos que florecen por doquier también en Francia. Frédéric Lenoir, autor de Philosopher et méditer avec les enfants (“Filosofar y meditar con los niños”, de la editorial francesa Albin Michel), propone un método específico para despertar a los más pequeños al espíritu filosófico.

También, en noviembre de 2016, se inauguró en la UNESCO una cátedra titulada Práctica de la filosofía con los niños: una base educativa para el diálogo intercultural y la transformación social.

Según Jean-Paul Mongin, editor de Les Petits Platons, una serie de libros ilustrados que se apoyan en la ficción para presentar conceptos filosóficos desarrollados por los filósofos más importantes, “no es el tema abordado lo que hace a la filosofía”.

No se trata de filosofía porque hablemos de felicidad o de libertad. “Se puede hablar de objetos pequeños y adoptar una perspectiva filosófica”, explica a Aleteia. En los talleres que dirige, anima a los niños a tomar la palabra, a descubrir palabras nuevas, a producir definiciones, a desarrollar un pensamiento lógico, una capacidad argumentativa. Les invita al diálogo, confrontando su pensamiento con el de otros o con el de los filósofos. Todas “competencias centrales que la escuela aspira a desarrollar en el niño”, subraya.

El derecho a comprender

“En torno a los 8-12 años, los corazones y las mentes están sedientas de comprender”, afirma a Aleteia Marguerite Léna, filósofa especialista en cuestiones de educación, educadora y miembro de la Comunidad apostólica de San Francisco Javier.

Son edades en las que los niños no tienen aún mucha capacidad de abstracción, “pero poseen una auténtica capacidad de cuestionamiento, una curiosidad inmensa… ¡y que no dirigen solamente a los dinosaurios y los extraterrestres! Sino a las grandes cuestiones de la existencia humana: el bien y el mal, lo verdadero y lo falso, la vida y la muerte…”.

La filósofa subraya su derecho a comprender: “Honrar esta apertura a las preguntas me parece importante. Tienen derecho a cuestionarse las cosas, a comprender. Es un rango de edad capaz de unas intuiciones fulgurantes. Recibir estas intuiciones y ponerles palabras les permite recordarlas”.

Ciertamente, se nutren de otras disciplinas en la escuela, pero la filosofía ofrece otras claves de comprensión, con ese aspecto a menudo liberador de que no hay preguntas malas.

La exigencia de la crítica

En torno a los 10-12 años, el espíritu crítico se abre, ampliamente exacerbado por un mundo pluralista donde las opiniones se expresan en todos los sentidos. Los niños empiezan a cuestionar los pensamientos de sus padres: “¿Y si lo que me dicen mis padres no fuera cierto?”.

“La filosofía permite tomar conciencia, en el umbral de la adolescencia, de que la crítica es una actividad exigente”, afirma Marguerite Léna. Efectivamente, la crítica exige pasar de la emoción a la razón, dar argumentos, desarrollar el pensamiento. Una hermosa escuela para jóvenes adolescentes en busca de referentes.

Sin embargo, la filósofa alerta sobre el hecho de que la iniciación a la filosofía puede convertirse en “un arma de doble filo” e invita a estar atentos a las circunstancias en las que se hace.

Por una parte, despertar un espíritu (demasiado) crítico puede incitar al niño a criticar sin cesar cualquier cosa. Y por otra parte, siempre está el riesgo de herir o de crear problemas. Por ejemplo, si hablamos del amor humano y existen graves tensiones en la familia de un joven, no sabemos cómo va a asimilar la reflexión.

Una experiencia de vida espiritual

La práctica de la filosofía procura una experiencia rara y única, la de la vida del espíritu. En efecto, ofrece al niño, en una vida a menudo dispersa entre múltiples actividades y centros de interés, la oportunidad de experimentar la unidad: “Invita a una forma de recogimiento del pensamiento sobre sí mismo. Permite experimentar la vida del espíritu en sí”, precisa Jean-Paul Mongin.

Y así acceder en uno mismo, a través del pensamiento, a una forma de trascendencia. Un punto que destaca también Marguerite Léna: “La filosofía es una meditación preciosa que permite enraizar en las cuestiones de todos los hombres los misterios de la fe”.


IMIONA DLA CHŁOPCÓW

Te puede interesar:
El impacto de los primeros años de educación en el desarrollo de los niños

Tags:
educaciónfilosofíaniños
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
2
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
3
MYANMAR
Ary Waldir Ramos Díaz
«Mátenme a mí, no a la gente»: El libro de la monja valiente en M...
4
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
5
FATIMA
Philip Kosloski
Fotos rara vez vistas de los videntes de Fátima, Lucía, Jacinta y...
6
Lorena Moscoso
El mundo se conecta a estos santuarios en mayo para el Rosario
7
Obvious
Mamá, me tengo que ir
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.