Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 31 julio |
San Ignacio de Loyola
home iconEspiritualidad
line break icon

No veo resultados en mi apostolado, ¿qué puedo hacer?

Mission in a village

marako85 | Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 12/02/21

Lo que no haga quedará en mi debe, lo que haga me hará mejor persona, ya sea fracasando o teniendo éxito. Lo importante es salir de mí, y entrar en la vida de aquellos que necesitan conocer a Jesús

La vida es servir. Y el que no vive para servir, no sirve para vivir. Job decía:

«El hombre está en la tierra cumpliendo un servicio, sus días son los de un jornalero. Como el esclavo, suspira por la sombra, como el jornalero, aguarda el salario. Mi herencia son meses baldíos, me asignan noches de fatiga; al acostarme pienso: ¿Cuándo me levantaré? Se alarga la noche y me harto de dar vueltas hasta el alba. Mis días corren más que la lanzadera, y se consumen sin esperanza. Recuerda que mi vida es un soplo, y que mis ojos no verán más la dicha».

Un servicio con fecha de caducidad. Un paso corto por esta vida para luego dejarla. A veces sin huella, en otros momentos dejando fruto.

Anna Omelchenko/Shutterstock

Sembrar sin más pretensiones

No sé muy bien lo que tengo hasta que lo pierdo. Y no conozco la ganancia hasta que muere la semilla bajo la tierra.

Yo sólo siembro con paz dentro del alma. El corazón tranquilo. Y siempre sabiendo que todo es porque no me queda más remedio como dice san Pablo:

«El hecho de predicar no es para mí motivo de orgullo. No tengo más remedio y, ¡ay de mí si no anuncio el Evangelio! Si yo lo hiciera por mi propio gusto, eso mismo sería mi paga. Pero, si lo hago a pesar mío, es que me han encargado este oficio. Entonces, ¿cuál es la paga? Precisamente dar a conocer el Evangelio, anunciándolo de balde. Porque, siendo libre como soy, me he hecho esclavo de todos para ganar a los más posibles. Me he hecho débil con los débiles, para ganar a los débiles; me he hecho todo a todos, para ganar, sea como sea, a algunos».
MAN, HAND, SEED
Singkham | Shutterstock

Es vanidad pretender dejar mi nombre escrito en una roca. O mi foto para la posteridad. Los días del hombre pasan y se consumen. Y yo, como san Pablo, no puedo dejar de anunciar la alegría de Jesús que viene hasta mí. Él me ha salvado y me ha dado testimonio.

Jesús no pensó en el fruto que Él mismo no veía. Ni pensó en descansar. Se retiraba al monte a orar en compañía de su Padre. Pero enseguida se ponía en camino porque tenía que recorrer toda Galilea.

Ayuda, da, responde

Con frecuencia me canso cuando entrego la vida. Y pienso que tengo que cuidarme. Una vida sana, el respeto del sueño. El descanso suficiente. Que la vida es corta y se me escapa entre los dedos. No basta con vivir volcado en los hombres. Todo es muy frágil.

¿Realmente siento como Jesús que no puedo dejar de predicar?

© David LATOUR /CIRIC

Puede que se haya metido dentro de mi alma el espíritu de la comodidad.

Yo primero, mi placer y mi descanso primero. Y luego los demás, los que vienen, los que necesiten. Pero primero yo, no ellos. Puede que la vida la conjugue en primera persona. Yo soy el que necesita más que otros. Yo y mi descanso, mi tiempo, mis cosas.

El amor de Cristo parece no urgirme. Como si tuviera toda la vida por delante. Y el tiempo es finito, no lo marco yo ni decido cuándo acaba mi jornada. Es Dios en los hombres que buscan consuelo, descanso, paz, esperanza.

Y yo no puedo guardarme el tesoro que llevo en una vasija de barro. Me hago pobre con el pobre, débil con el débil, para llegar a lo alto del monte.

No es una carrera en la que tengo que llegar primero. Me coloco al final de la fila alentando a los últimos, animando a los desfallecidos. Fortaleciendo a los débiles.

Es tan sencillo y a la vez tan complejo… Creo que no puedo dejar de ponerme en camino y dar la vida. Mis mayores pecados son los de omisión y son los que más me duelen. El otro día leía:

«Solo puedes arrepentirte de lo que no hagas. Porque lo que te atrevas a hacer formará parte de ti y te servirá para ser más tú«.

Lo que no haga quedará en mi debe. En cambio lo que haga me hará mejor persona, ya sea fracasando o teniendo éxito. Porque lo importante es salir de mí, y entrar en la vida de aquellos que necesitan conocer a Jesús.

Servicio oculto y silencioso

No puedo dejar de predicar su Palabra y anunciar su Reino. Pero yo no lo hago crecer. Es como el que señala el sol que nace cada mañana, sin atribuirse el milagro delante de nadie.

HAPPYNESS
Tonktiti|Shutterstock

Lo mismo es mi vida, señalo a la luz que ilumina mis pasos. No me quedo emocionado mirando mis pies. Señalo el camino, la luz que lo desvela y le pongo voz a su Palabra.

Y todo entonces es mucho más sencillo. Yo puedo dormir cada noche sabiendo que el Reino crece sin que yo vea cómo muere la semilla bajo la tierra.

No importa, porque no soy yo, es Cristo en mí el que fortalece mi debilidad. Es su reino, no el mío. Su Iglesia, no yo el protagonista.

Asumo que mi vida es servicio oculto y silencioso. Eso le da valor a las horas que invierto bajo el peso del sol cada día. Todo es sembrar y dejar que surja la vida.

Consiste en ponerme a disposición de Dios desde mi corazón y decirle que estoy ahí para entregarme. Con la ilusión de los niños, con la humildad de los pobres que no sienten tener derecho a nada. Así es mi vida. 

Tags:
evangelizacionhumildadServiciosilencio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
KEVIN CORDON
Pablo Cesio
Kevin Cordón, el deportista que entrenó en el salón de una iglesi...
2
Redacción de Aleteia
Un sacerdote católico acompañó a Lady Di la madrugada de su muert...
3
PRO LIFE FLAG PROJECT
Zelda Caldwell
Recién adoptada la bandera internacional pro-vida
4
HIDILYN DIAZ
Cerith Gardiner
Atleta filipina comparte con todo el mundo su Medalla Milagrosa t...
5
PRINCESS DIANA AND MOTHER TERESA
Mathilde De Robien
¿Sabías que la princesa Diana fue enterrada con un rosario?
6
NORWAY
Dolors Massot
La selección de balonmano playa de Noruega ya no quiere usar biki...
7
BECCIU
Ary Waldir Ramos Díaz
Comienza un juicio histórico por corrupción en el Vaticano
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.