Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 04 agosto |
San Juan-Bautista María Vianney
home iconA Fondo
line break icon

¿Conduce la ciencia necesariamente al materialismo y al ateísmo?

COPERNICUS

Curioso.Photography | Shutterstock

Miguel Pastorino - publicado el 10/02/21

La verdadera oposición no es entre ciencia y religión, lo que son contrarios son ciencia e irracionalidad

En la divulgación científica nos encontramos muy a menudo interpretaciones muy ingenuas sobre los textos religiosos; interpretaciones «literales» de los versículos bíblicos, como si se tratara de un libro antiguo de ciencia, refutado por sus delirantes e ingenuas creencias.

Lo cierto es que ya los antiguos filósofos y teólogos cristianos explicaban que el libro del Génesis no era un texto para ser leído en forma literal, sino simbólica. Porque su mensaje sobre la Creación no trata sobre cómo es que las cosas llegaron a ser lo que son, sino sobre su sentido y su finalidad.

Grandes científicos sin formación en religión, o con un gran desconocimiento de la historia de la filosofía, como Stephen Hawking, creyeron que los textos religiosos defienden que Dios creó el mundo como una causa física, como si formara parte del mismo universo.




Te puede interesar:
Stephen Hawking ya tiene la respuesta

¿Tiene razón la Biblia?

De allí la facilidad con la que descartan su existencia porque la piensan como un pretexto de lo que no se sabe explicar; y, a medida que la ciencia avanza, a Dios le quedarían menos lugares para ocupar, porque los misterios se van resolviendo. Es esta una visión muy ingenua de lo religioso y de las preguntas metafísicas.

Es hasta divertido ver documentales supuestamente «científicos» para ver «si la Biblia tenía razón». Buscando evidencias arqueológicas de historias que son relatos simbólicos, o hechos históricos contados con una narrativa épica. Esto hace difícil distinguir los elementos históricos de los que no lo son y muchos de ellos pertenecen al género mítico.


EPIDEMIA W RZYMIE

Te puede interesar:
Las plagas en la Biblia: ¿Qué indican?

Lectura desenfocada de la Biblia

Cualquier estudioso de la Biblia conoce sus géneros literarios, los métodos de escritura; y querer hacerle una confrontación científica es una lectura demasiado infantil y desenfocada. Como hacen Richard Dawkins y otros autores, que suponen oposición entre la evolución biológica y la fe en la creación. Solo les valdría su crítica para los grupos fundamentalistas que leen la Biblia con la misma ingenuidad literalista.

Y tienen millones de seguidores que, como no han tenido una mínima formación para interpretar estos textos, se sienten «liberados» por inteligentes ateos, que vienen a avisarles que no deben creer en esos cuentos. Es algo tragicómico.

Tal vez una de las tendencias más frecuentes que uno se encuentra en la divulgación científica que pretende confrontar las creencias religiosas, es hacer pasar el materialismo filosófico, la visión materialista de la realidad, como si fuera una postura científica. Como si la ciencia fuera por definición atea, lo cual es en sí mismo una postura ideológica, válida para quien así lo cree.

Pero debe asumirse como lo que es: una visión metafísica de la realidad, muchas veces inconfesada o asumida inconscientemente.

Otra cosa muy distinta es la crítica de la pseudociencia, cuando creencias de tipo mágico o supersticioso se venden con pretensión de evidencia científica o negando las evidencias científicas. En este caso, la oposición no es entre ciencia y religión, sino entre ciencia e irracionalidad.

De allí que el catolicismo, apoyado siempre en la mutua compenetración de fe y razón, en la promoción del desarrollo filosófico y científico, haya combatido siempre toda clase de superstición y pensamiento mágico. Y haya criticado el fideísmo, ya que consiste en una fe que da la espalda a la razón.

¿Qué es el materialismo?

Los términos «materialismo» o «materialista» en el uso común suelen tener una carga negativa, generalmente asociados al afán de bienes materiales; o incluso, reducido a un tipo de materialismo como fue el «materialismo dialéctico» de Marx y Engels hasta los pensadores soviéticos.

Aquí nos interesa lo que comúnmente se llama «materialismo científico», porque formas materialistas de pensamiento existen desde la antigua Grecia hasta nuestros días.

El «materialismo» no se refiere a una única filosofía, sino a una amplia variedad de concepciones que comparten rasgos fundamentales. En términos generales, las podemos definir como una visión filosófica cuyo principal postulado es que no existe más que el ser material; es decir, el ser que viene dado por la experiencia de los sentidos. Y todo ha de reducirse a ello y ha de poder explicarse materialmente.

Aunque muchos creen que pensar así es el resultado de la evidencia científica, en realidad es una postura filosófica, metafísica.

Controversia entre materialismo científico y teísmo

Aunque las ciencias naturales se limiten a estudiar la realidad que podemos llamar «física», eso no significa que agoten todo lo real. Pero si se asume una filosofía materialista de fondo, será incompatible con aceptar la existencia de cualquier realidad inmaterial. Mucho menos la idea de la existencia de alguna forma de divinidad o realidad trascendente al mundo.

Por eso todo materialismo es incompatible con cualquier forma de teísmo que afirme la idea de una realidad trascendente.

La controversia entre materialismo científico y teísmo la encontramos actualmente en un debate interpretativo de los resultados en varios campos científicos. Especialmente en tres: las neurociencias, los estudios sobre el origen y la evolución de la vida, y la cosmología.

Desde el problema del alma, hasta si hay una inteligencia detrás de la evolución o si puede pensarse en un Creador del Universo, son problemas de discusión filosófica con posturas materialistas.

Aquí no vamos a detenernos en estos debates actuales sobre posturas filosóficamente materialistas asumidas en el ámbito de las neurociencias, de la biología o de la cosmología. Sino que nos interesa explorar brevemente la relación del materialismo con el ateísmo, porque en muchos escritos de divulgación científica se asume el materialismo filosófico como un punto de partida «científico». Y no lo es.

¿Es el materialismo una postura científica?

En los últimos años muchos autores materialistas utilizan el término «naturalismo» para explicar su postura. Otros entienden que son nociones diferentes, pero en general se utilizan como sinónimos. Porque afirmar que todo es material, o derivado de la materia, y que lo material se define a partir de las ciencias naturales, no deja lugar a una diferencia clara entre lo material y lo natural.

Aunque podrían hacerse distinciones entre uno y otro término, el materialismo científico de las últimas décadas usa naturalismo como sinónimo de materialismo.

Es importante no confundir con el naturalismo metodológico, donde simplemente el investigador entiende que la metodología y el objeto de estudio de su ciencia le exige buscar solo y exclusivamente causas naturales para comprender la naturaleza. Esta actitud metodológica es aceptable como postura científica, porque se entiende que es por razones metodológicas.

Pero otra cosa es asumir un naturalismo ontológico, porque implica afirmar que no existen más realidades que las naturales. Y esto es una postura metafísica, no científica. Igualmente existe el problema de definir qué se entiende por «realidad natural», lo cual no es una tarea sencilla y adquiere cada vez mayor complejidad.

Las teorías físicas actuales sobre la composición de la materia son de una complejidad increíble, solo accesible a quienes se dedican seriamente al tema. Pero no dan una respuesta simple ni definitiva al tema. La cuestión de fondo es más filosófica que científica, a la hora de explicar qué entendemos por «materia».

¿Qué entendemos por materia?

Las explicaciones populares o de que la materia es «lo que podemos ver o tocar» es muy pobre. Porque las ondas electromagnéticas, los campos gravitatorios, los protones o neutrones o cualquiera de las «partículas elementales» de distintos niveles no son realidades que podamos ver o tocar. Así de simple.

Es cierto que los argumentos actuales del materialismo son muy sofisticados, pero no terminan de dar una respuesta definitiva al tema.

El filósofo y físico argentino Mario Bunge, explícitamente materialista, enumera diez problemas que los materialistas no han resuelto: como la existencia de la libertad o el espíritu, que trascienden las leyes naturales, los objetos culturales, los valores que guían nuestro comportamiento, etc.

Pero el autor asume que el materialismo es la más válida filosofía para la ciencia, que le permite progresar. El problema es que no siempre se asume que la ciencia experimental se basa en el estudio de realidades naturales, materiales; y por ello, nada puede decir sobre la existencia de realidades espirituales, ni a favor, ni en contra. Solo es posible unir materialismo y ciencia si todo el conocimiento se reduce a lo que las ciencias pueden comprobar.

Nadie hasta ahora ha sido capaz de dar una satisfactoria explicación materialista de la inteligencia o de la conciencia… Salvo que caiga en reduccionismos, por no poder asumir los límites de la investigación científica.

Uno puede no creer que existan realidades espirituales, pero que no existan no se deduce de la investigación científica. No supone ninguna crítica a la ciencia entender que no es su campo de estudio lo que está fuera de los límites de su objeto y de sus métodos.

La mayoría de los científicos tienen claras estas distinciones. Pero en la divulgación científica generalmente se cuelan posturas filosóficas muy cuestionables como si fueran evidencias empíricas.


SCIENCE

Te puede interesar:
¿Por qué la ciencia se desarrolló solamente en la cultura cristiana?

La ciencia no es atea, ni teísta: es ciencia

El problema de Dios es un problema filosófico, metafísico, teológico. Pero no tiene ningún sentido buscar en la ciencia argumentos para demostrar la existencia de Dios o su inexistencia.

Hay grandes científicos ateos, agnósticos, católicos, evangélicos, judíos, hindúes y musulmanes. No por ser creyentes o ateos hicieron una ciencia menos rigurosa y menos seria. Simplemente saben con honestidad intelectual distinguir ámbitos, lenguajes y la complejidad de lo real, que no lo agota la investigación científica.

Lo que ya los antiguos autores cristianos tenían claro, como San Agustín, es que no pueden la razón y la fe contradecirse. Razón por la cual, la religión no puede vivir de espaldas a la ciencia u oponerse a la razón, porque allí la religión degenera en toda clase de irracionalidades, supersticiones y fanatismos.

Muchas de estas actitudes puntuales que se han dado en algunas formas de religiosidad, han alimentado el prejuicio cientificista. Pero lo cierto es que la ciencia, tal como hoy la conocemos, se desarrolló dentro de la cultura judeocristiana. Y que grandes hitos en la historia del desarrollo científico estuvieron protagonizado por hombres de fe, desde Copérnico, Galileo, Newton, Leibniz, y Steno, hasta Lavoisier, Pasteur, Mendel, Lamarck, Planck y Lamaitre.




Te puede interesar:
¿Sabías que Copérnico, Vivaldi y Mendel eran sacerdotes católicos?

Tags:
cienciaciencia y fe
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MADELEINE PAULIAC
Sandra Ferrer
La doctora que ayudó a dar a luz a unas monjas violadas
2
Aleteia Brasil
Los 3 tipos de humildad según san Ignacio de Loyola
3
JAIRO
Esteban Pittaro
La última canción de Jairo a su esposa, fallecida tras 50 años de...
4
FERMIN SOSA
Jesús V. Picón
Mexicano al otro lado del mundo, ciclista y dice que sin miedo al...
5
knoNap
Giovanna Binci
KnoNap: Tras una dura experiencia, Danya crea un pañuelo anti-vio...
6
KEVIN CORDON
Pablo Cesio
Kevin Cordón, el deportista que entrenó en el salón de una iglesi...
7
VIRGIN
Ary Waldir Ramos Díaz
¿Por qué el Papa es tan devoto de la Virgen del Silencio?
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.