Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 08 mayo |
Nuestra Señora de Luján
home iconEstilo de vida
line break icon

¿Te desanimas al ver tus defectos?

EGOZRCYSTA

Dolors Massot - publicado el 06/02/21 - actualizado el 06/02/21

El desánimo es una tentación que hay que apartar. La mejor receta ante nuestras caídas es la esperanza

Con la madurez, disponemos de mayor conocimiento de nosotros mismos. Esto hace que a veces «descubramos» no solo cuáles son nuestros defectos sino lo mucho que nos cuesta luchar contra ellos y superarlos.

Entristece cuando uno ve que una y otra vez cae en el mismo defecto:  el que es colérico se enfada una y otra vez, el perezoso sigue dando excusas para no cumplir sus deberes cuando no le apetecen…

Ponernos ante el espejo es a veces frustrante: «Tengo x años y todavía sigo siendo así, con ese defecto», podemos pensar. O peor: «Con esta edad y parece que cada vez lo hago peor«.

Es el momento de ampliar la perspectiva y salir de nosotros mismos. Los consejos de algunos autores cristianos nos pueden ayudar a enfocar de nuevo la mirada sobre nuestra propia vida y llenarnos de esperanza.

SMILE
Ruslan Sitarchuk | Shutterstock
Dios cuenta con nuestras miserias para que avancemos en el camino del amor hacia Él.

San Josemaría expresa así cómo puedes combatir el desánimo:

Así discurría tu oración: «Me pesan mis miserias, pero no me agobian porque soy hijo de Dios. Expiar. Amar… Y —añadías— deseo servirme de mi debilidad, como San Pablo, persuadido de que el Señor no abandona a los que en Él confían».

—Sigue así, te confirmé, porque —con la gracia de Dios— podrás, y superarás tus miserias y tus pequeñeces.

El rey David como ejemplo

Si alguna vez te abate la tristeza al verte miserable, acude a la figura del rey David, que fue capaz de conducir a la muerte a otro hombre solo por darse un capricho sexual. David, arrepentido, escribió un hermosísimo texto que salía del arrepentimiento de su corazón y hoy se recoge en el salmo 51 de la Biblia:

¡Ten piedad de mí, oh Dios, por tu bondad,

por tu gran compasión, borra mis faltas!

¡Lávame totalmente de mi culpa

y purifícame de mi pecado!

Porque yo reconozco mis faltas

y mi pecado está siempre ante mí.

Contra ti, contra ti solo pequé

e hice lo que es malo a tus ojos.

(…)

Tú amas la sinceridad del corazón

y me enseñas la sabiduría en mi interior.

Purifícame con el hisopo y quedaré limpio;

lávame, y quedaré más blanco que la nieve.

DAVID
Alessandro Colle Shutterstock
El rey David, representado por Miguel Ángel.

Anúnciame el gozo y la alegría:

que se alegren los huesos quebrantados.

Aparta tu vista de mis pecados

y borra todas mis culpas.

Crea en mí, Dios mío, un corazón puro,

y renueva la firmeza de mi espíritu.

No me arrojes lejos de tu presencia

ni retires de mí tu santo espíritu.

Devuélveme la alegría de tu salvación,

que tu espíritu generoso me sostenga:

(…)

Abre mis labios, Señor,

y mi boca proclamará tu alabanza.

(…)

mi sacrificio es un espíritu contrito,

tú no desprecias el corazón contrito y humillado.»

Y Dios escuchó su plegaria. Transcurridos los siglos, David es hoy para nosotros un modelo a seguir.

El peligro de desesperarse

San Juan Crisóstomo advierte que hundirse por culpa de nuestras faltas es un peligro:

¡No desesperéis nunca! Os lo diré en todos mis discursos, en todas mis conversaciones; y si me hacéis caso, sanaréis. Nuestra salvación tiene dos enemigos mortales: la presunción en la inocencia y la desesperación después de la caídas; este segundo es con mucho el más terrible.

FIRST AID KIT
Stockcreations | Shutterstock
Nunca desesperes al ver tus defectos y las caídas que provocan.

Si te desanimas, el diablo te atrapará

Y explica que el hecho de desanimarnos es precisamente lo que pretende el diablo:

Nuestro pérfido adversario no ignora esto, por eso, en cuanto nos ve agobiados por el sentimiento de nuestras faltas, se lanza sobre nosotros e insinúa en nuestros corazones sentimientos de desesperación, más pesados
que el plomo. Si les damos acogida, ese mismo peso nos arrastra, nos soltamos de la cadena que nos sujetaba y rodamos hasta al fondo del abismo.

Joseph Tissot publicó hace años el libro «El arte de aprovechar nuestras faltas» y en él recogía las enseñanzas de san Francisco de Sales. La obra es hoy un clásico de espiritualidad cristiana.

Según explica Tissot, aprovechar nuestras faltas nos servirá, entre otras cosas, para:

  • humillarnos por el conocimiento de nuestras miserias.
  • aumentar nuestra confianza en la misericordia de Dios.
  • hacernos más piadosos.
  • aumentar nuestra devoción a la Santísima Virgen.

Miren que esperanzador el texto de san Pablo a los Filipenses, que puede aplicarse a todos:

Estoy firmemente convencido de que aquel que comenzó en ustedes la buena obra la irá completando hasta el Día de Cristo Jesús.


WOMAN

Te puede interesar:
Recomenzar: ¿debo darle otra oportunidad?


NIEODWZAJEMNIONA MIŁOŚĆ

Te puede interesar:
¿Es justo tratar y aceptar a los hijos de la infidelidad de mi padre?

Tags:
esperanzaluchatristeza
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MOTHER OF ALL ASIA
Redacción de Aleteia
Inaugurada en plena pandemia la estatua de María más grande del m...
2
Lorena Moscoso
El mundo se conecta a estos santuarios en mayo para el Rosario
3
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa: El catequista será parte de los ministerios de la Iglesi...
4
SARAH VOSS
Dolors Massot
Las gimnastas alemanas cubren sus piernas contra la sexualización
5
Jesus Colina
¿Milagro en Israel? Marcha de madres cristianas, musulmanas y jud...
6
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
7
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.