Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 13 junio |
Beata Mercedes María de Jesús Molina
home iconEstilo de vida
line break icon

¿Qué pasa si crees que perdiste tu vocación en la vida?

PAINTING

Burst | Pexels CC0

Michael Rennier - publicado el 01/02/21

Todo el mundo tiene una vocación y no siempre es una decisión sencilla y única

Yo solía ​​soñar con ser artista. Cuando era adolescente, me sentaba en mi habitación durante horas escuchando álbumes de REM y pintando. Era tan feliz sentado solo en mi habitación hasta altas horas de la noche, que mis padres se preocuparon de verdad por mí.

Terminé explorando algunas escuelas de arte y estudié algo mientras estaba en la universidad. Pero al final, mi vocación en la vida terminó siendo muy diferente. Ese adolescente artístico, tranquilo, sensible e introvertido se convirtió en sacerdote católico.

Ahora hablo y escribo para ganarme la vida. Todo lo que hago está en exhibición pública: cómo saludo a alguien, cómo me visto, la mirada en mis ojos, ya sea real o imaginaria. Digamos que no es lo que tenía en mente cuando tenía 16 años.

A veces pienso en cómo habría sido mi vida si hubiera seguido una carrera en el arte. ¿Hubiera sido feliz? ¿O me habría sentido insatisfecho y arrepentido al llegar a la conclusión de que había cometido un error?

En el momento en que decidí ingresar al seminario, todos los indicios apuntaban a que era una posibilidad remota como una buena opción. Estaba ansioso por predicar, era introvertido y demasiado sensible. Logré cultivar estos rasgos de personalidad junto con el vicio de la arrogancia, que no es nada bueno para un sacerdote.

Sin embargo, el llamado estaba allí, esperando que lo reconociera y hiciera el trabajo para aprovecharlo. Mirando hacia atrás, aunque todavía me encanta hacer arte, nunca hubiera sido feliz en una carrera como artista. Terminé en el lugar correcto.

¿Qué es tener vocación?

Descubrir tu vocación en la vida, me parece, no es una decisión simple y única. Una vida está destinada a ser vivida, y nunca sabemos a dónde nos llevará hasta que dejamos de preocuparnos y empezamos a vivir.

En el sacerdocio, a menudo hablamos de vivir una vida intencional como una «vocación». Preguntamos a los hombres jóvenes si podrían imaginarse vivir como sacerdote (o hermano o monje) y a las mujeres jóvenes si serían felices en la vida religiosa como hermana o monja.

Con esta palabra, «vocación», lo que realmente estamos preguntando es lo que Dios nos está pidiendo, y ser intencionales sobre las decisiones que tomarían para una vida feliz. Sin embargo, para ser claros, este proceso no es solo para sacerdotes potenciales, cada persona tiene una vocación.

El matrimonio es una vocación. La maternidad, debido a que está enterrada en las tareas domésticas, los platos sucios y se comprende mejor durante las noches de insomnio con bebés que lloran, puede parecer poco importante, pero crea, nutre y moldea vidas.

La paternidad puede significar caminar penosamente al trabajo día tras día para mantener a la familia y puede incluir entrenar equipos deportivos de niños que patean la pelota en la dirección incorrecta y aprender a trenzar el cabello de las niñas. Esta también es una vocación que cambia la vida.

«Pequeñas vocaciones»

Tengo amigos que ahora están jubilados cuya vocación es caminar por el parque, admirar las cosas hermosas y rezar.

Tenía una feligresa, Diane, que estaba confinada a casa. Recordaba meticulosamente fechas importantes (cumpleaños, aniversarios, días festivos) y tarjetas postales. Recibía regularmente estas tarjetas de ella y me alegraba el día. Su vocación era escribir esas tarjetas. Puede parecer insignificante, pero significó mucho para mí.

En cada etapa de la vida, tu “vocación” es importante. Cada una de tus acciones está llena de significado, cada una es un paso en el camino de una peregrinación heroica. Debido a que nuestras vocaciones pueden parecer pequeñas y tediosas, o nos sentimos incapaces de cumplirlas, no es raro que dudemos de haber perdido nuestra vocación en la vida.

¿Y qué pasa si la has perdido? ¿Puede cambiar con el tiempo?

Las personas somos criaturas complejas, con todo tipo de dones y talentos ocultos. Y la vida nos lanza bolas curvas. A menudo, lo que parece un giro equivocado en la vida nos lleva exactamente adonde debemos estar. Estos caminos inesperados nos sacan esos dones y talentos, incluso para nuestra propia sorpresa.

Puedes pensar en el pasado y preguntarte cómo hubiera sido la vida si hubieras tomado una decisión diferente en el pasado, pero hacerlo con pesar es arrepentirte de la persona en la que te has convertido, y eso sería una pena.

No te has equivocado…

Incluso nuestros errores son oportunidades de crecimiento, por lo que preocuparte por perder una vocación no es una actividad fructífera. Somos quienes somos, y sospecho que, sean cuales sean las decisiones que hayamos tomado, Dios las bendice. Y, siempre que nos comprometamos a vivir la mejor vida posible, hay alegría en ello.

A medida que envejecemos y atravesamos diferentes etapas de la vida, lo que estamos llamados a hacer puede cambiar, así que no te obsesiones con sentirte inútil simplemente porque los niños han crecido y se fueron de casa, o te has jubilado. Tu llamado ahora es diferente, y sea lo que sea, estoy seguro de que es asombroso. No te subestimes a ti mismo ni a lo que puedes hacer para dar gloria a Dios.

Mientras buscamos y tratamos de comprender mejor este mundo y nuestro lugar dentro de él, siempre es útil mantener la conciencia tranquila, permanecer cerca de Dios mientras tomamos decisiones, y estar seguros de que estamos cumpliendo con nuestros compromisos actuales.

Tu vocación en la vida puede cambiar a medida que pasa el tiempo. Puede sacarte de tu zona de confort. Incluso puede ser algo que ha estado en tu mente durante mucho tiempo y finalmente es hora de actuar.

Sea lo que sea, nunca temas, porque mientras te tomes la pregunta en serio, no cometerás un error ni perderás tu vocación.


gratitude

Te puede interesar:
Encontrar tu vocación es muy sencillo

Tags:
sacerdotevocacion
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Histórias com Valor
Después del coma, un niño asustó a su madre al decirle que conoci...
2
SOS DESAPARECIDOS
Alvaro Real
Olivia, Anna y el mal: ¿Por qué? Nos queda llorar y rezar
3
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
4
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
5
ARGENTINA
Esteban Pittaro
Un juez suspendió la ley del aborto en Argentina y aquí sus argum...
6
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
7
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa cuenta que vio un milagro por intercesión de la Virgen de...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.