Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 04 agosto |
San Juan-Bautista María Vianney
home iconA Fondo
line break icon

Sartre: ¿Dios es enemigo de la libertad?

JEAN PAUL SARTRE

Shutterstock | NNNMMM

Miguel Pastorino - publicado el 31/01/21

Sartre estaba mucho más de acuerdo con el sentido cristiano de la libertad de lo que creyó

“Dios no existe. No existe. ¡Alegría! ¡Lágrimas de gozo! ¡Aleluya! ¡Todo se acabó!… Os he liberado. ¡Ya no hay cielo ni infierno! ¡Solo está la tierra! (Sartre, Las Moscas, acto III, escena II).

Jean Paul Sartre (1905-1980), filósofo, novelista y dramaturgo francés, fue uno de los grandes exponentes del existencialismo y del marxismo humanista. El eje de su filosofía es la noción de libertad inseparable de la responsabilidad personal, donde el ser humano se construye a si mismo con sus decisiones. La libertad para Sartre es el elemento constitutivo del ser humano, no simplemente una capacidad. Para defender la libertad entiende que es necesario negar a Dios y solo en el ateísmo el hombre puede experimentar la auténtica libertad.

Ateísmo hasta las últimas consecuencias

Sus afirmaciones radicales y elevadas de la libertad nacen en una época en que se experimentaba con dureza la fragilidad de la vida, el absurdo de la existencia, ante la amenaza de los sistemas totalitarios. Dios aparece como un ser contradictorio, adversario del ser humano y amenaza para su libertad.

Aunque sus críticos encuentran serias contradicciones, idas y vueltas en sus planteos sobre Dios, Sartre llevó coherentemente su ateísmo hasta las últimas consecuencias: “El ateísmo es una empresa cruel y de largo aliento: creo haberla llevado hasta su fin”. Reconoce que “es muy incómodo no creer en Dios”.

Su madre era católica y le educó en la fe en privado, porque sus abuelos eran luteranos. Se manifiesta decepcionado por el mal ejemplo de sus abuelos, pero también que la religión no le dio lo que él esperaba: “en el Dios al uso que me enseñaron no encontré al que me esperaba en mi alma; necesitaba un Creador y me dieron un gran Patrón; los dos eran uno, pero yo lo ignoraba; sin ese equívoco yo habría sido fraile”.

Y confiesa más de una vez que el conocer cristianos que vivieran mal su propia fe, que no hablaran de Dios, que la usaran para ostentar, que fueran incoherentes con lo que decían creer, le decepcionó muchísimo. “Yo corría el riesgo de ser una presa de la santidad. Mi abuelo me quitó las ganas para siempre”.




Te puede interesar:
Sartre se equivocaba, el sufrimiento no es «absurdo»

Anécdota de su infancia

Una anécdota de su infancia que le marcó mucho en su “teoría de la mirada”, la narra así: “Había jugado con unos fósforos y quemado una alfombrita. Estaba tratando de arreglar mi destrozo cuando, de pronto, Dios me vio, sentí Su mirada en el interior de mi cabeza y en las manos; estuve dando vueltas por el cuarto de baño, horriblemente visible, como un blanco vivo. Me salvó la indignación; me puse furioso contra tan grosera indiscreción, blasfemé, murmuré como mi abuelo: Maldito Dios, maldito Dios, maldito Dios. No me volvió a mirar nunca más”.




Te puede interesar:
Sartre se equivoca: el infierno no son los otros

No hay creador: La existencia precede a la esencia.

El carpintero al hacer una mesa se deja inspirar por un concepto, por una idea y una técnica que es anterior a la obra en sí, es la “esencia” de la mesa. De ese modo Sartre entiende que muchos han creído que el ser humano tiene una esencia conforme a la cual deberá ir configurando su existencia, su modo de actuar, de vivir.

Y eso sería así si hubiera un Dios creador. Pero Sartre enfáticamente dice: “¡No hay Dios!” y el hombre existe antes de ser definido por un concepto o una naturaleza previa. El hombre surge en el mundo y se encuentra arrojado a la existencia y luego se va definiendo posteriormente, a medida que se va construyendo.

Al comienzo el hombre no es nada, porque carece de una esencia previa que lo obligue a ser de determinada manera. El hombre es como él quiera ser, tal como se vaya realizando. Cada ser humano es un proyecto que se levanta sobre la nada y descansa sobre la libertad de quien va eligiendo.


SARTRE

Te puede interesar:
Barioná, la obra cristiana de Jean-Paul Sartre

El artesano

Sartre imagina a Dios creando al hombre a la manera de un artesano que produce un objeto, manipulable al gusto de su creador. Por ello para Sartre la idea de un dios creador es la negación de la libertad humana.

El hombre tiene que ser el único creador de su vida en nombre de su libertad y responsabilidad, y por lo tanto ha de ser el creador de sus propios valores según los cuales dirigir su vida. Está convencido de que el rechazo de Dios es condición absoluta para la realización humana.

Escribe en El existencialismo es un humanismo: “Todo está permitido si Dios no existe, y, en consecuencia, está el hombre abandonado, porque no encuentra en sí ni fuera de sí una posibilidad de aferrarse. El hombre está condenado a ser libre”.

El ateísmo para Sartre es condición fundamental de la libertad, porque no hay valores que legitimen nuestra conducta, sino que estamos solos con nuestra libertad. Estamos condenados a ser libres, a tener que decidir e inventar cada instante de nuestra existencia.

Inutilidad de la vida humana

La vida del hombre es una pasión inútil, un proyecto vacío, un sufrimiento sin utilidad alguna. El fracaso y la inutilidad de la trascendencia humana quedan confirmados por la relación con los otros, que es siempre conflictiva.

El hombre es un ser para el otro, pero en el fondo siente la existencia del otro como un límite a su libertad, por eso “el infierno son los otros”. Y si el otro es una amenaza a mi libertad, cuanto más el Otro con mayúscula, cuanto más Dios y su mirada omnipresente sería humillante y opresora para una vida libre y responsable ante sí.

Finalmente, una vida humana que se vive permanentemente en conflicto con el otro resulta ella misma absurda en cuanto que está condenada a la muerte, de modo que, tras expectativas y proyectos, nos precipitamos en la muerte, en el absurdo total.

Un dios del que todos deberíamos ser ateos

Muchos críticos de Sartre entienden que se ha peleado con una caricatura del dios cristiano o con una versión demasiado infantil y determinista, con un “ojo que todo lo ve y controla”. De hecho, la concepción de la libertad y la responsabilidad que tiene Sartre es la misma que tienen pensadores existencialistas creyentes judíos como Víctor Frankl o cristianos como Gabriel Marcel. Lo cierto es que, habiendo diferencias en sus visiones metafísicas y antropológicas, la concepción de la libertad que tienen es muy similar.

Otros pensadores no necesitan negar a Dios para afirmar la libertad humana y su responsabilidad. Porque de hecho en el cristianismo el ser humano es libre y responsable de construir su propia vida y no hay determinismo posible con la idea de libre albedrío.

El escritor católico Julien Green después de asistir a una obra de Sartre, Las Moscas, escribe el 20 de enero de 1951: “El ateísmo del autor suelta aquí las riendas y no dudo de que puede perturbar a muchos espectadores, pero el dios que nos presenta Sartre es tan mediocre y limitado que fácilmente se comprende el ateísmo del autor respecto a un dios de ese formato. Si Dios fuera el dios de Sartre, yo sería veinte veces ateo, yo sería un ateo fanático de semejante dios. Pero, como tantas veces sucede, se ha equivocado de persona”.

Dios, ateísmo y libertad

Para el cristianismo Dios es la fuente y la garantía de la libertad humana, no su obstáculo. Dios crea al hombre libre, incluso para rechazarle. Habrá que reconocer que experiencias concretas de cristianismo pueden haber sido o ser actualmente negadoras de esta libertad fundamental y provocadoras de ateísmo, como en la propia vida de Sartre.

La propia Iglesia Católica reconoce en el Concilio Vaticano II: “Algunos ateos se representan a Dios de tal manera que, al rechazarlo, niegan a un Dios que no es ni mucho menos el del evangelio… En esta génesis del ateísmo, los creyentes pueden tener una parte no pequeña en la medida en que, por negligencia en la educación de su fe, por representaciones engañosas…, se puede decir que ocultan el rostro auténtico de Dios” (GS 19).

Sartre estaba mucho más de acuerdo con el sentido cristiano de la libertad de lo que creyó y la riqueza de su filosofía, desplegada especialmente en novelas y otras de teatro, a menudo olvidada, es de una gran lucidez y profundidad.

Ser responsable

Tiene un estilo que provoca al lector a pensarse a sí mismo y al mundo en el que vive, a comprometerse con la realidad en la que se encuentra sin excusas y a asumir el peso de la responsabilidad ante las propias decisiones.

Sartre en su negación de Dios, paradójicamente exalta un imperativo fundamental de la vida cristiana: ser responsable, hacerse cargo de la propia vida, hacerse cargo de las propias decisiones sin echarle la culpa a un destino prefijado.

A veces en la búsqueda de la libertad y de la felicidad, negar una caricatura de lo divino puede ser un paso liberador en busca de la propia condición humana, que a otros pensadores los ha llevado a preguntarse por Dios en una visión mucho más positiva y liberadora de la religión.

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MADELEINE PAULIAC
Sandra Ferrer
La doctora que ayudó a dar a luz a unas monjas violadas
2
Aleteia Brasil
Los 3 tipos de humildad según san Ignacio de Loyola
3
JAIRO
Esteban Pittaro
La última canción de Jairo a su esposa, fallecida tras 50 años de...
4
knoNap
Giovanna Binci
KnoNap: Tras una dura experiencia, Danya crea un pañuelo anti-vio...
5
FERMIN SOSA
Jesús V. Picón
Mexicano al otro lado del mundo, ciclista y dice que sin miedo al...
6
KEVIN CORDON
Pablo Cesio
Kevin Cordón, el deportista que entrenó en el salón de una iglesi...
7
VIRGIN
Ary Waldir Ramos Díaz
¿Por qué el Papa es tan devoto de la Virgen del Silencio?
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.