Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 28 febrero |
Santos Mártires de Alejandría
home iconEspiritualidad
line break icon

Cómo un deseo se convierte en amor

GIRL

Loren Kerns | (CC BY 2.0)

Luisa Restrepo - publicado el 22/01/21

Jesús recogía el deseo de las personas, no lo trivializaba ni lo pasaba por alto, sino que se aseguraba de que ese deseo pueda surgir, crecer y madurar

Este tiempo de privación podría restaurar en nosotros la capacidad de desear. ¿Qué deseamos? Es una pregunta muy amplia que podría afinarse en este periodo por el que pasa nuestro mundo.

El Señor constantemente en su Evangelio nos invita a entregarle el deseo que habita en nuestro corazón, aunque sea uno incipiente, simple, un deseo que puede parecer banal.

Son muchos los deseos que llevan a un encuentro, y la Palabra de Dios no es la excepción.


CIEŃ

Te puede interesar:
Tus deseos (también los salvajes) te muestran lo que necesitas

Despertar

Samuel, por ejemplo, aún no es capaz de reconocer la invitación que el Señor le dirige. Sin embargo, esa voz que lo llama por su nombre lo lleva a sentirse incómodo, a despertar del sueño, lo empuja a preguntar. A través del profeta Elí, Dios encuentra la manera de llegar a su corazón. Es importante, sin embargo, notar la disponibilidad que muestra Samuel:

«No dejó que una sola palabra quedara vacía» (1 Sam 3,19).

A veces, nosotros preferimos quedarnos dormidos. Somos perezosos (incluso en la vida del Espíritu elegimos no ser molestados). Por no renunciar a nuestra comodidad perdemos la posibilidad de un encuentro.

El comienzo del deseo

OPIEKOWANIE SIĘ SOBĄ
Benevolente82 | Shutterstock

En el primer capítulo de Juan, los discípulos de Juan el Bautista, cuando él les señala al “Cordero de Dios” (aunque ellos no comprendan bien lo que significa ese apelativo) voltean a mirar, incluso sin saber exactamente lo que quieren o lo que buscan.

Es Jesús quien recoge su deseo, no lo trivializa y no lo pasa por alto, sino que se asegura de que ese deseo pueda surgir, crecer y madurar. Jesús se detiene, se vuelve hacia ellos y les pregunta: «¿qué buscan?», como para decirles ¿qué quieren?

Si buscamos algo es porque lo extrañamos, incluso si aún no sabemos lo que es o qué puede responder plenamente a esa carencia. Sin embargo, debemos comenzar a caminar.

Deseo de saber

La respuesta de los discípulos resalta la simplicidad inicial de su deseo. Responden preguntando solo por el lugar donde vive Jesús.

El lugar donde vivimos, obviamente, habla de nosotros. Entrar en la casa de alguien significa tener cierta confianza, compartir un espacio personal. Los dos discípulos, por tanto, piden conocer a la persona de Jesús y para hacerlo es necesario compartir una intimidad.

De hecho, Jesús responde no a través de una definición, sino invitándolos a vivir una experiencia: es necesario ir a ver…


WEB3-WOMAN-RELAXING-WILD.jpg

Te puede interesar:
Cómo encontrar el retiro que necesitas

Un auténtico encuentro

FAMILY
Shutterstock | Andrey Zhar

Un auténtico encuentro queda grabado en la memoria: los discípulos recuerdan la hora exacta de ese momento, pero también sienten la necesidad de anunciar lo vivido.

No podemos contener la alegría, necesitamos contar para que otros también puedan vivir la misma experiencia.

Otro hermoso detalle es que el texto no nos dice dónde vive Jesús: no se describe el lugar a donde fueron invitados a vivir una experiencia con el Señor, quizás para evitar pensar que existe un lugar, un camino, donde uno puede encontrarse con Él.

Ese lugar es siempre nuevo y específico para cada uno de nosotros y nunca podrá absolutizarse. Cada uno de nosotros está llamado a tener su propia experiencia de Dios.

Y un cambio

El encuentro con el Señor cambia la realidad. Andrés va corriendo a contarle lo vivido a su hermano Simón.

Es interesante notar que si bien el libro del Génesis, desde el principio y repetidamente, habla de conflictos y violencia entre hermanos, el Evangelio de Juan, comienza con el seguimiento de Jesús vivido por parejas de hermanos, como para decir que la buena noticia reconcilia y renueva esas relaciones difíciles.

Luego hay una indicación final de cambio: el nombre de Simón se convierte en el de Pedro, como para marcar, de una manera aún más radical, que algo se ha transformado.

Si el nombre indica la identidad de la persona, el cambio de nombre indica una novedad profunda, esa novedad que Cristo trae a nuestra vida, una novedad que muchas veces buscamos sin saber dónde encontrarla.




Te puede interesar:
Las cinco lecciones de la conversión de san Pablo

Tags:
cambiodeseoencuentro
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
2
MEXICO
Pablo Cesio
México: El hombre que llegó a su propia misa de cuerpo presente
3
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
4
BABY
Aleteia Team
El bebé que nació agarrado al DIU
5
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
6
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
7
ALICE BATTENBERG
Adriana Bello
La monja de la realeza
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.