Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 07 marzo |
Santa Rosa de Viterbo
home iconEspiritualidad
line break icon

Sin abrazos ni encuentros, ¡otras maneras de expresar el amor!

MAN, SEA, BINOCULAR

Sunny studio | Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 21/01/21

El alma siente la distancia y duele por dentro, muy hondo, y necesita ser acariciada... ¿Cómo se apapacha el alma?

En ocasiones necesito un abrazo, un «apapacho», para seguir caminando. Esta palabra en Náhuatl significa «caricia del alma». Es quizás sólo eso lo que necesita mi alma en ciertos momentos. Es quizás ese abrazo interior el que nos sostiene a todos.

Cuando el corazón duele o la nostalgia es demasiado pesada ese «apapacho» interior me llena de alegría. Es tal vez esa caricia del alma la que necesito en este tiempo de pandemia en el que me han quitado los encuentros y me han cerrado las calles.

Me han pedido que no vaya a cualquier sitio y no exprese efusivamente lo que siento con abrazos y caricias. Despedir sin fundirme en un abrazo y saludar sin cercanía es artificial.

Entonces el alma siente la distancia y duele por dentro, muy hondo. Y es el alma la que necesita ser acariciada. ¿Cómo se apapacha el alma?

Cariño espiritual

PRAY
Nastyaofly | Shutterstock

¿Cómo apapachar el alma de los que sufren, de los que están solos, de los enfermos en los hospitales o confinados en sus casas? ¿De qué manera abrazar sin tocar al que llora por dentro? ¿Cómo se acaricia sin caricias y se abraza sin abrazos?

Una forma sutil habrá inventado Dios para hacerlo. ¿Cómo me acarician en su vuelo los que ya han partido dejando en su ida una estela de luz y de vida? Es esa una forma extraña de abrazar que desconozco…

Pero sé que lo hacen de una forma honda tocando por dentro mis entrañas cuando parten, porque no se van lejos, se quedan cerca, a mi lado, caminando en mi vida y empujándome cuando cuesta subir los caminos. Siguen siendo parte de mi presente y me mandan saludos que yo siento por dentro.

¿Cómo acaricio yo a los que están lejos o ya se han ido a ese cielo con el que yo también sueño? Me inventaré una forma nueva. O será la misma de siempre, la de Jesús al irse y dejarnos tan solos. Con esa presencia espiritual que muchas veces no siento y no palpo.

Mi alma quiere sentir ese «apapacho» eterno, del cielo, de Dios dentro, muy dentro.

Me acostumbro entonces a hablar sin palabras, con silencios profundos, con caricias hondas; a caminar sin mover los pies, con el andar tranquilo de mi propia alma. Me acostumbro a abrazar sin alzar los brazos, tendiendo un silencioso vínculo que une alma con alma.

Jesús también me ama así

Así es en este tiempo extraño que vivo y me enseña el valor de las cosas pequeñas, de esas que de verdad importan. Sé que Jesús lo hace así cada día conmigo. En su presencia constante a mi lado, me habla, me acaricia, me ama.

¿Acaso no reconozco muchas veces en mis lágrimas, o en mis risas, o en mis silencios más profundos su presencia llena de amor? Sí, ahí está conmigo, a mi lado y oigo su voz.

La descubrí un día en medio de mi camino ¿No la conozco de nuevo cada día yo que la he escuchado más de una vez? Me habla en susurros y en silencios; en soledades que son sus caricias, tan extrañas a veces; en vacíos que son sus abrazos, y sostiene así mi pena.

Y yo reconozco su presencia caminando, corriendo a mi lado, para que nunca me aleje de su lado. Sé que es Él, lo toco sin tocarlo, lo oigo con el corazón y está muy presente en mi vida.


BOLIVIA

Te puede interesar:
“Sentí que Dios me dio la mano”: La alegría de un recuperado de Covid-19

Un apapacho espiritual

Es un «apapacho» espiritual que yo necesito. Es como esa nieve blanca que cubre mi alma sin hacer ruido. Y con el paso de los días, pesa su presencia y noto su canto. Reconozco que me gusta mucho esa presencia tan silenciosa, tan callada, tan blanca dentro de mi alma.

ROBIN, BIRD, SNOW
Simon | Unsplash

Me han quitado posibilidades en este tiempo, me han cerrado puertas cuidando mi vida. Pero no me han bloqueado los sentidos del alma con los que soy apapachado y yo mismo apapacho.

Quizás me acostumbro así a expresar el amor de otras maneras, o la cercanía, o mi afecto más hondo. Soy creativo y descubro nuevas formas porque la inquietud del alma nadie me la puede quitar, soy un soñador empedernido.

No podré dar esos abrazos o juntarme físicamente con todos aquellos a los que quiero. Y aun así descubriré nuevas rutas para cruzar océanos y llegar a otras almas, aunque también como la mía estén cubiertas de nieve.

Creatividad

LETTER GREETINGS
Mybona I Shutterstock

Me vuelvo más sensible a los gestos de cariño, más empático sintiendo lo que sufre el que va conmigo. El lenguaje no verbal vale más que antes, más que mil palabras. Lo que mi cuerpo expresa, o mis gestos de cercanía muestran, es lo más valioso.

Valoraré más que antes las palabras escritas o las dichas en voz alta y los silencios guardados. Sentiré que está cerca el que vive más lejos.

Y me entregaré a Dios con mis silencios y gestos, con mi voz y con todo el amor de mi alma. Lo haré en oración, sin muchas palabras, sin canto, en la hondura.

Quiero conocer a Dios en todo lo que me pasa. Saber que es su abrazo sutil el que me toca por dentro. Comprenderé que me habla sin palabras, yo lo entiendo. Me ama sin abrazos, yo lo siento. Me busca sin detenerme, yo noto sus gestos.

Así me he vuelto más de Dios, más niño, para abrazar la vida, más sensible, más blanco como Dios mismo.


HUGS

Te puede interesar:
Cálidos abrazos de plástico para el amor en tiempos de coronavirus

Tags:
abrazoafectividadalmapandemia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
BAPTISM
Pablo Cesio
Bautizan a la bebé que nació viva tras “aborto legal” y la llaman...
2
Aleteia Mexico
Ella iba a la adoración eucarística a las 3 de la mañana cuando l...
3
Jesus Colina
¿Milagro en Israel? Marcha de madres cristianas, musulmanas y jud...
4
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
5
Ary Waldir Ramos Díaz
Papa Francisco: «Vendrá un nuevo diluvio si no cambiamos de rumbo...
6
MADONNA
Maria Paola Daud
La curiosa imagen de la Virgen María protectora del Coronavirus
7
NEWBORN
Pablo Cesio
La bebé que nació viva tras hacerle «aborto legal» y que ahora qu...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.