Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 13 mayo |
San Pancracio
home iconActualidad
line break icon

Prefiero perder mi cabello que perder a mi abuelito

ANA PAOLA ROMERO

Fair use

Jaime Septién - publicado el 08/01/21 - actualizado el 08/01/21

México es calificado por diversos organismos internacionales como uno de los países que –junto con Brasil—peor han manejado la pandemia provocada por la COVID-19

Con una tasa de mortalidad del seis por ciento, el país norteamericano ocupa el cuarto lugar mundial en muertes y está entre los primeros quince lugares en contagios.

Sin embargo, poco a poco se han ido conociendo historias de solidaridad que muestran la mejor cara de un país agobiado por tres graves crisis: la de la inseguridad, la económica y la evidente crisis sanitaria que tiene a los hospitales públicos y privados a su máxima capacidad.

Mientras tanto la vacuna contra el virus fluye muy lentamente, a ritmo de seis mil dosis diarias, exclusivas para el personal médico.

73 centímetros solidarios

El periódico Milenio relata la historia de la joven Ana Paola Romero, una estudiante de cuarto semestre de bachillerato de la Universidad de Guadalajara, quien desde hace dos meses ha vuelto a vivir a la ciudad de Toluca, en el Estado de México, con sus abuelos Santa y Jesús.

Tiene 16 años de edad. Decidió cortarse su larga cabellera –73 centímetros desde la raíz—para poder comprar el tanque de oxígeno que necesitan su tío José y su abuelo, principalmente.

Como en muchas otras familias mexicanas, la de Ana Paola tiene nueve miembros infectados. A ella también le alcanzó la enfermedad, con síntomas muy leves y pérdida de olfato.

Pero la situación preocupante de su abuelo Jesús (68), cuya oxigenación llegó al 40 por ciento, le llevó a pedirle a su hermana que le tomara una fotografía, la subiera a redes sociales y decidiera vender su cabello para colaborar en la compra familiar del dispositivo para su abuelo.

Cabellera por oxígeno

“Teníamos que conseguir oxígeno, veía a los adultos de mi familia preocupados porque está caro, todos estaban juntando el dinero. Entonces yo le pregunté a mi hermana si me tomaba una foto para subirla al Facebook y vender mi pelo», reflexiona Ana Paola.

Más adelante confiesa: «A mí siempre me ha gustado tener mi cabello largo, creo que físicamente es lo que más me gustaba de mí, lo cuidaba mucho, tardé como dos años para tenerlo así de largo, abajo de la cintura”.

El texto con la foto que subió a las redes sociales dice: “Vendo mi cabello para comprar un tanque de oxígeno para mi abuelito, tiene covid, su oxígeno hoy bajó mucho y quiero ayudar a mi familia a conseguir dinero”.

Como suele suceder en estos casos, muchas personas enviaron mensajes de apoyo y de ánimo (de hecho siguen llegando a su cuenta) y logró vender su cabello en 2.500 pesos (unos 110 euros), con los que pudo colaborar con su familia.


MEXICO

Te puede interesar:
El adiós de un enfermero muestra la realidad del Covid en México

La alegría del abuelo

“Después del corte me siento rara, nunca he tenido el cabello corto, soy como un pollo desplumado, así me veo”, confiesa con buen humor Ana Paola al periódico Milenio.

Y agrega: “Yo prefiero perder mi cabello que perder a mi abuelito. De todos modos mi cabello vuelve a crecer, me quedó muy cortito, pero bueno desde antes de que me lo cortara muchísimas personas me apoyaron y lo siguen haciendo mandándome lindos mensajes de mi nuevo ‘look’”.

Ve a sus abuelos –la abuela también está contagiada—luchando juntos para enfrentar la COVID-19 en su casa. No quieren ir al hospital. El abuelo Jesús tiene diabetes, pero es un hombre luchador y muy alegre, según lo describe Ana Paola. Trabaja en un taller mecánico y le gusta mucho bailar.


coronavirus mexico

Te puede interesar:
Un mapa del impacto brutal del COVID-19 en los hogares de México

“Mi abuelo es muy alegre, le gusta mucho bailar, de hecho siempre que hay una comida, nos quiere sacar (a bailar), pero pues por vergüenza nunca queríamos, pero ya si se pone bien ahora sí voy a salir a bailar con él”, termina diciendo Ana Paola al periódico Milenio.

Tags:
coronaviruscovidenfermedadmexico
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
2
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
3
MYANMAR
Ary Waldir Ramos Díaz
«Mátenme a mí, no a la gente»: El libro de la monja valiente en M...
4
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
5
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
6
Obvious
Mamá, me tengo que ir
7
POPE FRANCIS
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa instituyó el ministerio del catequista en la Iglesia
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.