Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 22 abril |
San Sotero y san Cayo
home iconHistorias que inspiran
line break icon

De las drogas a Dios: el viaje de Frank Simmonds a la santidad

FRANK SIMMONDS

fot. archiwum prywatne

Anna Sosnowska - publicado el 07/01/21 - actualizado el 07/01/21

Frank Simmonds era adicto al crack y cuando estaba a punto de suicidarse Dios le cambió la vida. Ahora, según cuenta su mujer en esta entrevista, es un santo

Frank Simmonds era adicto a las drogas y vivía en las calles más duras de Nueva York. Una noche fría planeó suicidarse, pero le prometió a Dios que le iba a servir por el resto de su vida si éste le detenía. Años más tarde, cuando le diagnosticaron cáncer terminal, su primera reacción fue decir: “¡El Señor es mi fuerza y mi canción!”.

La esposa de Frank, Rita, poetisa y autora del libro «Convicted by Mercy: The Journey of Frank Simmonds from the Streets to Sanctity» (Convicto por la misericordia: el viaje de Frank Simmonds desde las calles a la santidad) comparte su historia con nosotros.

Ewa Rejman: Tu libro cuenta la verdadera historia de un santo. Un santo adicto al crack. (…) Y sin embargo, esta no es la historia de un hombre que era «malo» y se convirtió en «bueno». Más bien, es la historia de una larga relación transformadora entre un hombre y su Dios. ¿Qué clase de persona era Frank cuando lo conociste por primera vez?

Rita Simmonds: Frank no tenía hogar y estaba muy delgado. Vivía en el refugio y todavía consumía drogas en aquel tiempo. Pero su personalidad estaba ahí: era amigable e inteligente. Mi amigo David, que se marchaba, me preguntó si invitaría a Frank a mi casa para el Día de Acción de Gracias. Lo hice, pero Frank me miró y empezó a llorar. Dijo, “ha pasado tanto tiempo desde que alguien me invitó a algún sitio. Realmente significa mucho para mí, muchas gracias. Estoy muy conmovido, pero no puedo aceptar la invitación ”. Le pregunté si estaba seguro y me lo confirmó. Luego Frank desapareció, no vino a trabajar y nos preocupamos mucho.

¿Qué pasó esa noche?

Salió a la calle, cogió el poco dinero que tenía, compró crack y sintió que necesitaba más drogas. Pensó en robar a alguien, pero eran las dos de la mañana, así que no había nadie en la calle. Había vendido su abrigo, sus zapatos, todo lo que tenía. Estaba sentado sin abrigo, sin zapatos, sin nada. Era un noviembre frío en Nueva York.

Decidió robar a la próxima persona que se acercara por la calle. Y la siguiente persona que caminaba hacia él tenía el cuello blanco. Frank notó que era un sacerdote. Decidió que si el sacerdote pasaba y no le decía nada, lo dejaría ir, pero de lo contrario le robaría. El sacerdote se acercó, se volvió hacia Frank y le dijo: «Joven, si crees que Dios va a venir y se acostará contigo en la cuneta, no lo hará. ¿Sabes por qué? Porque es santo. Pero si extiendes la mano, Él te sacará «.

Frank se enojó mucho y corrió tras el cura, pero tan pronto como llegó a la esquina, el cura se había ido. Fue entonces cuando se sintió fatal consigo mismo. Se dijo a sí mismo: «No me criaron para ser así, para ser un vagabundo, para comer de los botes de basura y robar a la gente».

Se dio cuenta de lo bajo que había caído y se iba a suicidar, quería saltar frente al tren, pensando que su vida no valía nada. Y luego se sorprendió a sí mismo, cuando de repente le dijo a Dios: «Pero si me salvas de lo que estoy a punto de hacer, te serviré por el resto de mi vida». Ni siquiera reconoció su propia voz.

Justo en ese momento, vio un teléfono frente a él y recordó que una vez alguien le dio un número para llamar en caso de que tuviera problemas. Marcó y dijo que estaba a punto de saltar delante del tren. El tipo del otro lado prometió que vendría en quince minutos. «Diez o estoy saltando», dijo Frank.

Se presentaron allí en ocho minutos. Y ese fue el momento en que Frank comenzó a cambiar su vida.

El amor de una pareja poco convencional

Parece una escena de película. Pero sucedió de verdad. En ese momento, tu vida era completamente diferente a la de Frank. Parecías organizada, seguías las reglas, creías en Dios, él enfrentaba tantas dificultades… Aún así, no solo pudo comenzar, sino también mantener su relación con Dios.

Puedes ser un muy buen «católico», seguir todas las reglas y aun así perderte algo en tu vida. Lo que me faltaba, de lo que Frank estaba lleno, era la misericordia de Dios. Mientras yo también luchaba, me atraía mucho la misericordia de Dios. Si solo estás viviendo tu vida para seguir las reglas, después de un tiempo se vuelve muy difícil.

Tu relación y matrimonio pueden parecer sorprendentes para muchos. ¿Cómo comenzó todo?

Empezamos como amigos. En aquel tiempo él estaba libre de drogas, trabajando y viviendo en una residencia. Mi vida comenzó a decaer y tuve problemas para lograr cosas, pero Frank siempre fue muy amable y comprensivo. Cuando me sentía muy avergonzada, él fue misericordioso y nunca me hizo intentar cumplir con algún tipo de estándar. Me conmovió su amistad.

Tampoco me pedía nunca nada y era muy respetuoso. Conforme pasaba el tiempo, me di cuenta de que me gustaba estar con él. Era una persona tan fuerte, inteligente y divertida. Vivía por algo.

Que empezáramos a salir fue una sorpresa para los dos, creo. Fue difícil porque Frank vivió una vida muy diferente a la mía y tenía expectativas diferentes. El cura me dijo que tenía que tener mucho cuidado porque me iba a ser mucho más fácil a mi estar casada que a él.

El sacerdote que os casó le preguntó a Frank frente al altar si estaba seguro de su decisión de casarse, ya que aún era posible cancelar la boda. Si yo fuera tú, estaría asustado en este momento.

Estoy feliz de que lo haya dicho porque entonces supe que Frank tomó la decisión con total libertad. No haría nada que no quisiera hacer, pero si tomaba una decisión, lo haría.

FRANK SIMMONDS
fot. archiwum prywatne

Un camino con la mirada puesta en la cruz

Más tarde, Frank se convirtió en el líder de la comunidad de Comunión y Liberación en Nueva York. También llevó la cruz sobre el Puente de Brooklyn en una Procesión del Viernes Santo. ¿Qué significó eso para él?

Durante las reuniones de Comunión y Liberación, Frank estaba feliz de estar con amigos y discutir cosas que realmente correspondían con lo que deseaba en su vida. Estaba tan lleno de entusiasmo y sabiduría que mi cuñado le propuso que dirigiera las reuniones.

Frank era el líder de servicio, odiaba decirle a la gente lo que tenían que hacer, porque estaba muy consciente de sus muchos pecados. Nunca juzgó a la gente. Podrías ir a Frank y contarle el peor crimen que podrías haber cometido en el mundo y él se apiadaría de ti.

Cargar la cruz sobre el Puente de Brooklyn fue para él la oportunidad de ofrecer este gesto por el mundo, por las personas que no conocían a Cristo, por las personas que no tenían a nadie que orara por ellos. Dijo: “Le pido a Dios que bendiga a todos y si queda algo, le pido que me bendiga a mí y a mi familia”.

FRANK SIMMONDS
fot. archiwum prywatne

Un santo

Al final de su vida, Frank dijo «Soy el hombre cambiado». ¿Qué fue lo que le cambió a él? ¿O más bien quién?

En 2012, a Frank le diagnosticaron un cáncer que ya se encontraba en una etapa avanzada. No le gustaba sufrir, se esforzaba mucho por recuperarse, se tomaba todos los medicamentos, pero era imposible recuperarse. Lamentó no poder criar a sus hijos y creo que ofreció este sufrimiento por su familia. Puedo decir que fue un hombre feliz y realizado, y mantuvo su ofrecimiento. Cristo en su humanidad fue el que lo cambió.

FRANK SIMMONDS
fot. archiwum prywatne


ALCOHOL

Te puede interesar:
Los daños psicológicos de la dependencia de las drogas

Tags:
conversiondrogassuicidio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
2
Juan Daniel Escobar Soriano
¿Por qué un católico no puede pertenecer a la masonería?
3
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
4
Salvador Aragonés
La gran preocupación del Papa (y de la que no hablan los medios)
5
Claudio de Castro
Un alma desde el Purgatorio clama: “¡Ayúdame!”
6
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
7
DIOS ASI LO QUISO
Adriana Bello
Juan Luis Guerra y Ricardo Montaner le cantan al amor eterno
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.