Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 14 abril |
Beato Pedro González (san Telmo)
home iconEspiritualidad
line break icon

Ecología espiritual: 4 espacios verdes que urge respetar

SUNSET, GIRL, GRASS

Jan Faukner | Shutterstock

Luisa Restrepo - publicado el 02/01/21

No es inteligente vivir preocupados por el aire que respiramos y olvidarnos del que le da vida a nuestra vida

Ahora que se habla tanto del ecologismo, también podemos hablar del «ecologismo espiritual», uno del que no suele hablarse mucho, y que es más importante que el material.

Porque es bueno que estemos recuperando el valor de la naturaleza, que nos preocupe la contaminación, el medio ambiente, que luchemos por los espacios verdes y sostenibles en estas opresivas ciudades que hemos construido; pero creo que habría que pensar que nuestras almas padecen parecidas o más graves agresiones.

Di Winston Springwater|Shutterstock

Hay en el mundo una contaminación de nervios, de tensiones, de gritos, de malentendidos, de divisiones, que hacen tan irrespirable la existencia como el aire contaminado.

La gente vive devorada por la prisa. Pocos saben conversar sin discutir. Nos aprietan la angustia y la incertidumbre. La gente necesita pastillas para dormir.




Te puede interesar:
12 ruidos que impiden escuchar a Dios

A diario, las redes sociales, los periódicos, la radio, los televisores y los computadores nos llenan el alma de residuos. Se talan despreocupadamente los árboles de los valores sin percibir que son ellos quienes impiden los deslizamientos de nuestra sociedad.

Apenas hay en las almas espacios verdes en los que respirar.

Habría que explicarle a la gente que el alma necesita de los espacios verdes del espíritu. Y hacerles notar que descuidar el alma termina por convertirla en inhabitable. Un alma convertida en desván de trastos viejos es tan inhumana como vivir en un espacio poco saludable y caótico.

Espacios verdes que urge respetar

Smileus | Shutterstock

Urge abrir las ventanas del alma y plantar en ella árboles.

1. El sueño

La vida humana, con su alternancia de sueño y de vigilia, está muy bien construida, pero cuando la desnivelamos, pronto se nos hace pesado estar despiertos.

2. El ocio constructivo

El segundo gran espacio verde es el de aquellos espacios en los que somos productivos, pero en los que a la vez descansamos.

No solo se trata de trabajar en lo que amamos (porque no siempre se puede) sino de saber darnos espacios de calidad en medio de la vorágine del día a día.

Hablamos aquí de artes relajantes (no solo espectáculos y fiestas) sino todas esas otras formas de enriquecer el alma: el placer de oír música dejándola crecer dentro de nosotros, el gusto por pintar, lo hermoso de sentarnos al aire libre a leer.

Leer por el placer de leer; esa lectura “que no sirve para nada”, esos libros que no “ayudan a triunfar», que sirven solo para enriquecer el alma.

3. La amistad

Ningún tiempo más ganado que el que se pierde con un verdadero amigo. La charla sin prisa, los recuerdos que provocan la risa o quizá la sonrisa, el encuentro de dos almas es aire que no tiene precio.

Otro aire puro es, por ejemplo, que un padre dedique a jugar con sus hijos, a conversar con la mujer que ama, a contemplar un paisaje en silencio, a examinar con calma una obra de arte…

4. La oración

Y, por último, pero no por eso menos importante, el espacio verde de la oración. Allí, en el pozo del alma, alejándose de los ruidos del mundo, dejando por un rato de lado las preocupaciones, encontramos nuestra propia verdad.

Hace falta preguntarnos quiénes somos y qué amamos. Hace falta el espacio ecológico más importante: dejarse amar.

Tomar el Evangelio y leer una frase, unas pocas líneas, y dejarlas calar dentro de sí, como la lluvia cae sobre la tierra. Eso es agua pura llena de vida, no solo para nuestra alma.

Porque ella merece ser tan cuidada como el mundo. No es inteligente vivir preocupados por el aire que respiramos y olvidarnos del que le da vida a nuestra vida.


PRAY

Te puede interesar:
“Laudato Sì” presenta el camino de curación que hoy necesita la humanidad

Tags:
almaecologiaespiritualidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
2
Dicas de amor
Una hermana es más que una amiga, es la mitad de nuestro corazón
3
MIGRANT
Jesús V. Picón
El niño perdido y hallado en pleno desierto que invita a reflexio...
4
RIVELAZIONE
Maria Paola Daud
La Virgen que se apareció en Roma, revelándose a un adventista
5
ALICE BATTENBERG
Adriana Bello
La monja de la realeza
6
SANDOKAN
Inma Álvarez
La verdadera historia de Sandokán: era español y obispo
7
SATAN SHOES
Adriana Bello
Las zapatillas de Satanás no son un juego
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.