Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 22 enero |
San Vicente Mártir
home iconActualidad
line break icon

¿Conoces el rostro concreto del Niño Jesús durante la Navidad en Venezuela?

VENEZUELA

Twitter | @WAHM2

Ramón Antonio Pérez - publicado el 30/12/20

“Nunca pensé vivir esto en Navidad”, dice el misionero eudista luego de conocer la conmovedora historia de cinco niños en un barrio de Caracas. El hombre pide ayuda en las redes sociales, porque ellos son el rostro concreto del Niño Jesús en la Venezuela de estos tiempos

La Navidad recuerda que no se puede vivir sin brindarles amor y ternura a los más frágiles y necesitados: a los niños. Muchas personas afianzadas en la fe que enseña a Dios hecho hombre en el Niño Jesús, emprenden obras de caridad que jamás hubiesen imaginado. Es la reciente experiencia de Wilmer Hidalgo, un misionero laico vinculado a la Congregación de Jesús y María (mejor conocidos como Padres Eudistas) en Venezuela.

Este 24 de diciembre, Wilmer, quien en las redes sociales se hace llamar “Tucusito” y se define como “católico, esposo y papá”, tuvo un intenso “cara a cara” con el Niño Dios, encarnado en la realidad de Venezuela. “Una linda nena de 9 meses, con talla y peso de un bebé de un mes. Cara somnolienta. Solo 4 kilogramos”, fue la breve y elocuente descripción que hizo de la frágil niña que visitó junto a otros misioneros eudistas.

Son cinco niños huérfanos que están al cuidado de la “hermanita mayor” de apenas 12 años. Aunque viven junto a sus abuelos en un barrio pobre al este de Caracas, en las “Minas de Baruta”, su historia no ha dejado de tocar a muchas personas.

Wilmer fue contactado desde Aleteia y reafirma cada uno de los párrafos publicados en Twitter con la inquietante historia. Su llamado es urgente: *“¡Ayúdenos a salvar a esta bebé!” que es como decir: “¡Salvemos a todos estos niños venezolanos!”*

VENEZUELA
Cortesía

Es historia real, esto no es cuento

“Ayer 24 de diciembre (2020) con una amiga y un seminarista, acompañamos al padre Franklin Echenique (…) a llevar unas donaciones a una comunidad en la zona de las Minas de Baruta”, escribió inicialmente en la cuenta @WAHM28. “*No tenía ni la menor idea de lo que viviría*”, adelanta en su primer hilo. Al llegar los esperaban Yeraldine Álvarez una conocida colaboradora de la zona y de la iglesia; su hermana y otras personas.

Tucusito explica que sus acompañantes tenían varias bolsas con donaciones que llevarían a esa comunidad. “Bajamos las que traíamos y se unieron ambos”. La hermana de “Yeral” se quedó en la carretera cuidando las donaciones. “Nosotros bajamos en el vehículo a su casa, dejamos carros, teléfonos, carteras. Esas cosas que creemos son de valor”, narró.

“*Al llegar organizamos y distribuimos la carga entre los seis. Observé cinco regalos, envueltos delicadamente, pensé eran muy pocos para una comunidad*”, pensó Wilmer.

VENEZUELA
Cortesía

La barriada de esta historia

Hidalgo describe el apiñado barrio caraqueño donde vivió su experiencia de Navidad. Eran las 11 de la mañana y el grupo tomó una calle que se hacía “cada vez más estrecha”.

“Bajamos y había mucha gente, carros, motos, música a alto volumen, barberías mínimas, los barberos full de trabajo y la gente preparándose para el 24D. Ya algunos estaban celebrando”, dice con algo de sorpresa el tuitero y misionero eudista.

“Abajo nos esperaba una señora muy alegre. Se notó enseguida cuánto amor tenía con el padre Franklin. Salimos de la calle y entramos a una escalera angosta, sin sol”, añade.

“Subíamos, cruzábamos, ya éramos siete personas, parábamos, descansamos. Los que bajaban, debían esperar que le diéramos paso. Muchas rejas a los lados de la escalera, daban seguridad a las pocas casas de cada vereda. Bajamos y subimos, hasta que la señora llama a una persona”.

Niña de nueve meses y solo 4 kilogramos

Luego, un niño de ocho años, aproximadamente, abre la reja y los guía a la última casa de esa vereda, donde los esperan dos señoras y un señor. “Una casa limpia y linda. Nos ofrecen agua, hacer un juguito. La señora nos presenta y nos reciben con mucho cariño”. “*Luego le presentan al padre cinco niños*”, ratifica uno de los hilos publicados.

“*La menor es una linda nena de 9 meses, con talla y peso de un bebé de un mes. Cara somnolienta. Solo 4 kilogramos*. La niña mayor de 12 años. Cuando llegamos cargaba a la bebé con una habilidad de madre experta. El padre Franklin habla con cada niño”.

El sacerdote eudista toma a la bebé en sus brazos y la acuna; le habla, le canta y eleva una oración por ella. “*Le canta, le ora*”, enfatiza Tucusito quien para ese instante ya tenía un nudo en la garganta. “*Bendice a cada niño por su nombre, pregunta edades. Pide los regalos que traíamos y le entrega a cada niño un regalo”*.

Tucusito confirmó a Aleteia algo que le llamó la atención en aquella visita: “*No hay alegría en sus rostros*”. Eran rostros tristes o fríos. Tal vez, como la mayoría de los niños venezolanos.

“Luego el Padre se detiene, se levanta, pregunta el nombre de la mamá de los niños y dirige una oración por su descanso eterno”. “La madre de los niños falleció hace un mes”, acotó en posterior conversación con Aleteia, Yeraldine Álvarez, también contactada…

Pregunta el nombre del niño que falleció (con parálisis infantil en abril pasado) y realiza otra oración para su descanso eterno. “*Luego hace un responso por sus almas. Mi silencio ahoga mi llanto”*, dice Wilmer en la conmovedora historia.

El sacerdote pide a la abuela agua bendita, pero “no hay en casa”. La que llevaron, se quedó en la casa de las hermanas que los recibieron al llegar al barrio. “Pide agua natural, la bendice, ora y bendice el hogar, la familia, la estructura, las paredes y a cada miembro de la familia y a todos los presentes”, amplía Tucusito.

Conmovido con la experiencia

Tucusito cae en cuenta de que las bolsas de comida son todas para la abuela. “*Nunca pensé vivir esto y menos un 24 de diciembre*. La señora que nos dirigió a la casa, le pide al padre, y a la niña, a la hermanita mayor, que conversen, que se desahogue, que suelte lo que siente. Se separan del grupo y hablan”. Ya tiene una idea de lo que ocurre a esta familia.

“Pensé que llevaríamos regalos a una comunidad, no fue así. *Todos se despiden, me quedo de último y le doy a la niña, la hermana mayor, un abrazo fuerte e infinito. Le digo que la volveré a ver*”, escribe. La experiencia le reafirma un mayor compromiso.

“Al salir no noté escaleras, subidas ni bajadas, no sentía bulla ni gente. No noté barberías, ni carros, ni motos, no escuchaba música. Era solo yo y mi pensamiento. No sabía qué hacer, pero algo tenía que hacer. Pedí a Dios discernir cómo ayudarles”, dice.

“Toda la tarde tuve un fuerte dolor de cabeza, en la noche, después de la misa, le comento al padre (Franklin Echenique) mi idea y me dijo que lo haga”. Luego llamó a Yeraldine y estuvo de acuerdo. Más tarde escribió en Twitter en búsqueda de ayuda para estos niños.

¿Cómo ayudar a este Niño Jesús?

“No tengo experiencia en esto, pero estoy a la orden. Cualquier sugerencia, será bienvenida”. Indica que para poder ayudar a estos niños necesitan: pediatras, nutricionistas, psicólogo infantil, proteínas de alta calidad, medicinas, vitaminas, ropa, zapatos, pañales, juguetes, comida, aseo personal, toallas, lencería, cobijas….

En este momento, la abuela está con los niños en Los Valles del Tuy (estado Miranda), visitando unos familiares por el fin de año y regresarán en enero. “Esta información me la da Yeraldine que es la activista en la comunidad. Por ahora estoy a la orden para recolectar”, explica a Aleteia. “Estaré actualizando cualquier información por esta vía”.

“Mi disponibilidad sería llevar a la familia donde sea necesario o a cualquier institución o fundación que les pueda ayudar o si algún profesional o activista social quiere conocer de primera mano”. De momento no publicará fotos, pero dice que serán Yeraldine y la Congregación de Jesús y María, a través del padre Franklin (Echenique) los contactos formales, que darán la información a quien lo requiera.

“¡*Ayúdenos a salvar a esta bebé!*” ruega Tucusito en su cuenta de Twitter @WAHM28*  Allí también espera ser contactado para dirigir el apoyo necesario hacia estos niños venezolanos que, una vez más y de forma concreta, hablan del Niño Dios encarnado en la Navidad.

Tags:
navidadvenezuela
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Rodrigo Houdin
Sacerdote tras la explosión: “Estoy atrapado en el quinto piso, r...
2
CHRISTIAN TOMBSTONE
Francisco Vêneto
Encuentran en Israel una losa de 1.400 años con una inscripción m...
3
MARTIN LUTHER KING
Jorge Graña
¿Sabías que Martin Luther King apreciaba mucho el Rosario?
4
TudoSobreMinhaMae.com
Cómo desarmar el berrinche de tu hijo con una pregunta
5
LIBBY OSGOOD
Sandra Ferrer
Libby Osgood, la científica de la NASA que se hizo monja católica
6
AGUILAR
Alvaro Real
España: ¿Por qué retiran una cruz de la puerta de este convento?
7
COUPLE
Orfa Astorga
¿Qué hacen los matrimonios que quieren seguir queriéndose?
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.