Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 03 agosto |
San Eufronio de Autun
home iconHistorias que inspiran
line break icon

Me acabo de separar. ¿Cómo voy a vivir esta Navidad?

LOVE

Public Domain

Claudia Soberón - publicado el 14/12/20

Jesús nacerá en mi hogar, le abriré la puerta y comeremos juntos.

Con la llegada de la pandemia por Covid-19 que ha sacudido, se ha llevado y ha perjudicado a millones de personas en todo el mundo, también aconteció algo que jamás me habría esperado: me he separado de mi marido.

Fueron meses durísimos y largos; de dolor y desasosiego, miedo, incertidumbre, tristeza y todo lo que se puede uno imaginar. Sobre todo cuando has imaginado tu vida con una persona, a quien le dijiste «sí» para siempre y con quien tienes una hija.

Corazón de Jesús

La vida no siempre es lo que queremos, y por más que luchemos, hay cosas que parece que ya no se pueden resolver. Habiendo caído en esta cuenta, hice algo que me salvó la vida: hundí mis manos en el corazón de Jesús. Literalmente me imaginé a mí misma colocando mis manos en su corazón. Y han estado hundidas en Él desde entonces. Le entregué toda mi vida, mis dolores y angustias, el camino de mi vida y sobre todo, lo que estaba viviendo.

Así, como me acabo de separar me pregunto: ¿cómo voy a vivir esta Navidad? Con paz, agradeciendo la existencia y sintiéndome digna ante mí misma y ante Él. Y esta vez voy a dejar que sea Jesús bebé quien hunda sus manitas en mi corazón pues Él hace nuevas todas las cosas. Especialmente a las personas rotas el Niño Jesús les devuelve la dignidad, la esperanza y la paz.

Aquí estoy … Lo que quieras

La oración, la compañía, el cariño y los consejos a distancia de enormes amigos y familia también me salvaron de una depresión y de un callejón sin salida. Tras el confinamiento renací como no habría podido imaginar. En la primera oportunidad que tuve me fui a una ermita a hacer soledad y silencio y al llegar le dije: «Aquí estoy… Lo que quieras».

Jamás llegó la depresión y ni esa vorágine de dolor que pensé que surgiría después de la tensión por la separación. ¡Ya había sufrido bastante! Puedo decir con certeza: «El Señor es mi pastor; nada me puede faltar.»(Salmo 23)

La esencia de la Navidad

Al acercarse la Navidad, tampoco vivo con angustia el qué voy a hacer. Es difícil hacer planes con la familia dada la situación actual, así que con una paz desconcertante, porque jamás pensé que la tendría de esta manera, me dije a mí misma que pasaría la Navidad en presencia de la esencia de mi vida: Jesús. Porque aquel que una vez más salva mi vida, lo hace cada día y lo sé.

Entonces, ¿por qué he de tener angustia por no hacer una gran fiesta, por no poder encontrarme con la gente que quiero? Es verdad que han sido tiempos duros para todos, y deseamos vivamente reunirnos y abrazarnos. Ya lo haremos, estoy segura. Sin embargo, yo viviré esta Navidad como una oportunidad para abrazar a Quien con frecuencia dejo de lado en mi día a día, a Quien realmente celebra años, a Quien hace de mi vida la mejor.

Yo voy a celebrar Navidad con alegría y paz en el corazón, de saberme tan querida por la gente amiga e hija de Dios. Sin vergüenza y sin temor.

Si tú no puedes pasar esta Navidad con la gente que más quieres, si has sufrido una pérdida irreparable, tómalo como una oportunidad para renovarte por dentro, para recuperar la esperanza y la confianza en ti.

Acoge esta Navidad al Amor vivo, presente, encarnado y date a Él. Ama a quien puedas, perdona a quien lo necesite, – empezando por ti mismo -. Recuerda que no cargamos solos nuestros dolores y penas; basta solo abrir los ojos del interior.

Y por favor, no te sientas solo, no lo estás, nunca. Incluso si no puedes dejar ir la tristeza, acepta tus lágrimas con paz en el corazón. Somos seres humanos limitados y nos solemos equivocar. La dignidad no la dan nuestras acciones correctas o incorrectas, sino la intención sincera de nuestro corazón y nuestra opción por el amor; ahí encuentras reconciliación y perdón. Ahí puedes, con la frente en alto, mirarte con misericordia.

Volver a nacer

Pero no todo son rosas y sonrisas. Bien sabemos que una separación es una ruptura del corazón, del alma y de los sueños que requiere aprender a mirar con otros ojos, sí. Hay heridas que aunque un día se volverán cicatrices, aún duelen.

Por el momento, con esas llagas aún abiertas, también aprovecharé para pedirme perdón y para perdonar a quien me ha herido, para aceptarme tal como soy, para volver a encontrar la belleza que hay en mí – aún perdida por la inseguridad de estos años -, para abrazar mi existencia y bendecir a Quien me la ha dado.

Esta Navidad quiero desprenderme del pasado que pesa, acoger el presente que me sonríe y abrir los brazos al futuro que me espera. Voy a pedirle al Niño Jesús que en lugar de regalos me conceda el don de mirar con sus ojos para poder contemplarlo todo de una forma nueva y reparadora.

Jesús nacerá en mi hogar esta Navidad. Le abriré la puerta y comeremos juntos. Sé que se quedará para siempre, por eso le pediré que me siga fortaleciendo por dentro y que nuestra amistad no deje de crecer. Que no cese de dar gracias por los amigos que tengo, que me permita darme a ellos incondicionalmente y que pueda seguir aprendiendo a ser como Él. Solo así podré empezar mi vida de nuevo, esa que deseo de verdad con tanta intensidad, una vez más.

Hace años te dije , y muchas cosas han pasado desde entonces; caídas, errores, alegrías, todo aquello que vivo como ser humano. Hoy – a sabiendas de que me volveré a equivocar, que volveré a reír y a llorar -, sintiéndote no temo y te vuelvo a decir con confianza: .

¡Muy feliz Navidad!


OWL, HEAD, BROWN

Te puede interesar:
¿En qué o en quién puedo poner la esperanza de mi vida?

Tags:
divorcioesperanzanavidadseparación
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
JAIRO
Esteban Pittaro
La última canción de Jairo a su esposa, fallecida tras 50 años de...
2
MADELEINE PAULIAC
Sandra Ferrer
La doctora que ayudó a dar a luz a unas monjas violadas
3
Redacción de Aleteia
Un sacerdote católico acompañó a Lady Di la madrugada de su muert...
4
KEVIN CORDON
Pablo Cesio
Kevin Cordón, el deportista que entrenó en el salón de una iglesi...
5
Aleteia Brasil
Los 3 tipos de humildad según san Ignacio de Loyola
6
knoNap
Giovanna Binci
KnoNap: Tras una dura experiencia, Danya crea un pañuelo anti-vio...
7
HIDILYN DIAZ
Cerith Gardiner
Atleta filipina comparte con todo el mundo su Medalla Milagrosa t...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.