Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 21 octubre |
Santa Laura Montoya
Aleteia logo
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Soy el centro del mundo? Por qué es mejor vivir sin pretensiones

ARROGANT, CHILD, CROWN

Yuliia D | Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 13/12/20

Es sólo mi vanidad la que me lleva a querer ser más de lo que soy y al final lo único que importa son las cosas sencillas de la vida

A menudo quiero ser yo el centro, quiero ser yo Jesús, el más valioso. Y dejo de vivir con humildad. La vanidad entonces me aleja de Dios. Porque me creo yo tan importante como Dios.

No soy yo el que brilla, es Cristo quien brilla en mí. No quiero olvidar que sin Él yo no soy nada.

Este domingo de nuevo Juan el Bautista es el protagonista:

«Hubo un hombre, enviado por Dios: se llamaba Juan. Este vino para un testimonio, para dar testimonio de la luz, para que todos creyeran por él. No era él la luz, sino quien debía dar testimonio de la luz».

Él no es la luz como tampoco es la Palabra. Es sólo testimonio de la luz y voz que hace audible la Palabra. No está en el centro, es sólo el camino que me lleva al centro, a Dios, a lo importante. Lo demás es accesorio, secundario.

Solo la voz

JOHN THE BAPTIST
Guido Reni | Public Domain

Quien encuentra a Juan se encuentra con el amor de Dios. Pero él es sólo el camino, aquel que conduce al que importa. Me gusta esa capacidad de dar testimonio, y hacer presente a Dios entre los hombres. Así es Juan. Muestra el amor de Dios a los que lo siguen.

Y el testimonio de Juan es claro:

«Y este fue el testimonio de Juan, cuando los judíos enviaron donde él desde Jerusalén sacerdotes y levitas a preguntarle: – ¿Quién eres tú? El confesó, y no negó; confesó: – Yo no soy el Cristo. Y le preguntaron: – ¿Qué, pues? ¿Eres tú Elías? El dijo: – No lo soy. – ¿Eres tú el profeta? Respondió: – No. Entonces le dijeron: – ¿Quién eres, pues, para que demos respuesta a los que nos han enviado? ¿Qué dices de ti mismo? Dijo él: – Yo soy voz del que clama en el desierto: – Rectificad el camino del Señor, como dijo el profeta Isaías».

Él sólo es la voz, es el que prepara el camino al Señor, el que anuncia su Palabra y su presencia entre los hombres. Me gusta la actitud de Juan. ¿Quién es él? Sólo la voz.

Pretendiendo destacar

Con frecuencia me hacen la misma pregunta: – ¿Quién soy yo? Y no tengo tan clara la respuesta como Juan. Tiemblo porque quiero ser más importante, más valioso y no lo soy. Porque quiero que vean mi poder y valoren mi grandeza.

¿Quién soy yo? ¿Quién dice la gente que soy yo? Muchas de las cosas que hago y pienso son vanidad. Pasan y se pierden en el umbral de los tiempos. Desaparecen sin que pueda hacer nada para salvarlo.

KOBIETA ZE WSCHODU
Shutterstock

Y yo me empeño en ser la Palabra que libere, que salve, que eleve. Soy sólo esa pobre voz que clama en el desierto. Me gustaría tener siempre esa actitud, más aún en este Adviento. Un grito, una voz que se eleva queriendo ser escuchada.

En el desierto nadie escucha. Tampoco a mí me escuchan muchos. Pienso en ocasiones que tengo algo importante que decir, que gritar, que escribir. Y me equivoco.

De la vanidad a lo pequeño

Es sólo mi vanidad la que me lleva a querer ser más de lo que soy y al final lo único que importa son las cosas sencillas de la vida. El amor de un niño, el abrazo de los que se aman, un te quiero, un gracias, un lo siento, un perdóname.

Un secreto bien guardado, un cielo raso con sol y frío, unas bolas de colores en la Navidad, una comida tranquila para celebrar la vida.

Una música que despierta melodías dentro de mi alma, un silencio que me llena de esperanza, una mañana que se abre por encima de las nubes, un reencuentro después de mucho tiempo, un perdón que yo doy o recibo, todo cuenta.

YOUNG MOTHER, LITTLE KID,
dekazigzag | Shutterstock

Y yo pierdo el tiempo con frecuencia preocupado de cosas poco importantes. Sólo soy la voz, y el reflejo de una luz poderosa que se esconde dentro de mi piel tan frágil.

Y mis palabras que pretenden ponerle voz a mil gritos callados dentro de mi alma. Y mis gestos que pretenden en su torpeza ser más elocuentes que todas mis palabras.

Humildad mejor que exigencias

Me gusta esa actitud de Juan porque no quiere mejorar su lugar, no pretende tener un camino nuevo que le dé alegrías. No busca que le sigan los discípulos y calmen su sed de ser amado.

Me gusta esa mirada pobre, y libre al mismo tiempo. Podrá morir en una cárcel, sin despedidas, sin halagos, sin reconocimiento público. Está preparado a morir como una voz que se apaga suavemente después de haber sido atronadora en el desierto. Ahora ya está cumplida su misión y podrá irse en paz a descansar, entregará la vida.

Esa humildad del hombre del desierto, del hombre que no vive de las apariencias, me impresiona. Me gustaría parecerme más a él. Quisiera no buscar los primeros puestos, ni querer que no se olviden de mí.

Le pido a Jesús en este Adviento que me enseñe a vivir como Juan, despreocupado, libre, apasionado por la vida, haciendo lo que me toca en cada momento sin grandes pretensiones.


WOMAN PRAYING,CHURCH PEWS

Te puede interesar:
12 pasos para obtener algo de la humildad que necesita el mundo

Dios es quien lo logra

Es difícil, lo sé, sólo puede ser obra de Dios en mí si rompe mi orgullo y acalla mi vanidad y mi engreimiento. Puede hacerlo, puede cambiarme.

Hoy su figura imponente se me vuelve pequeña como la de un niño sencillo y abandonado en el camino. Un niño que sabe muy bien quién es y a qué ha venido.

Me gusta esa mirada suya sobre su vida. En el silencio del desierto descubre esa misión oculta y escondida. Así viviría Juan su vida, entregándolo todo y no queriendo hacerlo todo bien.

Sólo una cosa le pedía Jesús: Ser su testigo, ser su voz que pide que escuchen al Señor, ser el que prepara el camino para luego morir por un capricho, olvidado y sin gloria.

También Jesús acabará solo en el madero. Olvidado por muchos, rechazado por otros. Así quiero vivir yo, sin pretensiones.

Tags:
humildadvanidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Aleteia Brasil
¡Cuidado con las oraciones de sanación y liberación!
2
VENEZUELA
Ramón Antonio Pérez
Cuando la vida surge del atroz abuso a joven discapacitada
3
Francisco Vêneto
Los pasajeros aplauden a los pilotos después de un vuelo de 36 ho...
4
Ary Waldir Ramos Díaz
Un niño le da una lección al Papa Francisco en plena audiencia ge...
5
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa a los poderosos: “Quiero pedirles en nombre de Dios…”
6
newborn
Mathilde De Robien
15 nombres de niña cuyo significado conecta con Dios
7
Felipe Aquino
¿Hay pecados tan graves que no puedan ser perdonados?
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.