Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 07 diciembre |
San Ambrosio
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Una guía para hacer una adoración al Niño Jesús

JEZUS W ŻŁÓBKU

Shutterstock

Patricia Navas - publicado el 07/12/20

Oración para rezar en Navidad en soledad, en familia o en grupo al Hijo de Dios hecho hombre

La Navidad es un tiempo perfecto para adorar al Niño Jesús, como hicieron, cuando nació en Belén, María y José, los ángeles, los pastores y los Magos de Oriente.

Para hacer una buena oración, por tu parte solo necesitas tu disposición, pero puede ayudarte encender una vela y colocarla junto a una figurita del Niño Jesús, que quede en el centro de atención.

La postura corporal idónea para adorar es arrodillarse, aunque debes encontrar la que mejor te ayude a ti a encontrarte con la Divinidad que sale a tu encuentro.




Te puede interesar:
¿Cuál es la mejor postura del cuerpo para rezar?

A continuación intenta hacer silencio, exterior e interior. Respirar hondo ayuda a algunas personas a relajarse. Toma conciencia de que tu Creador te está mirando con complacencia.

Si vienen a tu mente pensamientos y preocupaciones en este momento, acógelas y ofréceselas a Dios mientras le pides poder tener un rato de calma y de verdadera adoración.

Puedes cerrar los ojos y darte unos minutos para imaginarte presenciando aquella primera Navidad en la que Dios se hizo hombre.

Después quizá te ayude a ambientarte cantar o escuchar un villancico o una música reposada, por ejemplo Noche de paz.

Mira al Niño Jesús

Ahora contempla la figurita de Jesús y deja que te inspire libremente pensamientos, preguntas, sentimientos… Sus ojos, su pelo, sus manitas, su pequeño cuerpo, las chocantes circunstancias de su nacimiento,… ¿qué te dicen?

DZIECIĄTKO JEZUS, WARSZAWA SŁUŻEW
fot. Kamil Szumotalski

Háblale espontáneamente. Y cuando lo consideres oportuno, puedes rezar esta oración de adoración al Niño Jesús:

Pequeño Niño Jesús:
Aunque es de noche
y hay tanta pobreza en este lugar,
puedo reconocer que eres Dios
y quiero tomarte en mis brazos,
abrazarte y acogerte en mi corazón.

He intentado preparártelo
y te lo ofrezco como cálido refugio,
desearía que te sintieras a gusto en él
y te quedaras para siempre.

Cuánto agradecimiento siento
por tu madre, María,
y por todos los que de alguna manera
prepararon tu venida.

Intentaré amarte cada día,
servirte en lo que necesites
como frágil ser humano,
con ternura y abnegación.

Hasta que seas Tú quien me bendigas,
me guíes y me rescates.
En ti pongo toda mi fe
y de rodillas te adoro con todo mi ser.

Tú, pequeño Jesús, mi Dios,
eres la luz que ilumina el mundo,
la esperanza que alegra mi alma,
el Camino, la Verdad y la Vida.

Puedes acabar tu oración con un sencillo gesto, como besar al Niño Jesús, acercar su figurita a tu frente o a tu corazón o hacer con ella una señal de la cruz como si le pidieras que bendiga al mundo con su presencia.


enfant devant crèche de noel

Te puede interesar:
Navidad sin Misa del Gallo

Tags:
adoracionnavidadniño jesúsoración
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.