Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 26 octubre |
San Witta (Albino) de Bürberg
Aleteia logo
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Qué es convertirse? Ser realmente quien soy

JOY

Borisevich Sergei | Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 06/12/20

Convertirme tiene que ver con liberarme, no con hacerlo todo perfecto

Hoy el protagonista es Juan el Bautista. Ese hombre que encontró en el desierto su camino, su vocación verdadera. Hoy clama con voz fuerte en el desierto:

«Voz del que clama en el desierto: – Preparad el camino del Señor, enderezad sus sendas. Apareció Juan bautizando en el desierto, proclamando un bautismo de conversión para perdón de los pecados. Acudía a él gente de toda la región de Judea y todos los de Jerusalén, y eran bautizados por él en el río Jordán, confesando sus pecados. Juan llevaba un vestido de pie de camello; y se alimentaba de langostas y miel silvestre».

Un hombre austero, pobre, sincero. Un hombre de una pieza, sencillo y libre. No tenía nada que defender, nada que ocultar. No había nada que no quisiera perder.

Es un hombre íntegro que invita a la conversión. Sólo quiere que los demás confiesen sus pecados, se conviertan, cambien de vida. Esta va a ser su misión.

La condición para seguirlo a él como discípulos es dejar de pecar. Es necesario que cambien, que muestren una inocencia que antes no tenían. Es el camino de Juan.


ST JOHN

Te puede interesar:
San Juan Bautista, el precursor de Jesucristo

Juan prepara el camino

JOHN THE BAPTIST
Guido Reni | Public Domain

Jesús, cuando descubre su propia misión, verá que no es el mismo camino que el del Bautista. Jesús comerá con publicanos y prostitutas antes de que se conviertan. Ama a las personas antes de que cambien.

Luego su amor, muchas veces (no siempre) logrará que cambien. Pero antes las acepta en su pecado, come con ellas asumiendo su fragilidad.

No pone como condición el cambio previo, más bien será el cambio la consecuencia de una relación nueva de amor que han comenzado.

Juan prepara el camino y Jesús, cuando sepa qué formas son las suyas, emprenderá su propia evangelización, proclamará la buena nueva. Juan grita en el desierto, porque quiere que suceda lo mismo que decía el profeta:

«Que todo valle sea elevado, y todo monte y cerro rebajado; vuélvase lo escabroso llano, y las breñas planicie».

Dios hace posible el cambio

El camino se abre para poder acoger a Jesús. Este domingo me invita Juan a cambiar, a mejorar, a allanar mis montes y elevar mis valles.

Vivo rodeado de montañas, como en un valle. Y me parece imposible que esos montes puedan ser allanados.

Un Dios todopoderoso puede bajar con su poder y hacer desaparecer esas montañas tan escarpadas que alegran mi vista. Sólo Él con su fuerza puede allanar montañas inmensas.

Stefano Unterhiner/National Geographic

Así pienso que es en mi vida. Conozco muy bien las montañas que forman mis pecados. Y he visto la hondura de mis valles de dejadez y pereza.

Y sé que yo solo no puedo acabar con lo escarpado, ni liberar mi alma enferma de su pecado. Yo no puedo.

Yo tengo que querer cambiar

Pero sé que lo que me pide hoy Jesús es que me ponga en camino, que desee cambiar, que acepte que no puedo seguir como siempre, que comprenda que muchas de las cosas que no me resultan en el corazón son parte de mi esclavitud, de mi pobreza.

Y sólo ese Jesús que se hace carne y acampa en mi vida puede hacer posible en mí el milagro de la conversión.

Por eso en este segundo domingo, en esta segunda vela, me postro ante Jesús para decirle que quiero que me cambie por dentro, para ser mejor persona, más suyo, más trasparente, más niño. Decía Víctor Hugo:

«He dejado de ser lo que a otros agrada para convertirme en lo que a mí me agrada ser, he dejado de buscar la aceptación de los demás para aceptarme a mí mismo, he dejado tras de mí los espejos mentirosos que engañan sin piedad».

Para ser yo mismo

WOMAN
Noval Goya - Public domain

Creo que la conversión supone eliminar todo aquello que es mentira en mi corazón, todo lo falso, todo el maquillaje, todo lo aparente.

Quisiera mostrarme ante los demás en mi verdad, tal como soy. Sin miedo al juicio o al rechazo. ¡Cuánto me cuesta emprender ese camino!

Me escondo detrás de una máscara de aparente perfección, detrás de unas montañas que ocultan mi desnudez, detrás de unos valles en los que me protejo de miradas intrusas.

Convertirme tiene que ver con liberarme, no con hacerlo todo perfecto. Tiene que ver con volver a ese lugar en mi alma en el que soy yo mismo, yo de verdad, sin tapujos ni falsas imágenes.

Recuperar las batallas perdidas. E iniciar los caminos antiguos que vuelven a ser nuevos. Y ser yo de nuevo, sin tantas falsas apariencias que se me han pegado a la piel tratando de encantar al mundo.


RELACJA

Te puede interesar:
¿Vale la pena ser sincero en las relaciones?

Adviento: un inicio

Quiero ser libre de pretensiones, de gustos enfermizos, de apegos insanos. Quiero emprender en este Adviento este camino de conversión que saque lo mejor de mí, lo más puro, lo más auténtico.

Dios quiere «que todos lleguen a la conversión» y por eso tiene tanta paciencia conmigo. Y me pregunta el apóstol: «¿Cómo conviene que seáis en vuestra santa conducta y en la piedad, esperando y acelerando la venida del Día de Dios?».

Mi conversión acelera su venida. Cuando allano el camino viene con más facilidad a mi vida, a otras vidas.

Su presencia se hace más visible si mi vida es más concorde con su misericordia, con su generosidad. Si me parezco a Él será más visible su rostro en mí.

Es la conversión que necesito: que mi corazón se abra a su presencia, que mi vida se deje modelar en sus manos. Me resisto tan a menudo al cambio… No quiero cambiar nada.

Me resisto al más mínimo cambio en mis rutinas, en mis hábitos a veces tan perezosos. No estoy abierto a lo nuevo y no quiero tampoco permitir que mi primer amor brille con fuerza.

Convertirse es dejar que el fuego del primer amor caliente de nuevo mi alma. Esa es la conversión que Dios espera de mí. Un sí valiente, enamorado, apasionado, que me ponga en camino hacia Él.

Tags:
advientocambioconversion
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa cuenta que vio un milagro por intercesión de la Virgen de...
2
QUIÑONEZ
Pablo Cesio
Álex Quiñónez, una muerte cargada de violencia que vuelve a enlut...
3
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lectores en la misa
4
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
5
Aleteia Brasil
¡Cuidado con las oraciones de sanación y liberación!
6
newborn
Mathilde De Robien
15 nombres de niña cuyo significado conecta con Dios
7
EUCHARIST
Philip Kosloski
Esta hostia eucarística fue filmada sangrando y latiendo como un ...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.