Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 31 julio |
San Ignacio de Loyola
home iconEspiritualidad
line break icon

Adviento: ¿Estás atento a lo que viene?

BLONDE WOMAN,

Dodokat | Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 29/11/20

Me asustan el sueño, los despistes, mi falta de atención, me descentro y pierdo el norte...

En el primer domingo de Adviento Jesús me invita a despertar y estar atento:

«Mirad, vigilad: pues no sabéis cuándo es el momento. Velad entonces, pues no sabéis cuándo vendrá el dueño de la casa, si al atardecer, o a medianoche, o al canto del gallo, o al amanecer; no sea que venga inesperadamente y os encuentre dormidos. Lo que os digo a vosotros lo digo a todos: ¡Velad!».

Me gusta la invitación a permanecer en vela. En realidad me cuesta quedarme en vela esperando. El tiempo se me escapa de las manos y me da miedo.

Me asustan el sueño, los despistes, mi falta de atención. Me descentro y pierdo el norte. No logro estar atento a lo que sucede a mi alrededor. Me gustaría, pero no lo consigo.


whastapp conversation

Te puede interesar:
Muy conectados y muy dispersos

Estoy durmiendo

Me duermo y la vida se me escapa de las manos sin que me dé cuenta. Me duermo y nadie me despierta. Paso de largo y pierdo la hora prevista, establecida por Dios.

PIXABAY

Yo no sé ni el día ni la hora de su venida. A menudo es porque estoy centrado en mis cosas, pienso en lo que deseo, en lo que a mí me interesa. Y dejo de mirar a los lados.

O pienso que tengo toda una vida por delante para hacer el bien. Pero no es cierto, las horas que pasan son oportunidades que se me escapan.

Despertar en Adviento

Quiero llegar a la meta, al cielo, a la eternidad. Quiero jugar bien mis cartas, sin despistarme. Estoy atento. Quiero vivir en presente. Con los ojos bien abiertos y el alma despierta.

Eso es el Adviento. Una oportunidad para despertar como escucho en el salmo:

«Pastor de Israel, escucha, Tú que te sientas sobre querubines, resplandece. Despierta tu poder y ven a salvarnos Dios de los ejércitos, vuélvete: mira desde el cielo, fíjate, ven a visitar tu viña, la cepa que tu diestra plantó, y que Tú hiciste vigorosa».


coroa do advento

Te puede interesar:
¿Qué es el Adviento?

Quiero que Dios venga a mí y me salve en mi indigencia, en mis problemas, en esta pandemia que me llena de amargura. ¿Cuándo acabará todo esto? ¿Cuándo pasará el virus y volverá la normalidad perdida?

Y siento que el tiempo se me ha escapado entre los dedos. Y ahora escucho que tengo que despertar. ¿No tendrá que despertar Dios y venir a hacer algo a este mundo que parece haber abandonado?

Me gustaría que ese Dios al que amo interviniera, hiciera algo. Un milagro, una obra portentosa. Deseo que llegue a mi tienda y me despierte para caminar a mi lado, para recorrer mis pasos de su mano.

Atención permanente

Quiero estar atento para cuando venga, para cuando llegue. Leía un pasaje de santa Teresa de Jesús que habla del sueño, de velar y orar, descansando en el pecho del Señor:

«Nunca te acuestes en la cama soñoliento, sino muy despierto en el deseo del Señor; y, a ejemplo de la esposa, busca a Dios de noche en tu cama. Bienaventurados son los que irán mucho antes del sueño y despertando tornan presto a orar, porque estos, a ejemplo de Elías , comen un poco, y duermen y tornan a comer otro poquito y de esta manera pasan su tiempo cuasi reclinándose después de la cena sobre el pecho del Señor, como los niños sobre el pecho de su madre, donde recibida la leche se duermen, y tórnanse a dormir; y de esta manera, con estos gloriosos intervalos, pasa el tiempo del dormir que más se les cuenta por oración que por sueño».

Velar y orar. Y dormir en el pecho de Jesús. Descansar en la mirada de Dios. Estar despierto, con las ventanas del alma que se abren al cielo.


EUTHANASIA

Te puede interesar:
¿Has velado alguna vez?

Lo que me mantiene despierto

No es mi sueño ese sueño culposo que me aleja de la vida, de los hombres, del amor. Porque quiero despertar al amor y que mi amor despierte al saberme amado.

Shutterstock

Decía el padre José Kentenich: «Nuestro instinto de amor se despierta de la forma más rápida cuando se sabe, se siente y se cree amado«.

El amor es lo único que puede mantenerme en vela, despierto. Cuando se apaga el amor me invade el sueño. Quiero estar atento al comenzar este Adviento. Amar más, ser más amado.

Ya viene

Dios viene a mi vida, se va a hacer carne de mi carne, me viene a visitar allí donde me encuentro. ¿Dónde lo hará? ¿Cuándo llegará hasta mi tienda? ¿Cómo me manifestará todo su amor?

RUSH
Jacob Lund | Shutterstock

Me gustaría sentir su amor, oler su presencia, saber que está cerca, llegando. Por eso no quiero vivir adormilado, cegado por esas preocupaciones que me quitan con frecuencia la paz, la alegría, la esperanza del momento.

Quiero estar en vela, estar atento para ver dónde quiere Dios que actúe, que me entregue. «Velad», grito en mi corazón, porque viene el Señor a verme, a encontrarse conmigo en medio de mi vida.

Esa actitud de la espera paciente y despierta me gusta. Con la primera vela encendida, entonando cánticos, abrazando la esperanza de una vida nueva.

© MAGDALENA KUCOVA / SHUTTERSTOCK

Y yo le estoy esperando

Tantas noticias llegan a mi corazón, tantos estímulos. Siempre vivo reaccionando. No soy capaz de tomar la iniciativa porque me siento desbordado.

Más que actuar siempre reacciono. Respondo a lo que me piden. Hago lo que me dicen. Contesto a lo que me preguntan. Y así vivo.

LAZY
Shutterstock | RomarioIen

Pero ahora en Adviento Jesús simplemente quiere que esté atento. Sin pretender tener todas las respuestas. Sin intentar responder a todas las expectativas.

Simplemente estoy con mi primera vela encendida. Me mantengo despierto esperando a que llegue Aquel a quien amo.

Esa mirada sobre la vida me emociona. Si siempre estuviera atento a lo que acontece en presente mi vida estaría llena de luz y de esperanza. Eso lo sé. El corazón se calma.

[1] Herbert King, King Nº 2 El Poder del Amor

Tags:
advientoatenciónconcentraciónesperanza
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
KEVIN CORDON
Pablo Cesio
Kevin Cordón, el deportista que entrenó en el salón de una iglesi...
2
Redacción de Aleteia
Un sacerdote católico acompañó a Lady Di la madrugada de su muert...
3
PRO LIFE FLAG PROJECT
Zelda Caldwell
Recién adoptada la bandera internacional pro-vida
4
HIDILYN DIAZ
Cerith Gardiner
Atleta filipina comparte con todo el mundo su Medalla Milagrosa t...
5
PRINCESS DIANA AND MOTHER TERESA
Mathilde De Robien
¿Sabías que la princesa Diana fue enterrada con un rosario?
6
NORWAY
Dolors Massot
La selección de balonmano playa de Noruega ya no quiere usar biki...
7
BECCIU
Ary Waldir Ramos Díaz
Comienza un juicio histórico por corrupción en el Vaticano
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.