Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 16 enero |
San Fulgencio
home iconEspiritualidad
line break icon

3 actitudes para alcanzar la fe y el amor de María

Ines Bazdar | Depositphotos

Luisa Restrepo - publicado el 28/11/20

La gran historia de amor de la Virgen María nos ayuda a vivir la fe desde el corazón, del vacío al asombro y finalmente a la plenitud

Para hablar de la fe se vienen varios nombres a nuestra mente, como el de Abraham, Moisés o José. Pero a veces se nos olvida que una de las personas que más profundamente vivió su fe fue María; más aún, la de María es la más honda historia de amor.

Y es que se habla mucho de sus virtudes, pero poco de la raíz amorosa de todas ellas. Incluso se piensa que el amor de María fue un amor «excepcional», ya que los hombres unimos la idea de amor al apasionamiento romántico:

“Hay predicadores que parecen avergonzarse de hablar del amor de María a José, como si en ello pudiera haber algo turbio. Y hasta prefieren muchos hablar de la «caridad» de María como si todo su amor a Dios se hubiera realizado con una especie de efluvio místico y no con todo su corazón de mujer. Y, sin embargo, no conocemos historia de amor como la de María. Yo pienso incluso que, si tuviera que escribir una «historia del amor», me limitarla a narrar la de María. Y que toda la vida de la Virgen podría contarse perfectamente desde la única clave del amor” (Martín Descalzo).




Te puede interesar:
La Fe De María – Ítala Rodriguez

Por eso quiero hablar hoy, en compañía de Martín Descalzo, sobre 3 actitudes fundamentales para vivir esa fe desde el amor:

1. El vacío

THE CHILDHOOD OF THE VIRGIN
Domaine Public

El amor de María empieza desde un gran vacío. Un vacío de egoísmos, pues la razón por la que los hombres no nos llenamos de amor, es que estamos ya llenos de nosotros mismos:

“María pudo amar mucho y recibir mucho porque toda su infancia y adolescencia fue un permanente vaciarse de sí misma. Vivía a la espera de algo más grande que ella. El centro de su alma estaba fuera de sí misma, por encima de su propia persona. No sabía muy bien lo que esperaba, pero era pura expectación. No solo es que fuera virgen, es que estaba llena de virginidad, de apertura integral de alma y cuerpo. Alguien la llenaría. Ella no tenía más que hacer que mantener bien abiertas sus puertas. Era libre para amar porque era esclava. Podía ser reina, porque era servidora; llena de gracia, porque estaba vacía de caprichos, de falsos sueños, de intereses, de esperanzas humanas. Podía recibir al Amor, porque no se había atiborrado de amorcillos”.

Su amor a José es parte de un gran amor, es parte de un camino misterioso. Con Él vendría una fecundidad mucho mayor que ellos dos. El suyo era un misterio que, más que desbordarles y dejarlos sin nada, les agrandará el alma.


SILENT

Te puede interesar:
Cuando la alegría se vaya y el vacío se quede, Señor ven a visitarme

2. El asombro

Public Domain

A la vida de María llegó un Amor grandioso, uno tan inmenso que ella no hubiera podido (con sus fuerzas de mujer) realizar e incluso soñar. ¿Cómo pudo tanto Amor caberle dentro?

Tenía el cielo en su corazón y en su seno. Su apertura total pudo hacer posible esa paradoja del infinito empequeñecido que la habitaba:

“Y desde entonces su alma, más que llena de amor, lo estaba de vértigo. Toda vocación nos desborda, nos saca de nosotros mismos, tira del alma hacia arriba, nos aboca al riesgo. ¿Cómo no desgarró su alma aquella tan enorme? ¿Cómo pudo soportar ella el tirón de todos los caballos de Dios cabalgándole dentro?”.

En Belén, ese infinito amor se hizo abrazable, abarcable. Lo pudo llamar Hijo. Luego de la maravilla inicial, María supo dar paso al amor gris, al lento y aburrido amor de treinta años sin hogueras.

El paso de los días y los meses quita brillo al amor, pero le regala hondura y verdad. El tiempo -y no el entusiasmo- es la prueba del amor.

María, sin abandonar el asombro, supo recoger un amor auténtico a través de los días y días de labores en silencio, ese amor que no tiene muchas cosas nuevas que decir, pero sí mucho afecto para unir en infinitos minutos de cariño.




Te puede interesar:
Fidelidad: una fe para toda la vida

3. La plenitud

THE MAN OF SORROWS IN THE ARMS OF THE VIRGIN
Hans Memling | Public Domain

Pero tuvo que llegar el momento del desgarramiento. Y es que, antes o después, todo amor se vuelve desconcierto.

No hay amor sin viacrucis. Y María recorrió todas las estaciones. Entrar a oscuras en la penumbra de la fe y pasar luego por los túneles de la desconfianza y de la incertidumbre para llegar a la cruz. ¿Puede decir que ha amado quien jamás ha sufrido por su amor?:

“Por fortuna, ningún dolor es capaz de ahogar una esperanza verdadera. Y en la tarde de todos los sábados se junta al vacío de la soledad la plena luz de la esperanza. El amor es más fuerte que la muerte, cuanto más el Amor. El de María también es inmortal. Y resucitará el domingo en el abrazo total, el amor sin eclipse de la mañana pascual. Porque solo detrás de la muerte el amor está a salvo, definitivamente invencible, vuelto ya solo luz”.
OUR LADY OF FATIMA,SUN
Jeffrey Bruno

Y luego, todavía en ese amor, se dedica a ser madre de todos nosotros. María no se jubiló de la maternidad. Sigue engendrándonos a la vida, a la fe, y mostrándonos el camino perfecto del amor.

Tags:
amorfevirgen maria
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
POPE FRANCIS,ASH WEDNESDAY
Ary Waldir Ramos Díaz
¿Cómo será la imposición de la ceniza en la é...
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preg...
WOMAN
Ary Waldir Ramos Díaz
El papa Francisco autoriza que las mujeres pu...
CHRISTMAS ORNAMENT
Tom Hoopes
Oración para quitar los adornos de Navidad
Catholic Link
¿Eres madrina o padrino? ¿Sabes lo que signif...
MARY AND JOSEPH
Philip Kosloski
Fiesta de los Santos Esposos celebra el matri...
LONELY MAN,BEACH
Redacción de Aleteia
8 grandes santos que tuvieron depresión, pero...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.