Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 08 mayo |
Nuestra Señora de Luján
home iconEstilo de vida
line break icon

¿En qué o en quién puedo poner la esperanza de mi vida?

OWL, HEAD, BROWN

Shutterstock

Dolors Massot - publicado el 25/11/20 - actualizado el 25/11/20

La experiencia nos dice que las cosas materiales no nos dan la felicidad completa. Ni siquiera la da el éxito. ¿Hacia dónde poner la mirada?

“Creer en el futuro, creer en la vida -dice el papa Francisco– es una necesidad primaria del hombre. Es importante que pongamos nuestra confianza en lo que verdaderamente pueda ayudar a vivir y dar sentido a la existencia”.

La esperanza, dice el diccionario, es la «confianza de lograr una cosa o de que se realice algo que se desea».

Y ahí la reflexión nos muestra dos cuestiones importantes:

  1. ¿Qué espero yo?
  2. ¿En quién espero yo para que eso se cumpla?

Qué espero yo

El objetivo de mi esperanza debe ser el que corresponde a mi naturaleza humana, por lo tanto ha de ser algo (alguien) que me vaya a aportar la felicidad que todos los seres humanos anhelamos.

WHEELCHAIR,
Jenny Sturm | Shutterstock
La esperanza va más allá de la situación física en que nos encontremos.

Esperar que tengamos buenos resultados académicos o que el año acabe bien, que gane nuestro equipo favorito o que nos toque la lotería o que podamos comprar ese vehículo que tanta ilusión nos hace, son esperanzas nobles. Pero alcanzarlas no colmaría nuestra felicidad completa.

Por eso hay que preguntarse en qué tengo puesta la esperanza y si eso es suficiente, si me va a colmar cuando lo alcance. ¿Me dará la felicidad completa un viaje de vacaciones? ¿Me la darán las riquezas o un estatus social alto?

Incluso en aspectos espirituales, como el éxito, la preocupación social o la política. ¿Me daría la felicidad conseguir ganar unas elecciones en mi ciudad o mi país y alcanzar el rango de máxima autoridad? Nuestras ambiciones se alimentan con la esperanza, pero también descubrimos que eso no da la felicidad completa.

Las aspiraciones humanas son limitadas y el premio que producen también lo es. Cuántas veces nos ha ocurrido que al disponer de algo que habíamos anhelado parece como que se desinfla y ya perdemos interés por eso: ocurre con un juguete a los niños, y a los mayores nos pasa en situaciones más profundas como la amistad o el amor.

Marina Andrejchenko | SHUTTERSTOCK
Todos tenemos la experiencia de que poner la esperanza en las cosas materiales no satisface completamente. Siempre buscamos más.

Y, sin embargo, todas las personas tenemos esa inquietud, que nos mueve a buscar el horizonte grande de nuestra vida, la felicidad plena.

¿En quién espero que se cumpla mi esperanza?

Ya vemos que para un horizonte tan amplio, poner todas nuestras esperanzas en algo material no es precisamente apostar a caballo ganador. Hemos visto con nuestros propios ojos que lo material no es eterno: un gran edificio puede ser pasto de las llamas o de un desastre natural. Incluso la esperanza de una carrera profesional de éxito puede desvanecerse por un cambio de planes inesperado: una enfermedad, decisiones de otros, una crisis…

Junto a ese tipo de circunstancias, que son reales, no podemos olvidar que existe el paso inexorable del tiempo: envejecer es algo real y no podemos obviarlo. Y es lógico pensar que no siempre dispondremos de las mismas capacidades.

Todo esto nos ha de hacer reflexionar sobre un punto esencial: en quién pongo mi esperanza. ¿Solo confío en mí y en mis propias fuerzas, como quieren hacerme creer muchos libros de autoayuda? ¿Es suficiente esperar en que yo solo -por mi mismo- me construiré la felicidad futura, como pretende la filosofía new age?

MEDYTACJA CHRZEŚCIJAŃSKA
PhotoGranary | Shutterstock
La esperanza auténtica nos abre a la trascendencia, a ese Alguien en quien vale la pena confiar.

La fe hace posible que esa esperanza grande y profunda «apunte» a Dios. La esperanza es la orientación de mi flecha vital. Y hacia Él oriento todo mi ser.

La esperanza del cristiano es la que reúne todas esas esperanzas parciales, humanas y nobles pero insuficientes, y por encima de ellas establece una mayor y que tiene un alcance de otro orden: la felicidad eterna.

La persona cristiana no se conforma con esperanzas de corto alcance. La esperanza del cristiano confía en Dios y en sus promesas. Porque por la fe sabemos que solo Dios puede colmar nuestra ansia de felicidad.

En el encuentro con la samaritana junto al pozo de Sicar, dice Él: «…el que beba del agua que yo le daré, nunca más volverá a tener sed. El agua que yo le daré se convertirá en él en manantial que brotará hasta la Vida eterna.» (Jn 4, 14)

La esperanza, para los bautizados, parte de un hecho con el que muchas veces ya nos hemos encontrado sin buscarlo: el bautismo por el que somos hijos de Dios.  La filiación divina es un regalo sobre el que deberíamos reflexionar más: ¡soy hijo de Dios y ese tesoro lo tengo ya, sin que haya hecho méritos para ganarlo! Es mucho más que cualquier carné de identidad, pasaporte, visado o pase vip que uno alcance en la vida terrena.

HEALTHY
Shutterstock | G-Stock Studio
La confianza en Dios nos da fuerza para afrontar retos apasionantes, aunque sean costosos.

Estar «en la vida de Dios», con la gracia que nos va dando en cada momento, nos ayuda a crecer en la esperanza del cielo. Dice san Pablo en la Carta a los Filipenses:

«Esto no quiere decir que haya alcanzado la meta ni logrado la perfección, pero sigo mi carrera con la esperanza de alcanzarla, habiendo sido yo mismo alcanzado por Cristo Jesús.» (Filip. 3,12)

Es Cristo el que nos da la esperanza. Es un regalo inmerecido y un tesoro que crece con el juego divino y humano (la gracia y nuestra respuesta a ella). Nos reporta alegría, paz, serenidad y una mirada de eternidad ante las cosas que van sucediendo, porque vemos en ellas -aunque haya dolor y sufrimiento- la mano amorosa de Dios que nos conduce a la Casa del Cielo que nos tiene preparada.

En un versículo del salmo 2 hay una cita del tamaño de un tuit que es muy reveladora: «Bien­aven­turados serán los que hayan puesto en Él su confianza». En una traducción muy libre se podría leer como «felices los que habrán confiado en Dios». Y es que la esperanza y la felicidad van unidas.

Tags:
esperanza
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MOTHER OF ALL ASIA
Redacción de Aleteia
Inaugurada en plena pandemia la estatua de María más grande del m...
2
Lorena Moscoso
El mundo se conecta a estos santuarios en mayo para el Rosario
3
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa: El catequista será parte de los ministerios de la Iglesi...
4
SARAH VOSS
Dolors Massot
Las gimnastas alemanas cubren sus piernas contra la sexualización
5
Jesus Colina
¿Milagro en Israel? Marcha de madres cristianas, musulmanas y jud...
6
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
7
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.