Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 24 noviembre |
San Andrés Dung-Lac y 116 compañeros, mártires
home iconEspiritualidad
line break icon

¿La amenaza de la muerte te despierta miedos o fuerzas?

MEXICO

Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 18/11/20

La vida es corta y quiero aprovecharla, amarla y amar en ella

La muerte es la realidad que más me confronta con mis límites humanos.

Deseo vivir, amar para siempre, soñar sin límites, avanzar, caminar, volar, abrazar, esperar, sonreír, llorar, callar, hablar con pasión, confiar, liberar, aceptar, comprender, compadecerme, alabar, agradecer. Y súbitamente la muerte parece poner fin a todo lo importante.

Amancay Maahs CC

Se detiene el tiempo. Se para el reloj en el minuto menos esperado. El calendario deja de avanzar. Y las horas quedan muertas, tendidas sobre el papel.

¿Puedo cambiarlo?

¿Cómo podré hacer para resucitar la muerte, para devolver la vida perdida? ¿Cómo volver a nacer sin haberme perdido nada?

¿Y cómo volver a ese segundo no deseado en el que dejó de latir la vida? ¿Cómo rebobinar hacia el pasado buscando el momento desde el que poder cambiar el futuro y que todo sea diferente y no haya muerte, sólo vida?

MAN, CLOSED EYES
Drop of Light | Shutterstock

Deseo vivir desde que pisé llorando el umbral de mi historia. Y me adentré temeroso tomando decisiones en un camino sin regreso.

Y heme aquí hoy, no importan mis años, sigo hilvanando pasos con la precisión de un cirujano. Un nuevo sí, un nuevo comienzo. Una aventura, un desliz. Una confusión, un acierto.

Pérdidas dolorosas

Y se van cayendo de mi lado personas que pensaba eternas. Desgranando su vida dejaron de poseerla. Y la soledad se adentró en mis entrañas con esa dureza extraña que tiene el dolor de la pérdida.

Y quise devolver la vida al que la había perdido, a quien amaba. No queriendo dejar que se vayan de mi lado los que he amado. Los retengo con fuerza aferrándome a su pérdida.




Te puede interesar:
¿Cómo decir adiós a alguien que quieres, cuando el corazón no quiere soltarle?

No entiendo que la muerte tenga la última palabra. Porque así lo parece en medio de pasos humanos. Cuando el cielo queda lejos, distante. Y yo no quiero perder a quienes amo.

Dejar de ver a quienes me aman. Romper el encuentro, la amistad. Despedir a mi padre, a mi madre. Queda lejos el cielo, o a mí me lo parece.

Duele la distancia y la ausencia no deseada. Mi corazón se rebela. Jesús mismo, cuando dijo que iba a morir, escuchó la voz de Pedro que no deseaba su sufrimiento. Yo tampoco.

Ante la enfermedad cierro los ojos, no quiero la muerte de los que amo. Y tampoco deseo que acabe nada de lo que ahora vivo.

CLOCK
Public Domain

O tal vez sí quiero que pase lo que no comprendo, lo que me cuesta, lo que hoy me duele. Que pase esta pandemia con olor a muerte. Que pase esta crisis que amenaza mi vida.

¿Miedo a la muerte?

La amenaza de la muerte siempre está cerca. Y más que provocarme miedo, despierta todas mis fuerzas.

La vida es corta y quiero aprovecharla. Quiero amarla y amar en ella a todos los que quiero amar. No quiero que el tiempo se me escape sin amor. Lo comenta el padre José Kentenich:

«Es preciso que aprendan a amar. Y si no lo he aprendido, no entenderé absolutamente nada del mundo del amor. Si no se ha despertado en mí el mundo del amor, todo lo que se diga del mismo seguirá siendo para mí un asunto vago y nebuloso. Aquel en quien se haya despertado el mundo del amor entenderá lo que quiere decir: – Quien no ama permanece en la muerte. 1 Jn 3, 14».

El amor es más fuerte que la muerte porque persevera y vive más allá de la despedida final, del último adiós.

HANDS
Marco Verch Professional-(CC BY 2.0)

Me resisto a vivir un amor que dure sólo unos años. Quiero que dure siempre. Que no se acabe nunca el amor que Dios ha sembrado en mi vida desde que comenzó todo.

Cada vez que acaricio la muerte tomo más conciencia de lo importante. Sin tiempo no hay amor. Necesito tiempo para amar, para dejarme amar.


MEXICO

Te puede interesar:
¿Quién dijo miedo? Se puede vivir (y morir) en la esperanza

Amor eterno, sin miedo

El que no ama vive en la muerte. No lo deseo. Quiero vivir, quiero amar para siempre.

No le tengo miedo a la muerte porque Dios me ha prometido la vida, el cielo, el paraíso. Me ha dicho que con Él ya no habrá llanto ni lágrimas.

Todo el dolor será barrido de mi alma y quedará sólo el consuelo del encuentro, del abrazo.

Anton Watman/Shutterstock

Desde ahora

Pero eso será entonces, cuando todo acabe, cuando todo empiece. Y de momento me tomo en serio mis días, mi presente lleno de vida, mi momento en el que elijo el camino que sigo, el camino de la vida.

Y no me pierdo en excusas esperando momentos que no llegan. Pretendiendo amar a otros mientras me busco a mí mismo de forma enfermiza y me pongo por delante de todos.

¿Cuánto aprenderé a amar de verdad, como Dios me ama? ¿Cuándo sabré que habrá merecido la pena todo lo que he hecho?

LOVERS HANDS
Jacob Rank | Unsplash

Pasando por el dolor

Me da miedo el sufrimiento que el amor provoca. Pero no me importa sufrir si es por amor. Si me duele la pérdida es que estoy sano.

Y mi dolor tiene un valor que huele a cielo y eso me vale para seguir soñando, para seguir amando. Aunque me duela dentro.

Aquí algunas sugerencias de la Biblia sobre cómo será el cielo:


CHIHUAHUA

Te puede interesar:
El enfermero que moría de COVID y su mensaje de confianza en Dios

Sólo quiero que Jesús me muestre siempre el camino al cielo. Quiero seguir sus huellas llenas de esperanza. Estoy hecho para la vida que brota de su pecho.

No temo la perdida, no retengo con miedo a quien amo. Lo dejo ir, me estará cuidando mientras camino y luego me estará esperando.

Yo sigo mi camino y simplemente dejo que Dios haga milagros con mis manos y teja sueños eternos con mis dedos.

Tags:
amorcieloeternidadmuerte
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
IOTA
Lucía Chamat
La Virgen que se mantuvo en pie tras el impac...
Aleteia Team
Fotografiaron el martirio de este sacerdote p...
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida ...
Sempre Família
6 hábitos destructores de matrimonios y cómo ...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
VIRGIN OF MERCY
Philip Kosloski
Ponte bajo el manto de la Virgen María con es...
HANDSOME,MAN,DRIVING
Philip Kosloski
10 pequeñas oraciones para cuando pasas frent...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.