Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 26 noviembre |
San Juan Berchmans
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Qué es un místico?

GIRL PRYING CHURCH

P Deliss / GODONG

Julio de la Vega-Hazas - publicado el 16/11/20

Tener a Dios presente en todo momento, y reconocerlo en nuestra alma y nuestra vida -la contemplación- es lo esencial de la mística

La palabra “místico/a” deriva de un término griego que significa “misterio”. Tiene varios significados, y aquí nos limitaremos a mencionar los que tienen que ver con la teología y la vida cristianas.

El Catecismo de la Iglesia Católica incluye esta palabra 25 veces. De ellas, 21 son para designar a la Iglesia como Cuerpo Místico de Cristo.

Con ello se quiere significar una presencia misteriosa e invisible de Cristo en su Iglesia, a la vez que real, hasta poder considerarla como Cuerpo suyo, siendo Cristo mismo su cabeza.

Es interesante considerar que, hasta el siglo XI, la expresión “cuerpo místico” se aplicaba a la Eucaristía –el misterio de la fe por excelencia-, mientras que se hablaba de “presencia real” de Cristo en la Iglesia.

PADRE JOSE LUIS
PadreJoseLuisGS - Facebook

Pero, para dejar clara la presencia real de Cristo en la Eucaristía a raíz de cierta herejía (de Berengario de Tours), permutaron las expresiones.

Se entiende así la íntima asociación de los dos misterios, y el significado original de “místico”. De todas formas, este significado no se aplica a las personas singulares.

Una persona mística

El significado para los individuos se encuentra en un solo punto del Catecismo, el 2014, que figura dentro de un apartado titulado “la santidad cristiana”. Dice así:

“El progreso espiritual tiende a la unión cada vez más íntima con Cristo. Esta unión se llama “mística”, porque participa del misterio de Cristo mediante los sacramentos –“los santos misterios”- y, en Él, del misterio de la Santísima Trinidad. Dios nos llama a todos a esta unión íntima con Él, aunque las gracias especiales o los signos extraordinarios de esta vida mística sean concedidos solamente a algunos para manifestar así el don gratuito hecho a todos”.

En un sentido parecido, bastantes tratados de vida cristiana, teniendo en cuenta que en ella confluye el esfuerzo humano con el don divino, llamaban “ascética” a lo primero, y “mística” a lo segundo.

Todo esto apunta a lo que designa esta intimidad y familiaridad con Cristo –o, si se prefiere, con el Dios Trino a través de Cristo-: contemplación.

El Catecismo, en el punto citado, aclara que en sí no es un fenómeno extraordinario, sino ordinario; o sea, asequible a quien vive con constancia una vida de oración.

Esta presencia de Dios –tenerlo presente en todo momento, y reconocerlo presente en nuestra alma y nuestra vida- es lo que se conoce como contemplación, y es lo esencial de la mística. Es un don de Dios, no un mérito propio.




Te puede interesar:
Cómo ser una persona de oración

Lo que no es la mística

Estas realidades sobrenaturales no siempre son comprendidas. Muchas personas creen que pensar en las cosas del cielo quita la atención en las de la tierra.

Por eso, entienden palabras como contemplación o mística en el sentido de que conllevan una falta de atención a las cosas de este mundo, cuando en realidad no es así.

Basta conocer de cerca la vida de los dos grandes místicos del siglo de oro español, santa Teresa de Jesús y san Juan de la Cruz, para darse cuenta de que toda su mística no les impidió tener los pies bien en el suelo.


JOHN OF THE CROSS

Te puede interesar:
San Juan de la Cruz, un íntimo de santa Teresa y de Cristo

Tags:
iglesia catolicamístico
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
Aleteia Team
Fotografiaron el martirio de este sacerdote p...
Redacción de Aleteia
7 señales de personas con “depresión escondid...
WREATH
Maria Paola Daud
¿Has preparado ya tu corona de Adviento?
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida ...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.