Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 05 diciembre |
San Sabas de Capadocia
home iconEspiritualidad
line break icon

Un altar de muertos vivos

Pam Lane CC

Carlos Padilla Esteban - publicado el 10/11/20

Recordar a los seres queridos que ya no están es una mezcla de tristeza y alegría, pero sobre todo es esperanza

Han pasado ya unos días, pero el día de muertos y la santa muerte todavía resuenan dentro de mi alma. ¿Cómo puede ser santa esa muerte de la que huyo? ¡Es la vida la que es santa! Es el vivir el que me hace pleno…

Venero al Dios de los vivos, no de los muertos. Sólo los vivos alaban a Dios, no lo hacen los que ya han fallecido. ¿Cómo puede ser santa esa muerte de la que huyo acercándome a ella cada día más?

La muerte acaba con mis sueños, pone punto final al camino recorrido, destroza todos mis planes y me hace sentir que nada bueno puedo conseguir cuando dejo de oír el último latido.

La santa muerte, venerada. Esa muerte que camina por las calles de mi ciudad queriendo llevarse consigo a todos los que amo. Especialmente en este tiempo duro de pandemia.

Me asusta su caminar silencioso, cadencioso. Me llena de estupor su mirada de ojos vacíos. Tiemblo ante su corazón sin latidos.

Shutterstock | PPK_studio

No venero la muerte, porque ya ha sido vencida. En una cruz perdió todo su poder en las manos clavadas de Jesús que era Dios, que era hombre.

Tiemblo ante la muerte que amenaza el poder inmortal de mis pasos. Cuando siento que puedo arrebatarle a la muerte un latido más, un nuevo día.

No venero esa muerte que entorpece mis pasos. Pero sí me inclino ante la vida que brota de un sepulcro sellado, o surge como un río de vida de un costado abierto.




Te puede interesar:
¿Es cristiana la veneración de la Santa Muerte?

Tiemblo ante la muerte que no tiene la última palabra. Porque la última palabra es de Dios, es suya y me llama desde la vida, desde esa vida con mayúsculas que sólo intuyo, aún no la conozco.

Quiere que vaya hacia Él, que no me acobarde, que no tiemble.

Recordar a los vivos que murieron

He levantado mi altar de muertos, no para venerar la muerte que tanto duele y tanto temo. Más bien para recordar a los vivos, que siguen vivos, aunque hayan muerto.

Es su voz la que vuelve del sepulcro para pronunciar mi nombre con ternura, en medio de recuerdos. Y siento que están vivos mis muertos. Rejuvenecidos en este altar con comida y recuerdos.

DAY OF THE DEAD
Wikipedia

De su mano me adentro en la memoria, historia sagrada. Voy siguiendo su voz por las páginas gastadas de mi alma. Y acaricio sus manos, siento sus latidos y recuerdo las palabras que dijeron, los sueños que soñaron, los corazones que amaron.

Y la vida vuelve a ser vida, muerta ya la muerte. Me gusta arrodillarme acariciando la piel de los que he amado, de los que me han amado.

Siento el silencio de sus huesos ya idos. Y escucho en mi interior esa voz que ya no es audible, pero mi recuerdo la oye, nunca la ha olvidado, como si ahora mismo me estuviera hablando.

Muy presentes

Pongo en este altar las cosas que ellos amaron, lo que comieron y bebieron, los libros que leyeron o escribieron, los amores que tuvieron.

Y al recordarlos en mi altar vuelven por unas horas a estar muy presentes, a mi lado. Y con ellos canto sus canciones, las que ellos cantaron y entono sus mismas palabras.

Y siento muy dentro sus alegrías y dolores. Están conmigo, han vuelto. Siempre debería ser así, lo sé, no los olvido.

Pero en este día de muertos tiene la vida más fuerza. Un lazo invisible que me une siempre a ellos se hace ahora tan visible, tan tangible.

He venido a rezar por sus almas, por sus vidas que están vivas. He venido a recordar la alegría de su abrazo en mi alma.




Te puede interesar:
Oración por los fallecidos

Y siento que la paz se hace fuerte en mí. Están conmigo, nunca se han ido. No se me olvida su olor, ni el timbre de su voz, ni la suavidad de su piel ahora tan seca.

No se me olvidan su risa, ni sus miedos llenos de temblores y sudores fríos. También recuerdo sus gritos de alegría en momentos de plenitud. Revivo historias de entonces o surgen como en sueños momentos nuevos.

No lo sé. Pero están vivos, junto a mí, recorriendo parajes que ellos no conocieron y ahora sí los viven a mi lado, porque no se han ido lejos. Están conmigo.

Alegría, dolor,… esperanza

Me duele este día de muertos y me alegra, porque siento que he amado y me han amado. No quiero que me pase lo que les decía Voltaire a los religiosos:

«Son personas que se juntan sin haberse conocido, conviven sin amarse, se separan sin lamentarlo, mueren sin llorarse»[1].

Yo lloro con la muerte y con la vida, con la despedida y con el reencuentro de los que amo. Lágrimas conmovidas. Lágrimas que me emocionan. Lágrimas que dejan salir mi pena y mi alegría, juntas, de la mano.

Me duele la ausencia y me emociona esta presencia de mi altar de muertos, de vivos. Este abrazo que doy en un gesto silencioso, más allá de la muerte, muy dentro de la vida.

WOMAN, CRYING, SUN
Photographee.eu | Shutterstock

Y no me pesa tanto la ausencia, ni son amargas mis lágrimas. Sólo se hunde en el corazón como un puñal el recuerdo, abriendo mis entrañas, llenándolas de vida.

Tiemblo en mi pena y a la vez me lleno de paz con ese abrazo que siento haciendo Dios que estén hoy tan presentes.

[1] King, Herbert. King Nº 2 El Poder del Amor

Tags:
eternidadmuertevida
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco b...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.