Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 03 diciembre |
San Francisco Javier
home iconDesde Roma
line break icon

Lo que dice el informe vaticano sobre el ex cardenal McCarrick

KARDYNAŁ MCCARRICK

Andrzej Iwanczuk/REPORTER

Kathleen Hattrup - publicado el 10/11/20

Desde Pablo VI hasta el Papa Francisco, se ve que las investigaciones estaban incompletas y que se confiaba en los juramentos de inocencia de McCarrick

El Vaticano publicó el 10 de noviembre el tan esperado informe sobre el excardenal Theodore McCarrick, que analiza qué factores le permitieron a McCarrick progresar en varios puestos de la Iglesia hasta convertirse en cardenal-arzobispo de la capital de la nación, a pesar de todo lo que ha salido a la luz sobre su historial de abusos.

A continuación, ofrecemos un resumen de 10 puntos de las conclusiones del informe. Pero primero, hagamos un bosquejo biográfico de la vida McCarrick cuando era líder de la Iglesia.

Theodore McCarrick fue ordenado sacerdote de la Arquidiócesis de Nueva York en 1958. Las primeras acusaciones de abuso, que se hicieron públicas en 2018, se remontan a su época como sacerdote.

Como sacerdote, trabajó en la Universidad Católica de América, la Universidad Católica de Puerto Rico y en Nueva York, incluso como secretario del cardenal Terence Cooke de 1971 a 1977.

Fue nombrado obispo auxiliar de Nueva York en 1977.

En 1981, se convirtió en obispo de Metuchen, Nueva Jersey y cinco años después, en arzobispo de Newark, Nueva Jersey. En 2001, fue nombrado cardenal y arzobispo de Washington. Se retiró de ese puesto cinco años después, ya que había cumplido 75 años, que es la edad de jubilación habitual para los obispos.

Los informes iniciales de abuso sexual de un menor salieron en Nueva York en junio de 2017; al mes siguiente dimitió del Colegio Cardenalicio. En febrero de 2019, un proceso canónico lo declaró culpable de conducta sexual inapropiada y fue reducido al estado laical. Más detalles de antecedentes aquí.


MCCARRICK

Te puede interesar:
El Papa firma decisión inapelable: McCarrick expulsado del sacerdocio

Ideas preliminares

El cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado del Papa, publicó una introducción en video del informe, señalando que es un «texto sustancial» (tiene 447 páginas) y haciendo una invitación a «leer el documento completo y no dejarse engañar por creer que la verdad se puede encontrar en una parte y no en otra. Solo desde la visión general y el conocimiento, en su totalidad, de lo reconstruido de los procesos de toma de decisiones que concernieron al ex Cardenal McCarrick, será posible comprender lo sucedido».

El cardenal Parolin también destacó que durante los dos años de la investigación que dio lugar a este informe, se han dado “importantes pasos hacia adelante para asegurar una mayor atención a la protección de los menores e intervenciones más efectivas para evitar que ciertas decisiones tomadas en el pasado sean repetido».

Enumeró el Motu proprio Vos estis lux mundi, así como los instrumentos creados tras la reunión de febrero de 2019 sobre la protección de menores.

Destacando el gran dolor de la situación, el cardenal también agregó: «Son páginas que nos animan a reflexionar profundamente y preguntarnos qué más podemos hacer en el futuro, aprendiendo de las dolorosas experiencias del pasado».

El informe del Vaticano

El informe comienza con un resumen ejecutivo de 12 páginas, que considera las decisiones tomadas por los pontífices desde el Papa Pablo VI hasta el Papa Francisco.

El primer nombramiento para el episcopado, en 1977, fue realizado por el Papa Pablo VI:

La mayoría de los informantes consultados durante el proceso de nominación recomendaron encarecidamente a McCarrick para la elevación al episcopado. Nadie informó haber presenciado u oído que McCarrick se hubiera comportado de manera inapropiada, ni con adultos ni con menores.

Hubo una evaluación igualmente positiva de McCarrick que lo llevó a su nombramiento en Nueva Jersey, y luego, en 2000, cuando lo trasladaron a Washington, DC y lo nombraron cardenal. «La evidencia muestra que el Papa Juan Pablo II tomó personalmente la decisión para nombrar a McCarrick y lo hizo después de recibir el consejo de varios asesores de confianza a ambos lados del Atlántico».

A estas alturas ya se conocían las denuncias, que el informe divide en cuatro apartados: dos sobre compartir cama, otro sobre cartas anónimas que había recibido el nuncio, y un cuarto, sobre denuncias realizadas por un sacerdote, denominado «Sacerdote 1».

La información sobre la conducta de McCarrick llevó a la conclusión de que sería imprudente trasladarlo de Newark a otra sede en tres ocasiones, a saber, Chicago (en 1997), Nueva York (1999/2000) e, inicialmente, Washington (julio de 2000). Sin embargo, el Papa Juan Pablo II parece haber cambiado de opinión en agosto / septiembre de 2000, lo que finalmente llevó a su decisión de nombrar a McCarrick a Washington en noviembre de 2000.

¿Por qué Juan Pablo II cambió de opinión?

El informe muestra que de cuatro obispos en los Estados Unidos que fueron consultados sobre McCarrick, «tres de los cuatro obispos estadounidenses proporcionaron información inexacta e incompleta a la Santa Sede sobre la conducta sexual de McCarrick».

Además, McCarrick escribió una carta al obispo Dziwisz, secretario personal de Juan Pablo II, alegando su inocencia, y en este punto, la Santa Sede nunca había escuchado una denuncia directamente de una víctima. «El Sacerdote 1, el único individuo en ese momento que alegó conducta sexual inapropiada por parte de McCarrick, fue tratado como un informante poco confiable, en parte porque él mismo había abusado previamente de dos adolescentes».

Además, el informe señala que McCarrick era hábil para manejar situaciones delicadas, como en Yugoslavia, y que Juan Pablo II tenía contacto directo con él. También agrega:

Aunque no hay evidencia directa, parece probable, a partir de la información obtenida, que la experiencia pasada de Juan Pablo II en Polonia con respecto al uso de acusaciones falsas contra los obispos para degradar la posición de la Iglesia jugó un papel en su disposición a creer en las negaciones de McCarrick.

Cuando Benedicto XVI comenzó su pontificado en 2005, los primeros meses siguieron como antes. Sin embargo,

Basándose en nuevos detalles relacionados con las acusaciones del Sacerdote 1, la Santa Sede cambió de rumbo a finales de 2005 y buscó urgentemente un sucesor para el Arzobispado de Washington, solicitando que McCarrick se retirara «espontáneamente» como Arzobispo después de la Pascua de 2006. Durante los dos años siguientes, los funcionarios de la Santa Sede lucharon con la forma de abordar los problemas relacionados con el cardenal McCarrick.

En este punto, las acusaciones seguían sin probarse. El arzobispo Viganò, que se desempeñaba en ese momento en la Secretaría de Estado del Vaticano, señaló que se podría emprender un proceso canónico. Pero,

En última instancia, no se tomó el camino de un proceso canónico para resolver cuestiones fácticas y posiblemente prescribir sanciones canónicas. En cambio, se tomó la decisión de apelar a la conciencia y al espíritu eclesial de McCarrick indicándole que debería mantener un perfil más bajo y minimizar los viajes por el bien de la Iglesia. […] Varios factores parecen haber influido en la negativa del Papa Benedicto XVI a iniciar un procedimiento canónico formal: no hubo acusaciones creíbles de abuso infantil; McCarrick juró bajo su «juramento como obispo» que las acusaciones eran falsas; las acusaciones de conducta inapropiada con adultos tenía que ver con hechos ocurridos en la década de 1980; y no había indicios de ninguna conducta inapropiada reciente.

A partir de mediados de 2009, el informe indica que el Papa Benedicto XVI ya no fue informado de la situación de McCarrick, dado que los nuncios en Estados Unidos -Sambi y luego Viganò a partir de finales de 2011- eran el principal punto de contacto con él.

Un nuevo acontecimiento llegó hacia el final del papado de Benedicto XVI:

Hacia el final del papado de Benedicto XVI, el sacerdote 3, otro sacerdote de Metuchen, informó al nuncio Viganò de la demanda del sacerdote 3 alegando que se había producido una conducta abiertamente sexual entre él y McCarrick en 1991. Viganò escribió al cardenal Ouellet, el nuevo prefecto de la Congregación para los Obispos, sobre esto en 2012 y Ouellet ordenaron a Viganò que tomara ciertas medidas, incluida una investigación con funcionarios diocesanos específicos y el sacerdote 3, para determinar si las acusaciones eran creíbles. Viganò no tomó estos pasos y, por lo tanto, nunca se colocó en la posición de verificar la credibilidad del sacerdote 3. McCarrick continuó activo, viajando nacional e internacionalmente.

Cuando el Papa Francisco asumió el cargo, McCarrick ya estaba disminuyendo su actividad debido a la edad avanzada, aunque continuó viajando y manteniendo otras actividades.

En algunas ocasiones, las actividades continuas de McCarrick y la existencia de indicaciones previas fueron planteadas al Papa Francisco por el suplente Becciu y el secretario de Estado Parolin. El nuncio Viganò afirmó por primera vez en 2018 que mencionó a McCarrick en reuniones con el Santo Padre en junio y octubre de 2013, pero no hay registros que respalden el relato de Viganò y la evidencia de lo que dijo está fuertemente en discusión.

El Informe indica que el Papa Francisco nunca recibió ninguna documentación sobre McCarrick hasta 2017 y, “Creyendo que las acusaciones ya habían sido revisadas y rechazadas por el Papa Juan Pablo II, y muy consciente de que McCarrick estuvo activo durante el papado de Benedicto XVI, el Papa Francisco no vio la necesidad de alterar el enfoque que se había adoptado en años anteriores».

En junio de 2017 es cuando la Arquidiócesis de Nueva York recibió su primera acusación de mala conducta con un menor, que ocurrió a principios de la década de 1970, y la encontró creíble. A partir de este punto, se le pidió a McCarrick que renunciara al Colegio Cardenalicio y esto condujo al proceso que finalmente lo llevó a su laicización.

Esta información concluye el “resumen ejecutivo” que es la Sección 1 del informe de más de 400 páginas. El informe completo (en inglés) puede encontrarse aquí.

Tags:
abusos sexualescardenaliglesia catolica
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.