Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 28 noviembre |
Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa
home iconHistorias que inspiran
line break icon

Gracias a la pandemia he recuperado mi pequeña Iglesia doméstica

HOME

Shutterstock | Dusan Petkovic

Luz Ivonne Ream - publicado el 08/11/20

La pandemia ha traído dolor, tristeza, pérdidas: de salud, de trabajo, de seres que amamos, desesperación.

Segura estoy de que la gran mayoría -si no es que todos- hemos sufrido algún tipo de estrago, consecuencia de esta “bendita” pandemia.

A dondequiera que volteemos escuchamos historias tristes y hasta trágicas sobre los tiempos que estamos viviendo. Y como si esto no fuera suficiente, pareciera que la neurosis de la desesperanza y del pesimismo también se quieren viralizar. Y claro, no es para menos. El dolor presente es real. Yo también lo vivo.

Sin embargo, hoy te invito a que tú y yo, a pesar de los pesares, seamos generadores de esperanza, portadores de alegría, heraldos del amor. Porque siendo honestos, hay más, mucho más de lo que podemos y debemos dar gracias.

CALLING
Shutterstock | Prostock-studio

Con la prudencia, caridad y la empatía necesaria cada vez que podamos recordemos y compartamos una o más bendiciones que nos ha traído este “bicho” llamado COVID-19.

¡El mundo necesita escuchar cosas bellas, milagros reales del día a día!

¿Te imaginas si con este cambio de actitud tú y yo lográramos hacer del amor y de la gratitud la nueva “pandemia”?

Feliz con mi familia, mi iglesia doméstica

En lo personal la pandemia del coronavirus me ha invitado a apreciar aún más todo aquello que de verdad tiene valor y no precio, como lo es tener y estar en familia. Hoy como nunca valoro ser el corazón de mi casa, de mi pequeña iglesia doméstica y hago lo mejor porque vivamos dentro de verdadero hogar, luminoso y alegre.

Tenía que llegar un bicho a recordarme mi lugar, en el mundo y dentro de mi familia. Me removió el corazón de tal forma que hoy aprecio aún más la oportunidad ser hija de Dios, esposa, madre, hermana, amiga. Hoy sé que con poco soy inmensamente feliz y que solo sin Dios no se vive.

MODLITWA
shine.graphics | Shutterstock

Así es. Gracias a esta pandemia muchas familias nos hemos reencontrado, reconocido. Con gusto o a disgusto hemos tenido que convivir las 24 horas del días, los 7 días de la semana. Esto nos ha permitido cruzar miradas, consolar tristezas, compartir sonrisas y dedicarnos tiempo. Hemos vuelto a mirarnos a los ojos para reconocernos uno en el corazón del otro.

Ámame cuando menos lo merezca porque será cuando más lo necesite”.

He aprendido

He reaprendido a vivir el mandamiento del amor de forma heroica transformando cada experiencia en oportunidad para formarnos y crecer en virtudes, como la caridad, la generosidad y la paciencia. A ser más buscadora de talentos que cazadora de defectos. A que, si alguien de mi familia es mi problema, yo soy la solución.

Me he reconocido débil y vulnerable y, a la vez, fuerte e inquebrantable porque mi pequeña iglesia doméstica, la cual se compone de Dios, de Mamita María, mi esposo e hijos, es mi ciudad amurallada que contiene todo lo valioso y necesario para seguir adelante. Es mi principal fuente de amor y de gozo.

IN THOUGHT
eldar nurkovic | Shutterstock

Es el enchufe en el que recargo pilas cuando me siento desfallecer. Este es mi motivo para sonreír, mi razón para no darme por vencida. Es mi refugio y mi sostén.

Tengo la certeza del amor de Dios en mi y la seguridad de que no habrá pandemia que logre destruirla porque el amor es el lazo invisible e incorruptible que nos une y nos unirá.

El hogar, reflejo de la Sagrada Familia

Segura estoy que muchos padres han caído en cuenta de que sus hijos no necesitan ser llenados de cosas materiales si tienen su amor tiempo completo. Si son papás presentes y constantes en el amor.

El que los hijos, en su mayoría, hayan tenido a un hogar al cual recurrir en momentos de peligro -como fue el destape de esta pandemia– es una bendición que no se puede dar por sentado.

MORNING DRESSING
LightField Studios | Shutterstock

Es tiempo de reforzar nuestra iglesia doméstica: Dios quiere -y merece- matrimonios santos y familias unidas. Que cada hogar sea un reflejo de la Sagrada Familia.

El mundo necesita familias que vivan en el amor y el perdón. Hijos que vivan en hogares luminosos y alegres. ¡Ahora es nuestro tiempo de brillar, pero no con luz propia, sino con la de Cristo, quien es la llama de amor infinito!

Nuestra oportunidad

Nuestra iglesia doméstica estaba “casi” destroza porque nos habíamos dejado llevar por el mundo, entre otras razones. ¡Pero ya no más!

Hoy, la vida (Dios) nos ha dado otra oportunidad para de verdad valorar aquello que en algún momento dimos por hecho. Para regresar nuestros ojos y nuestro corazón, repito, a todo aquello que tiene valor y no precio.

La desgracia descubre al alma luces que en la prosperidad no llega a percibir”. (Blas Pascal)

Fue nuestra iglesia doméstica quien nos recordó que lo único necesario para salir adelante era contar con el amor de nuestra familia. Ya no nos fijamos ni en el auto que teníamos, ni en el tamaño de la casa, ni en cosas triviales, sino en cuidarnos, amarnos unos a otros y sentirnos protegidos dentro de nuestro hogar junto a quienes más amamos.

No hay árbol recio y consistente, si el viento no lo azota con frecuencia” (Seneca)

Hoy es cuando debemos probar de qué madera estamos hechos; de hacer honor a cómo fuimos creados: a imagen y semejanza de Dios. Es tiempo de confiar y salir adelante dando ejemplo de la fe que tenemos en nuestro Creador porque sabemos que “todo obra para el bien de quienes le aman”.

Y como San Joselito repitamos:

Nunca fue tan fácil ganarse el cielo”.

Tú y yo tenemos un camino trazado y seguro para llegar a él: nuestra pequeña, pero maravillosa iglesia doméstica.


CRISIS

Te puede interesar:
Oportunidades espirituales y sociales que esconde la pandemia


SICK LITTLE GIRL,

Te puede interesar:
Bendición para un tiempo de pandemia


CHRISTMAS

Te puede interesar:
Más allá de la covid-19, habrá Navidad

Tags:
coronavirusfamiliaiglesiapandemia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
APOKALIPSA
Vatican Media
El Papa: Está acabando una civilización que s...
TRINIDAD Y TOBAGO
Ramón Antonio Pérez
¿Por qué Trinidad y Tobago “echa al mar” a 16...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
Redacción de Aleteia
7 señales de personas con “depresión escondid...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.