Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 24 noviembre |
San Clemente I
home iconDesde Roma
line break icon

¿Cómo esperar la llegada del Señor? Papa Francisco responde

© JESHOOTS

Vatican Media - publicado el 08/11/20

Convertirse hoy, no mañana. No esperar el último momento para corresponder a la gracia de Dios, sino hacerlo activamente de inmediato

Asomado como cada domingo a la ventana del Palacio Apostólico Vaticano para rezar el Ángelus con los fieles en la Plaza de San Pedro, el Santo Padre continuó, a partir del Evangelio del día, la reflexión sobre la vida eterna. Recorrió la parábola de las diez vírgenes invitadas a una fiesta de bodas, «símbolo del Reino de los cielos».

«En tiempos de Jesús existía la costumbre de que las bodas se celebraran de noche; por lo tanto, el cortejo de los invitados debía hacerse con las lámparas encendidas. Algunas damas de honor son necias: toman las lámparas, pero no llevan consigo aceite; las prudentes, en cambio, junto con las lámparas también llevan aceite. El novio tarda, tarda en llegar y todas se adormentan. Cuando una voz advierte que el novio está llegando, las necias en ese momento se dan cuenta de que no tienen aceite para sus lámparas; se lo piden a las prudentes, que responden que no pueden darlo, porque no sería suficiente para todas. Mientras las necias van a comprar aceite, llega el novio. Las muchachas prudentes entran con él en el salón del banquete y se cierra la puerta. Las otras llegan demasiado tarde y son rechazadas».

Convertirse hoy, no mañana

El Santo Padre explicó que, con la Parábola de las diez vírgenes, Jesús “quiere decirnos que debemos estar preparados para el encuentro con Él”, pero “no solo para el encuentro final, sino para los pequeños y grandes encuentros de cada día, en vista de ese encuentro”. Para ello “no basta la lámpara de la fe, también se necesita el aceite de la caridad y las buenas obras”. Ser sabios y prudentes, como esas vírgenes de la Parábola, «significa no esperar el último momento para corresponder a la gracia de Dios, sino hacerlo activamente de inmediato, comenzar ahora».

“Sí… más adelante me convertiré…” ¡Conviértete hoy!¡Cambia tu vida hoy! “Sí, sí… mañana”. ¿Es lo mismo decir “mañana”? Si queremos estar preparados para el último encuentro con el Señor, debemos cooperar cn él a partir de ahora y realizar buenas acciones inspiradas en su amor.

Haciendo el bien, esperamos serenamente la llegada del Señor

Sucede, lamentablemente “que nos olvidamos de la meta de nuestra vida, es decir, la cita definitiva con Dios”, continuó el pontífice. Así se pierde “el sentido de la espera” y se «absolutiza el presente». Cuando esto sucede, se pierde el sentido de la “expectativa”, es decir, de la espera del Señor, que «es tan bella” y que “nos saca de las contradicciones del momento”. Y cuando se pierde el sentido de la espera “hacemos todo como si nunca tuviéramos que partir para la otra vida”.

Entonces sólo nos preocupa poseer, emerger, acomodarnos…. Siempre más. Si nos dejamos guiar por lo que nos parece más atractivo, también por lo que nos gusta, por la búsqueda de nuestros intereses, nuestra vida se vuelve estéril; no acumulamos reservas de aceite para nuestra lámpara, y se apagará antes del encuentro con el Señor.

Vivir el hoy que va hacia el mañana: al encuentro con Dios

Es por ello que es necesario vivir el hoy, pero “el hoy que va hacia el mañana”, es decir hacia el encuentro con Dios-subrayó Francisco: si estamos atentos y hacemos el bien correspondiendo a la gracia de Dios, podemos esperar serenamente la llegada del novio. «Y el Señor «también puede venir mientras dormimos – concluyó – pero esto no nos preocupa, porque tenemos la reserva de aceite acumulada con las buenas obras de cada día, acumulada con aquella espera del Señor».

«Invoquemos la intercesión de María Santísima, para que nos ayude a vivir, como ella, una fe activa: ella es la lámpara luminosa con la que podemos atravesar la noche más allá de la muerte y alcanzar la gran fiesta de la vida».

Tags:
esperanzapapa francisco
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
IOTA
Lucía Chamat
La Virgen que se mantuvo en pie tras el impac...
Aleteia Team
Fotografiaron el martirio de este sacerdote p...
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida ...
Sempre Família
6 hábitos destructores de matrimonios y cómo ...
HANDSOME,MAN,DRIVING
Philip Kosloski
10 pequeñas oraciones para cuando pasas frent...
LaFamilia.info
Los 7 hábitos de las parejas que funcionan bi...
VIRGIN OF MERCY
Philip Kosloski
Ponte bajo el manto de la Virgen María con es...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.