Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 03 diciembre |
San Habacuc
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Cómo vivir con pasión? La clave está en tu interior

UNDERWATER CHILD,

Denis Moskvinov | Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 06/11/20

Sólo si crezco hacia dentro permaneceré fiel en las tormentas de mi vida

La vida profunda es la que permanece con el paso del tiempo. Y las cosas que están en la superficie se las acaba llevando el viento, el agua, el frío o el olvido. El padre José Kentenich se decía a sí mismo:

«Tienes que llegar a ser pronto un hombre interior que halle en Dios su sostén y se halle a sí mismo»[1].

Me gustó ese deseo de su corazón joven. Un hombre interior, un hombre hondo, un hombre de raíces, un hombre con mundo propio. Así me siento yo a veces.

MEDITATE
Ruslan Shugushev | Shutterstock

Y en otras ocasiones me veo vacío y seco. Como un árbol sin hojas a punto de morir. Y luego me siento como un lago profundo donde corre una vida que yo mismo desconozco.

O más bien siento que es parte de mí y me detengo a mirar por la ventana buscando caminos escondidos entre nubes, dentro y fuera de mí.




Te puede interesar:
¿Cómo cultivar la interioridad en la era digital?

Vivo en esa lucha por permanecer en casa, o por salir fuera de mí buscando descanso o diversión. Realmente me da miedo hacer siempre lo mismo volcado en el mundo.

¿Días grises? No, gracias

Temo esa rutina que se me pega a la piel, a los huesos, no dejándome caminar, volar más alto. Temo hacer lo de siempre, sin la pasión de antes.

Me asusta repetir hábitos pegados en la superficie de mi ropa, sin tocar siquiera mi cuerpo. «El hábito no hace al monje», escucho desde pequeño.

Haciéndome ver que lo importante es lo de dentro, lo que queda cuando todo pasa, lo que tiene raíz y permanece.

TREE
Brandon Bourdages|Shutterstock

Tengo claro que yo, como todos, también tiendo al reposo. En cuanto me despisto dejo de correr. La rutina se me enreda en los pies. Y me detengo a descansar sin estar cansado.

Decido entonces vivir la vida con pasión, no me lo invento, busco en mi interior las ascuas aún calientes del anterior fuego, del de siempre. Y eso que el agua y el viento lograron apagar las llamas.




Te puede interesar:
¿Tu relación con Dios y con los demás cayó en la rutina?

La santidad que deseo no siempre la veo tan atractiva, agotado por la rutina de los días. Me despierta envidia la forma de vivir de los cristianos, cuando viven santamente.

Surge el deseo de ser como ellos y me atrae esa paz que dibujan sus gestos. Y esa mansedumbre ante la ofensa y el odio.

Me impresiona su tranquilidad para enfrentar las tormentas. Y envidio su alegría cuando lo normal sería estar triste.

VICTORY
Shutterstock | Syda Productions

Sí, así se contagió el cristianismo, por envidia. Yo envidio a los que hacen de su rutina una pasión sagrada. A los que disfrutan cada día sin importar si hace sol o llueve y hace frío.

Es como si vivieran entre los hombres con un pie ya en el cielo. Escribe el beato Carlo Acutis:

«La eucaristía es mi autopista hacia el cielo. Mientras más Eucaristía recibamos, más seremos como Jesús, de modo que en la tierra tendremos un anticipo del cielo».


Iglesia milagro de la ola en Tumaco

Te puede interesar:
El ‘milagro de la ola’ que ocurrió en Colombia y documentó Carlo Acutis

Una fuente inagotable

Esa forma de mirar me impresiona. Cuanto más comulgue más feliz estaré. ¿Es eso cierto? En la hondura de mi alma clamo por un amor infinito que todo lo llene. Que colme mis vacíos y acompañe mis soledades.

Un amor que me levante de mi miseria, de mi rutina vacía. Quiero ser egoísta. No siempre el egoísmo es negativo. Quiero retener a Dios en mi vida. Parece egoísmo, pero no lo es.

Si lo tengo dentro podré darlo. Si me lleno de Él nunca más estaré vacío y podré llenar otras vidas. Una canción de Gonzalo Villaseca dice así:

«Eres mi futuro, mi presente, Jesucristo. Mi horizonte sobre llanuras anheladas. Desde ayer eres mi amigo. Desde siempre. Contigo voy clavando pasos monte arriba, y cuando todo mi contorno se estremece eres Tú el amigo, y permaneces. Quiero ser tu amigo, Jesucristo, Yo quiero ser tu amigo: Que nunca jamás me doblegue la bajeza; Que no me venza la mentira y la tristeza. Quiero ser chispa de tu fuego. Y gota de tu fuente. Y sal, y levadura, y simiente sembrada por tu mano».

Deseo en mi corazón enamorado ser amigo de Jesús. Él llena mis ansias y colma los vacíos que tengo dentro. Calma los miedos que me atormentan y dibuja la paz en mi sonrisa. Ensancha con su luz mi horizonte.

ADORATION,24 HOURS FOR THE LORD,POPE FRANCIS,LENT
Jeffrey Bruno

Necesito por egoísmo atarme al cuello de mi Amado. Y vencer las tentaciones que me abajan, dentro de la tierra, en el polvo de la derrota.

Sueño con hacer de mi rutina de este tiempo que vivo algo sagrado. Encender el fuego del amor cada mañana de nuevo. Atardecer suplicando a Dios que venga a verme, a quedarse muy dentro de mi alma.

Vivir la vida a tope

Sólo si crezco hacia dentro permaneceré fiel en las tormentas de mi vida. Sólo si estoy anclado en un mar hondo no podrán llevarme lejos las corrientes de la tempestad.

Miro confiado en mi interior buscando el descanso en Jesús, mi amigo. Quiero tenerle a Él como compañero de mi viaje, como peregrino atado a mi propia andadura.

Quiero sostenerme en sus brazos y dejar que Él sostenga mis cansancios y mis miedos. Se alegra el corazón al pensar en sus manos encendiendo el fuego de mi alma.

Y el horizonte se ensancha al mirar con sus ojos y me siento en paz, una paz muy honda que nada ni nadie me quita.

[1] Dorothea Schlickmann, José Kentenich, Una vida al pie del volcán

Tags:
espiritualidadinteriorpasionrutina
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.