Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 03 diciembre |
San Francisco Javier
home iconEstilo de vida
line break icon

Seamos patriotas con un corazón grande y un espíritu universal

MIGRANTS

Shutterstock | Manoej Paateel

Cecilia Zinicola - publicado el 05/11/20

“La paz verdadera y durable tiene que ser fruto maduro de una lograda integración de patriotismo y universalidad” (San Juan Pablo II)

El modo tan vertiginoso del desarrollo de esta pandemia no ha dado tiempo todavía a encontrar todas las respuestas. Mucho de lo aprendido proviene de la experiencia, el sentido común de los expertos y la manera de analizar los hechos con una mirada colectiva.

La carrera por encontrar tratamiento efectivo para la covid-19 se parece a una maratón mundial en la que todos corren por conseguirlo, pero en la que sabemos que no hay un solo ganador en aporte de un bien para la sociedad. Está claro que la meta será un logro compartido. No de uno u otro país, sino del mundo.

Esta visión es una de las lecciones que la pandemia nos está dejando: la de tener una actitud humilde a la hora de valorar lo nuestro y abrimos a los demás para compartir las experiencias más allá de nuestras diferencias.

La humildad es la virtud que nos permite hoy aprender a ser uno más entre los demás sin perder nuestra esencia y comprender que muchas cosas son posibles gracias a los esfuerzos de todos.

San Josemaría Escrivá dijo que «ser católico es amar a la patria, sin ceder a nadie mejora en ese amor. Y a la vez, tener por míos los afanes nobles de todos los países. ¡Cuántas glorias de Francia son glorias mías!. Y lo mismo, muchos motivos de orgullo alemanes, de italianos, de ingleses….de americanos y asiáticos y africanos son también mi orgullo. Católico: corazón grande, espíritu abierto”.

Amor a la patria

De hecho, el amor a la patria es un componente sano por los lazos históricos y afectivos que unen a un pueblo dándole una identidad fundamental para desarrollarse. Como dice el Catecismo de la Iglesia Católica “el amor y el servicio de la patria forman parte del deber de gratitud y del orden de la caridad” (2239), pero eso no significa que se base en un espíritu cerrado a los logros de otros países o que sea incapaz de compartir los propios con los demás.

Ciertamente un patriota tiene una predilección por la propia nación, se alegra, valora y festeja lo que es suyo. Ama todo lo que es patrio: su historia, sus tradiciones y su lengua como decía Pío X al referirse a ella como un “nombre que trae a nuestra memoria los recuerdos más queridos” sea por haber nacido en un mismo suelo o por los valores compartidos.

Sin embargo, precisamente porque ama mucho es capaz de ensanchar su alma y hacerle lugar a las glorias del espíritu humano que tiene su origen en otros puntos del planeta.

El verdadero patriota no tiene una actitud cerrada como el nacionalismo que es antisocial e intenta generar divisiones. Tampoco es globalista donde se pretende igualar a todos en un marco cultural global, sino que se basa en una experiencia de las diferencias donde es posible construir una paz mediante el aporte de cada uno con una mirada profundamente humana.

La universalidad del católico

San Juan Pablo II ha dicho durante su pontificado que “la paz verdadera y durable tiene que ser fruto maduro de una lograda integración de patriotismo y universalidad”, con un corazón que ama sus orígenes pero que se abre al mundo para dar lo mejor de sí, que se alegra no solo con los logros de su tierra sino con el bien que llega desde otros pueblos.

El ejemplo de los santos nos habla de este amor. Si se pierde el amor a la patria y a un intercambio cultural, aparece el peligro de caer en una mundialización que es sinónimo de uniformidad cultural, absorbiendo a cada uno en una suerte de imperialismo cultural que ejercen los grupos más poderosos. Por eso es tan importante como nos advertía San Juan Pablo II vivir la propia particularidad y no hacerla desaparecer.

Ser católico es vivir con una identidad que aporta unos valores concretos en la búsqueda de un bien común para todos. Esta apertura está dentro del mismo concepto de “universalidad“ que significa “católico”. Una visión en la que compartimos una “casa común” sin igualarnos, sino generando encuentros con los otros, con sus modos de pensar, sus razas, sus creencias y enriquecernos en esa tarea.

Amar y respetar

Durante estos tiempos de pandemia no caigamos en el error de aborrecer los aportes legítimos de otras colectividades, pequeñas o grandes, de otras ciudades, provincias, países, familias o clubes con los que interactuamos. Recordemos que el espíritu patriota significa tener un amor y una estima por el propio país mostrando honor y respeto y siendo capaces de ir al encuentro con los demás. La paz verdadera se construye con esa actitud amorosa.

San Juan Pablo II decía que esa universalidad, que es una dimensión esencial en el Pueblo de Dios, “no se opone al patriotismo ni entra en conflicto con él. Al contrario, lo integra, reforzando en el mismo los valores que tiene; sobre todo el amor a la propia patria, llevado, si es necesario, hasta el sacrificio; pero al mismo tiempo abriendo el patriotismo de cada uno al patriotismo de los otros, para que se intercomuniquen y enriquezcan”.


PEOPLE

Te puede interesar:
“Dolor, esperanza y encuentro”, el clamor de los políticos católicos ante Covid-19


USHUAIA

Te puede interesar:
10 frases de san Josemaría para vivir el confinamiento

Tags:
amorcatolicismocoronavirushumildadpandemia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.