Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 29 noviembre |
San Saturnino
home iconEspiritualidad
line break icon

¡Gracias, gracias, solo gracias!

GRATEFUL MAN

SHUTTERSTOCK

Carlos Padilla Esteban - publicado el 05/11/20

El testimonio de una persona agradecida a Dios: Todo es un regalo, sólo quisiera alabar

Quiero alabar a Dios por todo lo que hace en mí. Me alegra tanto su abrazo cada día… Saber que me ama y está conmigo recorriendo los caminos. ¿Por qué en ocasiones no siento ese agradecimiento dentro de mí? Leía el otro día:

«Gratitud es agradecer todo lo que recibimos. Nos abre a la gracia»[1].

Se me olvida agradecer, y, si soy honesto conmigo mismo, sólo puedo estar agradecido por todo lo que Dios me ha dado. Hacen eco en mí las palabras que le decía a santa Teresita del Niño Jesús su confesor:

«»Agradezca a Dios lo que ha hecho por usted, porque si Él la abandonara, en vez de ser un angelito, llegaría a ser un pequeño demonio». ¡Ah!, no me costaba creerlo»[2].

Cuando me escondo…

Soy consciente de todo lo que le debo a Él, sin Él no soy nada.

Pero a veces me siento turbado por mi debilidad, me escondo y tengo miedo. Dejo a Dios a un lado de mi vida para seguir mis caminos arbitrarios.

No cuento con su amor, con su mano segura sobre la mía. Me alejo con miedo.

Es mi pecado el que me vuelve egocéntrico. Me busco a mí mismo. Deseo tener éxito, ser el dueño de mi vida. Y cuando me rompo en mi interior me alejo temeroso de ese Dios al que digo amar.

Quizás tengo una imagen falsa de Dios. Creo en un Dios que me vigila, me controla, me persigue. Hablo quizás mucho de Él, pero no me lo he encontrado nunca en el camino.

Y me imagino entonces a un Dios que busca mi mal y quiere que caiga. El pecado cierra mi camino de hijo que busca a Dios.

En medio de la suciedad de mi pecado no me siento digno. Miro la fealdad de mis faltas y me alejo avergonzado. Dios no me va a querer así, tal como vengo.

Él no va a desear abrazarme estando yo tan sucio. Huelo mal, a podredumbre. No soy digno de su amor justo.

Se me olvida mi condición de niño pecador y débil. No soy yo Dios aunque lo intento. Soy hombre, creado a su imagen y semejanza, sólo eso.

Y yo quiero tener el control de todo, ser yo el que decide lo que hay que hacer y dónde hay que ir. Yo el que determina lo que se hace, lo que se deja a un lado. Yo el que consigue los logros.

Quiero ser el que gobierna los días y marca la ruta a seguir. Tengo derecho a muchas cosas, el mundo me las debe, Dios mismo. Y así vivo, convencido. Todos me deben algo.

Todo es un regalo

Se me olvida el don de la vida, la gratuidad que he tocado con mis manos desde niño. Se me olvida que desde que nací sólo puedo dar gracias por el don de ser quien soy, de poder amar, abrazar, gritar, sonreír, vivir. Hoy escucho:

«La alabanza y la gloria y la sabiduría y la acción de gracias y el honor y el poder y la fuerza son de nuestro Dios, por los siglos de los siglos».




Te puede interesar:
Vivir es gratis: El encanto de la pobreza espiritual

Quiero alabar a Dios por todo lo que ha hecho en mí. No quiero olvidar lo pequeño, lo evidente, lo que creo merecer. ¿Qué merezco? Sólo llamarme hijo de Dios y ni siquiera eso lo merezco, también es un don.

La vida, la salud, el hogar, los alimentos, el amor que recibo, los logros que consigo. Todo es don. Alabar es un acto en el que todo mi ser se entrega en agradecimiento al Dios de mi vida.

Lo alabo por estar caminando conmigo. Lo alabo por haberme rescatado en medio de mis luchas. Lo alabo por ser el Dios que construye mi vida. Lo alabo porque no sabría hacer nada más si no fuera por Él que vive en mi interior.

Alabar es un grito sin forma que brota de mi alma. Es un canto de gratitud que no tiene estructura, ni se construye con palabras adecuadas.

Es un murmullo, un grito sin armonía, un amor que se derrama en forma de río violento. Es cascada o mar en tempestad. Es viento o brisa suave. Es la forma torpe que tengo de expresar mi amor limitado a ese Dios que me ama de forma ilimitada.


MODLITWA DAYENU UWIELBIENIE

Te puede interesar:
Alaba a Dios por su bondad contigo con esta oración

Eso era el pecado

Sé que mi pecado me vuelve arisco. Mi falta de perdón me hace vivir en guerra con el mundo. Mi incapacidad para ser feliz me lleva a hacer de mi amargura un arma arrojadiza contra los que me odian.

Mi corazón rígido y endurecido no percibe el bien, sólo ve la falta de bien, la ausencia de amor. Sólo percibe lo que los demás no hacen, sin valorar lo que hacen.

No agradece por las cosas evidentes porque siempre espera más de la vida, de Dios, de los que dicen amarlo. El corazón desagradecido nunca es feliz.




Te puede interesar:
Una guía para saber lidiar con la insatisfacción personal

Como los niños

El corazón del niño siempre agradece, mira la vida conmovido y alaba a Dios por estar en esa vida presente, actuando, amando.

Me gusta esa mirada del niño que se siente tan pequeño ante Dios. Así quisiera ser yo cada mañana. Me levanto alabando a Dios por el día que me regala.

SWING
Di Tanja Nikolaenko - Shutterstock

Me levanto con la sonrisa en los labios saboreando el día con sus horas, el tiempo que disfruto. Los sueños que anidan en mi interior.

No me siento en deuda, no siento que nadie esté en deuda conmigo. Alabo a Dios que me ha creado y me ha amado antes, mucho antes de que yo supiera que iba a ser feliz sólo si lo amaba.

Dejo a un lado mi pecado. Dios lo ve y se conmueve ante mi desvalimiento. Y me ama sucio, sin dignidad, pobre y desprovisto de méritos. Y me quiere como lo más valioso de su vida. Sólo su amor de misericordia me salva.

Aquí algunas frases memorables de personas que descubrieron cómo Dios las amaba:

[1] Jacques Philippe, Si conocieras el don de Dios

[2] Santa Teresita del Niño Jesús, Historia de un alma

Tags:
agradecimientoalabanzaregalo
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
APOKALIPSA
Vatican Media
El Papa: Está acabando una civilización que s...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
TRINIDAD Y TOBAGO
Ramón Antonio Pérez
¿Por qué Trinidad y Tobago “echa al mar” a 16...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.