Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 05 diciembre |
San Sabas de Capadocia
home iconEspiritualidad
line break icon

San Carlos Borromeo, el ángel de la peste

Leemage via AFP

Maria Paola Daud - publicado el 04/11/20

Hizo colocar bancos a una debida distancia de las puertas de casa para administrar la Eucaristía

En el 1576- 1577, el norte de Italia, especialmente Milán, fue azotado por una terrible peste que fue denominada “la peste de san Carlos”.

Y no es porque esta se verificó durante el episcopado de Carlos Borromeo, sino por el papel fundamental que cumplió el santo para afrontar la plaga.

Mientras todos escapaban -hasta el mismo gobernador y el gran canciller de Milán-, Carlos se preparaba firmando su testamento sabiendo que la peste no perdonaba a ninguno, ni al más rico ni al más pobre.

Él, que hubiera podido tranquilamente refugiarse tranquilamente en otra ciudad, él que también hubiera podido vivir como príncipe ya que provenía de una familia noble adinerada de muy alto rango, no: decidió “padecer” al lado de la gente, dando todo el apoyo que fuera posible, tanto espiritual como material.


CHARLES BORROMEO

Te puede interesar:
Conoce a san Carlos Borromeo, el patrón de la banca

Sí, porque san Carlos no dudó en vender sus bienes para fabricar 200 barracas en las afueras de la ciudad donde eran “arrojados” los enfermos.

Donó los refinados tapices del palacio de familia para que los enfermos se cubriesen, en el duro invierno del norte italiano.

Todos los días iba a visitar a las víctimas abatidas por la pandemia que en solo dos meses habría provocado 6.000 muertes.

SAN CARLO BORROMEO
Sailko-CC BY-SA 4.0

Carlos vio que las manos eran pocas y que reinaba la desesperanza en los fieles, recluidos en sus casas por voluntad propia o luego por el dictamen de la magistratura.

Entonces envió a su criado a Suiza y pagó para traer 70 hombres y mujeres, muchos de ellos sacerdotes y monjas, para que lo ayudaran, para que nadie perdiera la fe ante tal desolación.

Como la gente no podía salir y no podía recibir los sacramentos, Carlos se organizó para que cada uno que lo desease no se quedara sin la Santa Misa o la Reconciliación.

En varios puntos de la ciudad, aquellos más visibles desde las puertas y ventanas de las personas, mandó a erigir pequeños altares con la forma de columna.

Algunas todavía existen y son llamadas las “cruces estacionales de Milán”, donde los sacerdotes celebraban la Misa todos los días.

También hizo colocar bancos a una debida distancia de las puertas de casa, para administrar la Eucaristía.

Los mismos sacerdotes solían llevar un banquillo, para poder escuchar las confesiones a una distancia adecuada, muy parecida al metro de distanciamiento social que se vive hoy con el coronavirus.

Las campanas de la catedral sonaban siete veces al día, invitando a la gente a recitar una letanía y los salmos, que primeramente fueron distribuidos por el santo en folletos especiales.

Cada plaza, cada barrio se unía en oración como un gran coro al unísono, una imagen seguramente conmovedora, y más si traemos la escena y las comparamos a lo vivido en esta pandemia, en nuestras ciudades, en nuestros balcones.

Es interesante saber que tanto en esa época como la actual, la región más afectada por la peste y el coronavirus en Italia fue la Lombardía.

Por eso hoy especialmente en su día apelamos con ruegos y una oración por el fin de la pandemia a quien fue denominado el “ángel de la peste”.


CATHOPIC

Te puede interesar:
Oración a la Eucaristía, de san Carlos Borromeo


SAINTS EPIDEMIC

Te puede interesar:
Santos que saben sobre supervivencia en pandemias

Tags:
epidemiapandemiasantoralsantos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco b...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.