Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 03 diciembre |
San Francisco Javier
home iconEspiritualidad
line break icon

Conoce a san Carlos Borromeo, el patrón de la banca

CHARLES BORROMEO

Public Domain

Dolors Massot - publicado el 04/11/20

Un gran reformador de la Iglesia y también patrono de los seminaristas, de los catequistas y del sector de la bolsa

El italiano Carlo (Carlos en español) Borromeo nació en 1538. Era sobrino del papa Pío IV, quien con actitud nepotista lo nombró cardenal cuando tenía 22 años.

San Carlos había estudiado Derecho Civil y Eclesiástico, y era ya diácono. Más tarde lo nombraría secretario de Estado del Vaticano.

Borromeo hacía compatible la vida eclesiástica con la caza, las fiestas… Sin llevar una vida licenciosa, él mismo reconocería después su mundanidad.

Pero antes de ordenarse sacerdote comenzó un proceso de conversión al que contribuirían unos ejercicios espirituales. Llegó a contagiar ese espíritu de conversión a los más próximos, incluido su tío el Papa.

Carlos Borromeo se transformó en un hombre clave en la renovación promulgada por el Concilio de Trento. Participó en él y posteriormente fue nombrado arzobispo de Milán, donde aplicó la Contrarreforma católica.

Fue ejemplar en el servicio a los demás y se expuso cuando la peste azotó Milán, hasta el punto de que se la llamó «peste de san Carlos»: atendía a los enfermos y a los sacerdotes que morían por asistir a los infectados.

Falleció prematuramente por agotamiento el 3 de noviembre de 1584.

San Carlos Borromeo es patrón de los catequistas, de los seminaristas y de las personas que trabajan en el sector de la bolsa y la banca.

Oración a san Carlos Borromeo

Padre de los pobres san Carlos Borromeo,

ángel de la caridad para enfermos y necesitados,

y para todos modelo de fe, de humildad,

de pureza, de virtudes

y de constancia en el sufrimiento.

Empleaste todos tus dones

para la mayor gloria de Dios,

y para la salvación de los hombres,

siempre con un sacrificio total,

hasta el punto de ser víctima

de tu bondadosa entrega.

Concédenos a los que te admiramos

firmeza en nuestros propósitos,

fuerte espíritu de sacrificio

y tenacidad y constancia,

para el bien de nuestras vidas, almas y mente.

Intercede por nuestras preocupaciones,

para que el Señor nos ayude y conceda

solucionar esta difícil y gran necesidad:

(pedir lo que se necesite).

Milagroso san Carlos,

no nos dejes solos en este desasosiego,

danos tu protección, ayuda y consuelo,

danos fidelidad al Señor,

amor y bondad con los demás,

constancia y esperanza en las adversidades

y paz, alegría y sosiego en las fatalidades.

Dios Padre, no mires nuestros méritos,

sino los de tu querido siervo

y nuestro buen protector, san Carlos.

Ayúdanos a ser fieles testigos de la fe,

para que lleguemos un día

a disfrutar contigo del cielo.

Amén.

(Rezar el Credo, Padrenuestro, Avemaría y Gloria).
(Se reza tres días).


CATHOPIC

Te puede interesar:
Oración a la Eucaristía, de san Carlos Borromeo

Tags:
santoralsantos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.