Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 01 diciembre |
San Nahún
home iconEspiritualidad
line break icon

Estos relatos muestran por qué el P. McGivney fue tan querido en vida

FATHER Michael MCGIVNEY

Photo Courtesy of Knights of Columbus

Patrick Briscoe OP - publicado el 29/10/20

La vida del fundador de los Caballeros reflejó sus dos grandes amores

El 10 de noviembre de 1884, el padre McGivney pronunció su sermón de despedida a su amada parroquia de St. Mary. Los feligreses lloraron.

«Nunca, al parecer, una congregación fue tan afectada por el discurso de despedida de un clérigo como la gran audiencia que llenó St. Mary’s ayer», informó el New Haven Evening Register. «Nunca ha habido un sacerdote joven más enérgico o trabajador en New Haven que él».

¿Por qué el Padre McGivney era tan querido? ¿Qué lo convirtió en un párroco tan notable? Sin duda, fue porque el Padre McGivney se aferró a estos dos grandes mandamientos.

Primero, amaba al Señor con todo su corazón. Era un hombre de oración y disfrutaba uniendo a otros al Señor por medio de los sacramentos. Ésta es la gran y privilegiada obra de un sacerdote.

Hay una historia notable sobre la visita del padre McGivney a una prisión local. Las palabras de Jesús me vienen a la mente con facilidad: «Estaba en la cárcel y me visitaste» (Mateo 25:36).

El padre McGivney se encariñó especialmente con James «Chip» Smith, de 21 años, que fue condenado a muerte por asesinar a un jefe de policía. El ofensor, arrepentido, se benefició enormemente de la presencia y la guía espiritual del padre McGivney. Por su parte, Smith fue absuelto de sus pecados y el padre McGivney incluso celebró la Santa Misa en prisión.

Poco después de esa misa, el joven sacerdote mostró su dolor por el condenado. Smith lo consoló diciendo: “Padre, sus santos ministerios me han permitido enfrentar la muerte sin temblar. No tema por mí, no debo derrumbarme ahora».

El padre McGivney estuvo presente en la ejecución del joven, orando incesantemente por él con -atestigua un periodista- el rostro mojado por las lágrimas.

En segundo lugar, el padre McGivney era amado porque amaba a su prójimo. El padre McGivney no se limitó a predicar el amor al prójimo. En una época en la que los católicos enfrentaban una gran necesidad material, el padre McGivney proveía las necesidades básicas.

Su trabajo, fundando Caballeros de Colón como una sociedad benéfica fraternal, proporcionaría el sustento de las viudas de los miembros y sus hijos. Nuevamente escuchamos las palabras de Jesús cuando el Padre McGivney ofrece comida a los necesitados (Mateo 25, 35) y consuela a los que lloran (Mateo 5, 4).

Un sacerdote testifica sobre la caridad del padre McGivney diciendo: «Los pobres encontraron en él un buen samaritano y eran receptores frecuentes de su generosidad». Verdadero buen samaritano, el padre McGivney no recurrió a la abstracción ni a la teorización. Simplemente ayudó a los necesitados.

Al describir la invitación a servir a los necesitados en la parábola del Buen Samaritano, el Papa Francisco escribe: «La parábola presenta elocuentemente la decisión básica que debemos tomar para reconstruir nuestro mundo herido. Ante tanto dolor y sufrimiento, nuestro único camino es imitar al Buen Samaritano» (Fratelli Tutti, 67). Esta fue la labor ampliamente reconocida del padre McGivney.

El Padre McGivney será beatificado este sábado 31 de octubre. La beatificación, sin embargo, no es un honor otorgado a un hombre o una mujer por un éxito medido o evidente. La beatificación es un reconocimiento de la profundidad del amor del corazón: el amor a Dios y el amor al prójimo.

El Papa San Juan Pablo II ha dicho: «¡El mundo mira al sacerdote, porque mira a Jesús! Nadie puede ver a Cristo; pero todos ven al sacerdote, y a través de él desean vislumbrar al Señor». Cualquiera que busque a Cristo puede vislumbrarlo en el Padre McGivney.

Tags:
caballeros de colon
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
WEB2-IRAN-CAPTURE
Zoe Romanovsky
Cineasta de 20 años gana premio por la podero...
corazones.org
Reza hoy a la Virgen de la Medalla Milagrosa
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.