Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 02 diciembre |
San Habacuc
home iconEspiritualidad
line break icon

Esto es lo que quedará de ti cuando mueras

ECCLESIA CANDLE

Instagram I Cathoretro

Carlos Padilla Esteban - publicado el 29/10/20

En el corazón de Dios quedará ese día en el que me levanté por encima de los peligros que acechaban mi ánimo

Al final de mi vida no recordarán todo lo que he dicho o escrito. No mirarán todas las fotos en las que aparezco. No conocerán mis miedos guardados en el alma. No sabrán de mis inmadureces ocultas en lo más sagrado.

Desconocerán mis logros intelectuales y pasarán por alto muchas de mis batallas ganadas y perdidas. No espero que lo recuerden, que lo sepan, que lo cuenten.

Sólo sé que Dios sí guardará los momentos en los que entregué la vida sin que nadie supiera. Nadie lo veía.

TARTANPARTY

Él conocerá mis renuncias silenciosas de las que no hablé, y me mantuve aparte, sabiendo que así estaba cambiando el mundo, aunque nadie lo viera.

Guardará mis silencios en medio de acusaciones e insultos, cuando me volvía manso y tenía una humildad que no era mía.

Conservará en su corazón mi paz en medio de guerras que no lograba apaciguar, cuando todo parecía tambalearse y me mantenía en vilo.

Retendrá esas miradas mías que no sé bien cómo lograban levantar a los caídos que anhelaban encontrar misericordia.

Tendrá en su memoria de Padre mis soledades llenas de su presencia, esos espacios vacíos en los que yo habitaba, a escondidas abrazado al cuerpo vivo de Cristo.

Recordará cuando logré callar para no herir con palabras y cuando hablé bien de quien no me quería. Sabrá que fui fiel en medio de tentaciones hondas que surcaban mi alma, tentaciones ignoradas para los que no me conocían.




Te puede interesar:
¿Ser manso tiene sentido hoy?

Sé que lo que quedará cuando me vaya no serán mis logros más vistosos y llenos de belleza.

En el corazón de Dios quedará ese día en el que me levanté por encima de los peligros que acechaban mi ánimo y me mantuve en el aire mirando al cielo.

Recordará mis obras de misericordia y sabrá al final de mis días que mi vida habrá merecido la pena. Y yo moriré tranquilo, feliz por la misión cumplida. Al fin y al cabo la vida son dos días y quiero vivirlos plenamente.

ELDER
Public Domain

Recordaré cada mañana el motivo por el que he nacido. ¿O acaso lo he olvidado? No quiero olvidar el amor de Dios que empuja mis días. Él tiene para mí un deseo. Comenta el padre José Kentenich:

«Desde toda la eternidad Dios tiene una idea determinada de mí. Él ha previsto una determinada misión para mí. El Espíritu Santo es el que me conduce y me prepara para esta gran misión. En la medida en que yo cumpla con esta singular misión seré santo«[1].

Mi santidad está unida a esa misión oculta a los ojos de los hombres. Tengo una misión que cumplir en este mundo. Para algo he nacido. Para algo estoy aquí luchando y dando la vida.




Te puede interesar:
¿Sabes cuál es tu lugar?

Por eso no quiero herir con mis palabras, con mis omisiones o mis actos. Prefiero sufrir en silencio, guardar la calma, pacificar lleno de paz en medio de la tormenta.

Esperar contra toda esperanza, mirar al débil, al huérfano, a la viuda. Tender mi mano, detenerme al borde del camino a socorrer al herido.

Al final de la vida sólo quedará el amor sembrado, el abrazo que he regalado, la sonrisa cálida que han guardado en la memoria los que han sido amados. Mi mirada levantando al caído.

DOM DLA WIĘŹNIÓW
Happiness99 | Shutterstock

Eso quedará por encima del paso del tiempo. Ni el dinero, ni los éxitos, ni la imagen perfecta que quiero dar al mundo durarán mucho tiempo.

Todo eso pasará, se escapará entre los dedos, volará por encima de los recuerdos y no dejará nada a su paso. Sólo cenizas.


WOMAN WITH SMILE EMOJI

Te puede interesar:
Fuera máscaras, vive (en paz) según lo que eres tú

Quiero pensar que la vida que no se da se pierde. No oprimo a nadie, ni exijo más de lo que pueden darme. No pido al que no tiene, no mando al que no puede seguir mis pasos.

Callo, guardo silencio, acompaño la vida sostenida con delicadeza. Espero, soy manso y paciente. Esas obras parecen la misión imposible que Dios pone en mi alma para que no me olvide de dónde vengo.

Sólo soy un peregrino en esta tierra, un misionero por vocación, un amante en mi esencia y un amado que quiere amar y sostener al débil. Guardar sus sueños entre mis dedos frágiles. Sostener sus pies perdidos.

Es la misión de mi vida por la que seré recordado, al menos en el corazón de Jesús que guarda toda mi memoria.




Te puede interesar:
¿Cómo eres realmente? ¿Cómo te ve Dios?

[1] J. Kentenich, Jornada 1928

Tags:
amordifuntosmuerteresurrección
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
WEB2-IRAN-CAPTURE
Zoe Romanovsky
Cineasta de 20 años gana premio por la podero...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.